Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Eva Cassidy: ¿os la vais a perder?

Martes, a 6 de Marzo de 2012 -- Alfredo -Webmaster-

Hace mucho tiempo, en octubre del 2007, publiqué en la Gramola un post sobre Eva Cassidy, pero fue un texto tan breve y conciso que no hizo honor a la valía del personaje: algo imperdonable.

Anteayer, mientras escuchaba uno de los canales de música del avión de IBERIA que me traía desde Costa Rica a España, sonó su música. Escucharla me hizo recordar un programa de radio que hace tiempo le dedicaron en exclusiva a Eva, a su corta vida profesional y física, y a lo muchísimo que su trayectoria vital marco a las personas que tuvimos la suerte de conocerla.

Al llegar a casa sentí la necesidad de oírla de nuevo, de repasar su música, sus baladas, sus blues, sus souls, sus interpretaciones más sentidas, sus memorables obras de jazz. Y pasó algo curioso: al abrir mi portatil y mi correo, en la bandeja de entrada me estaba esperando un mensaje que venía acompañado de una de las canciones más hermosas jamás escrita: la versión que Eva Cassidy hace de "Songbird", una joya compuesta por Christine McVie (de Fleetwood Mac) en el año 1976.

Pese a que Eva jamás compuso ninguna canción, ninguna, cualquiera de sus interpretaciones era como un remozado mejorado del original, una relectura de la partitura que daba más sentido al texto y a la música, una redefinición similar a las que le hacía Mozart a Antonio Salieri.

Su apabullante capacidad para hacer brotar sentimientos en cada una de sus interpretaciones, en cada corchea y semicorchea, hicieron que muchos compositores, como Sting, reconocieran que su obra, por ejemplo “Fields of Gold” sólo fue perfecta cuando la cantó Eva; que sólo oyéndola a ella tenía sentido lo que pretencían decir al componer.

El timbre y la calidad de su voz le permitían atacar cualquier canción, cualquier estilo, y conseguir que su Interpretación resultara única, perfecta, y que esa redefinición fuera la referencia sonora para el original.

Nacida en el seno de una familia con muchas influencias musicales (Oxon Hill, Washington DC, 2/02/1963 - Bowie, Maryland, 2/11/1996), creció bajo la influencia de lo más granado del folk y folk-country de la época: Bob Dylan, Pete Seeger y Buffy Sainte-Marie.

De Dylan tomo la capacidad para comunicar con el público; de Seeger el carácter combativo, inconformista, luchador y solidario; y de Buffy, la fuerza y el carácter feminista (femenino) que imprimía en cada verso.

Nunca se plegó a los dictados de las grandes compañías discográficas: cuando la Warner le ofreció ser cantante solista para interpretar canciones con ritmos más pop y comerciales, se negó a secundarlos; además, entre las condiciones que le exigían esa discográfica estaba que tendría que dejar a un lado la banda de músicos que le acompañaba desde sus años de instituto, algo a lo que se negó en redondo.

Por la fidelidad que mantuvo a su estilo musical, a sus compañeros y amigos, el éxito no le llegó en vida: durante sus 33 años de existencia, no llegó a ser una cantante reconocida por el gran público, ni sus discos estuvieron en las listas de mayores ventas.

Sus actuaciones en directo, a las que sólo cudía un público fiel y entregado que sabía de su inmensa calidad y humanidad, se realizaban en pequeños clubes de Nueva York, Washington o San Francisco. Además, su carácter introvertido, su marcado ecologismo y el amor que sentía por la vida natural, le llevo a vivir semi retirada en una granja de las afueras de su ciudad de nacimiento.

A mediados de 1996 empezó a sentir fuertes dolores de cadera y de cabeza: se le detectó un avanzadísimo cáncer de piel.

Su última actuación musical en directo, a finales de septiembre de 1996, fue exclusivamente para sus amigos en un pequeñísimo club de Washington, muy cerca de la granja en la vivía. Y la última canción que interpretó, que dedicó a todos los que la acompañaban en aquel momento y con la que se despedía de la vida a sus 33 años, fue un inolvidable "What a wonderful world" (“Qué maravilloso es el mundo”), canción que había hecho famosa Louis Armstrong.

Los que tuvieron la suerte de verla actuar ese día recurdan que cantó con la fuerza de un titán y el timbre de un ángel, con la más profunda de las sensibilidades, poniendo el corazón en cada nota. Su rostro, constreñido por el dolor del cáncer que la consumía y la pena de ver cómo se le iba la vida, denotaba lo contrario: una profunda alegría y paz interior.

Dos meses después moría rodeada de su familia a los que dejó el mejor de los legados posibles: un ramillete de canciones que son parte de la historia musical del siglo XX y patrimonio sentimental de todos los que la hemos escuchado alguna vez.

En la Gramola podréis oír las siguientes canciones de Eva Cassidy:

  • True Colors [Live]: versión grabada en directo de una canción de la gran Cyndi Lauper, una magnífica cantante a la que, desgraciadamente, minimizó el “efecto” Madonna.
  • Hallelujah I Love Him So: versión libre de una canción de Ray Charles, con el típico punteo de guitarra del R & B.
  • American Tune [Live]: una hermosa canción compuesta por Paul Simon, cantada en directo con el único acompañamiento de la guitarra de Eva.
  • It Don't Mean a Thing (If It Ain't Got That Swing) [Live]: con una de las más famosas canciones del gran Duke Ellington, Eva nos hace una demostración de su capacidad para interpretar cualquier tipo de sonido, incluida esta pieza de jazz.
  • Yesterday: un clásico de The Beatles reinventado por Eva y la ayuda de Chris Biondo. Fijaros en la voz y en la riqueza de matices que tiene.
  • Wade in the Water: una famosa canción tradicional yanqui pasada por el filtro de Eva y Biondo. El resultado final es una pieza con marcados tintes jazzísticos.
  • Songbird: canción de Christine McVie, de Fleetwood Mac. Distinta, totalmente distinta del original… y mucho mejor.
  • Cheek to Check: un clásico entre los clásicos del jazz más clásico, un virtuoso paseo por una composición que cualquier intérprete que se precie tiene que saber tocar. Fue compuesta por Irving Berlín. Está incluida como primera canción en el CD “Live at Blues Alley”, y en ella se escucha al presentador haciendo los honores a Eva.
  • Bridge over Troubled Water: el famoso “Puente sobre aguas turbulentas” de Simon & Garfunkel, con más sensibilidad y profundidad que el original; inmejorable versión de un clásico con el perfume pincelado de un jazz del más alto nivel.
  • People Get Ready: ni el gran Curtis Mayfield no podría hacerlo mejor. Ua canción para estremecerse.
  • Tall Trees in Georgia: una de las canciones más tristes que jamás se interpretaron en el siglo XX, fruto de la enorme sensibilidad Buffy St. Marie, una descendiente de los indios cheroquis con un pasado tremebundo. La voz de Eva consigue sacar a flote la tremenda carga sentimental que lleva inherente el texto y la música.
  • Fields of Gold: una canción de Sting. El resultado sonoro es, sencillamente, demoledor… ¡quien le diera a Sting cantar así y con tanta sensibilidad! Es una canción que confirma que a veces, sólo cuando un genio la canta, las segundas partes son mejores las primeras.
  • What a Wonderful World: la famosísima canción que interpretó de forma magistral Louis Armstrong que en la voz de Eva se transforma en otra cosa, ni mejor ni peor: distinta. Vale la pena escucharla con interés… la voz, su tonalidad, está perfectamente ensamblada con la música, como un guante de seda en una mano.

También podéis ver y escuchar los vídeos que incluyo a continuación, todos ellos de Youtube, que no garantizo que estén siempre disponibles:

 

Eva Cassidy – “Tall Trees In Georgia

 

Eva Cassidy – “Cheek To Cheek

 

Eva Cassidy – “Tennessee Waltz

 

Eva Cassidy – “Time After Time

 

Eva Cassidy – “Autumn Leaves

 

Eva Cassidy – “Fields of Gold

 

Eva Cassidy – “Songbird

 

Eva Cassidy – “Blues In The Night

 

Eva Cassidy – “Chain Of Fools

 

Eva Cassidy – “Stormy Monday

 

Eva Cassidy – “True Colours

 

Eva Cassidy – “Imagine

 

Eva Cassidy – “Somewhere over the Rainbow

 

Eva Cassidy – “Blue Eyes Crying In The Rain

 

Eva Cassidy & Katie Melua – “What A Wonderful World

 

Por último, indicaros que hay otra entrada en mi blog con información más detallada de la vida de Eva Cassidy, un post que incluí a finales de 2008: pulsad aquí para entrar.

Alfredo Webmaster

 

Discografía de Eva Cassidy

 

 


 

 

¿Cómo funciona la Gramola?

El módulo de la Gramola está situado arriba, en la parte de la derecha de la página. En ese módulo tengo incluidas las canciones de los grupos musicales que deseo que conozcáis.

Podéis escuchar la música más cómodamente con las instrucciones que os doy a continuación:

- Lo primero, pulsad el botón extensible que está a la derecha en la parte alta de la Gramola, en el espacio en donde figuran los nombres de los grupos musicales.

- Al pulsar el botón aparecerá una lista de grupos: Arias de ópera, Arias sacras, Cowboys Junkies, Eva Cassidy, Flamenco y jazz, Fabrizio de André… hasta llegar al final, a Villancicos y danzas criollas.

- Situad el ratón encima del cantante o grupo que deseáis oír; a continuación pulsad encima del nombre elegido.

- Una vez que esté pulsado el nombre, el navegador se actualizará automáticamente y la Gramola se posicionará en el cantante o grupo que habéis elegido.

- Y ahora viene lo más importante: pulsad en donde dice “Popup player”. Al hacerlo, se abrirá una pequeña ventana de navegador que os permitirá escuchar la música y al mismo tiempo seguir leyendo el blog de forma independiente.

- Obviamente, yendo de grupo en grupo podréis escuchar toda la música que seleccioné.

 

Comentarios

Enviado por sebasatian (no verificado) en

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Añadir nuevo comentario