Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Martes, a 29 de Mayo de 2012

Por Pepe Álvarez de las Asturias

Yo no sé qué te han contado en casa. Ni qué has aprendido en la ikastola. No sé si practicas el mismo odio rabioso que tu padre o crees que es un hombre de paz.

Ignoro tu nombre, no sé si te llamas Leire, Goiatz, Iratxe, Loiola, Aintza o simplemente Itziar. Así que te llamaré hija de Otegui, que supongo a ti no te resultará ofensivo. Sé que estás pasando malos momentos por tener a tu padre en la cárcel y que incluso estás recibiendo apoyo psicológico, según dicen. A los 14 años, en plena adolescencia, debe ser doblemente duro. Leo también que tu madre y tu abuelo paterno están delicados de salud. ¡Vaya por Dios! Parece que la mala suerte se ha cebado con tu familia.

Tal vez sea verdad lo de tus secuelas psicológicas. O tal vez no. Tal vez sea una coincidencia que uno de los hijos de tito Joseba (Permach) se encuentre también en tratamiento en el mismo hospital por la misma razón. O tal vez no. Permítenos que dudemos, hija de Otegui, porque después de tantos años entrando y saliendo de la cárcel, entrando y saliendo de Francia y entrando y saliendo de ETA, que te den las secuelas psicológicas justo en este momento, cuando se prepara la ofensiva política de tu aita y su cuadrilla para (re)negociar la resolución del conflicto y estar en las próximas elecciones (de ahí la necesidad de salir del trullo), pues se me antoja cuando menos sospechoso. Presunto, digamos.

Pero mira, voy a creerme tus secuelas. Echas de menos a tu aita y la amatxo está malita. Afortunada tú. Porque yo conozco mucha gente que echa de menos a su padre y sólo le queda la posibilidad de llevarle flores a su tumba. Y conozco a muchas madres que llevan años sin dormir, con fuertes depresiones o síndromes postraumáticos severos; y que cuando duermen, lo que ven son los restos de sus hijos desperdigados por un parking tras una explosión asesina. Y conozco niñas que a tu edad quedaron salvajemente mutiladas para siempre, sin piernas o sin brazos o sin ojos o, simplemente, sin ganas de vivir (eso sí que son secuelas, ¿verdad?). Y otros niños más pequeños que tú que vieron morir a sus padres a tiros, delante de sus inocentes ojos (eso trauma mucho, te lo aseguro). Y otros muchos que han quedado huérfanos, o que han desarrollado enfermedades psicológicas y físicas, o que han perdido a sus amigos del colegio o a sus hermanos o a sus abuelos. Todos ellos echan de menos a sus seres queridos y a esa parte de su infancia o adolescencia que murió con ellos.

Y de todos esos traumas y secuelas, hija de Otegui, es responsable tu padre. El que está en la cárcel. El que tanto echas de menos.

Yo no sé qué te han contado en casa. Ni qué has aprendido en la ikastola. No sé si practicas el mismo odio visceral y rabioso que tu padre hacia los que no piensan como él. No te conozco. A lo mejor le has rogado, con llanto en los ojos, que deje de ser parte de la serpiente. O tal vez pienses, como otros, que es un hombre de paz. Pero me inclino a pensar que no sabes quién es realmente tu padre. Ni qué es. Pues yo te lo voy a contar.

Tu padre es un asesino. Tú aún no habías nacido cuando le llamaban "el Gordo" y militaba en ETA político militar. A los 20 años ya era el encargado de vigilar a los empresarios vascos secuestrables (Lipperheide, Olarra, nombres que no te sonarán). Cuando ETA-pm se autodisolvió, integró con otros "polimilis" el grupo "miliki" que acabó por incorporarse a la ETA actual. Tu padre fue juzgado por el secuestro de Javier Rupérez y absuelto por falta de pruebas (la víctima no pudo identificar a los secuestradores porque iban encapuchados). En cambio sí fue condenado por el secuestro en 1978 del empresario Luis Abaitua, al que ocultó en una cueva de su pueblo, Elgoibar. Un año después, integrado en el comando "Kalimotxo", junto a José María Estolaza, Luis Alcorta y demás gudaris, trató de secuestrar al político Gabriel Cisneros (uno de los padres de la Constitución), quien recibió un tiro en la espalda al intentar huir, resultando herido de gravedad en el estómago y en la pierna izquierda, y provocándole secuelas (secuelas de las de verdad, hija de Otegui) que perduraron hasta su muerte, en 2007. En el juicio, celebrado en 1990, uno de los secuestradores (Marhuenda) inculpó a tu padre y a los demás, pero aún así se libraron de la cárcel. En cambio sí fue condenado a 6 años por el secuestro de Abaitua, de los que cumplió sólo la mitad. Un chollo, ¿no crees?

Tu padre siempre ha sido parte de ETA. Siempre ha seguido las directrices de ETA. Cuando era militante activo y cuando se pasó a la política (aprovechando el encarcelamiento de la Mesa Nacional de Batasuna, en 1997). Cuando pactó con el PNV, EA y demás abertzales en Lizarra para salvar a una moribunda ETA del linchamiento social, tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco, y cuando negoció con Zapatero la resolución del conflicto en el falso proceso de paz. Y también cada vez que enaltece a un compañero gudari y cada vez que escupe las soflamas de ETA, en Gara o en Anoeta. Tu padre ha sido, es y será una parte importante de la serpiente etarra. Y como tal es responsable de todos y cada uno de sus crímenes desde que se integró en ETA, allá por 1977, mucho antes de que tú nacieras.

Sí, hija de Otegui, tu padre está en su derecho de pedir su libertad para que tú no sufras, como ha hecho sufrir él a cientos de niñas de tu edad. La diferencia es que tu padre eligió ser un terrorista y sus víctimas no. Y que sepamos, aún no se ha arrepentido de serlo. Por eso, nosotros estamos en nuestro derecho a pedir que cumpla su condena hasta el último segundo. Aunque sea un pobre consuelo por todas las vidas que ha roto; por todas las secuelas que ha dejado a su paso. Y por todas las que dejará.

Y para terminar, sólo quería hacerte una pregunta que me inquieta. ¿Realmente te provoca secuelas psicológicas el hecho de que tu padre esté en la cárcel durante unos meses y no el hecho de que sea un asesino terrorista desde hace años?

 

 

Categorías:
Martes, a 28 de Febrero de 2012

El caso de la “Operación CHAVÍN DE HUÁNTAR”, por Mila Villar (Lima, Perú)

Introducción

Estos últimos días han sido algo ingratos para mí, como creo para la gran mayoría de los peruanos que vivimos muchos años de terror, años de no tener paz para andar en las calles sin temor de que estalle una bomba por nuestro camino, de no tener paz para desarrollar nuestras actividades en un país seguro… nadie sabía cuándo ni dónde les tocaría accionar a las bandas terroristas que estaban activas en el Perú: Sendero Luminoso [i] y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) [ii], que por tener un arma (pistola, fusil, bomba, etc.) en la mano creían que podían “convencer” que sus ideas se debían acatar.

Yo trabajo en el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA), que desarrolla actividades en todo el Perú y por ese mismo motivo una de las acciones que más tengo presente es el asesinato (según los terroristas, ‘AJUSTICIAMIENTO’) de tres expertos japoneses, quienes daban capacitación a profesionales del INIA en Huaral (provincia del norte de Lima), en temas de transferencia de tecnología en hortalizas.

La trágica mañana del 12 de julio de 1991, aproximadamente a las 8:45 a.m., irrumpió en el Centro de Huaral el movimiento terrorista Sendero Luminoso y asesinó a los tres japoneses (Kiyotada Miyagawa, Seibun Kinra y Hiroshi Nakanishi) delante de los trabajadores, a quienes sacaron al patio central para que sean testigos del crimen. El resultado fue la retracción de las actividades de apoyo para el desarrollo de los productores agrícolas de parte del gobierno central (por seguridad de su personal) y retiro del apoyo técnico y económico del gobierno japonés a la actividades de investigación y transferencia de tecnología agraria.

Antecedentes

El hecho que me lleva a escribir este artículo es el ataque a la residencia del embajador japonés en el Perú y sus consecuencias en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH [iii].

El 17 de diciembre de 1996, 14 integrantes de la banda del MRTA se infiltraron en la residencia del embajador de Japón, donde se celebraba el natalicio del emperador Akihito, reunión en la que participaban 800 invitados, entre empresarios, diplomáticos, religiosos, militares y políticos. De los 800 rehenes, fueron liberados mujeres y ancianos, hasta quedar 72 hombres.

El secuestro duró 126 días. El 22 de abril de 1997 se activó la operación de resácate con la incursión de 142 comandos militares; se inició después de un estratégico planeamiento y seguimiento a través de túneles construidos para tal fin (cámaras y micrófonos que se había podido ingresar) con una explosión en una de las salas de la residencia, mientras un grupo de los terroristas jugaba futsal [iv].

Durante la intervención para liberar a los rehenes murieron uno de éstos y dos comandos, ningunos de los terroristas sobrevivió al ataque, lo cual generó una serie de opiniones sobre la ejecución de los terroristas en la incursión militar.

Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

Ahora el Perú enfrenta problemas con la Corte Interamericana de Derechos Humanos porque la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitó a esta Corte abrir un proceso contra el Estado Peruano por considerar que no cumplió con ejecutar las recomendaciones que dio en el sentido de volver a procesar, esta vez en el fuero civil, a un grupo de los denominados comandos de Chavín de Huántar.

Según informó el diario “Correo”, la CIDH argumenta en su informe una supuesta violación de derechos humanos de tres terroristas durante la operación de rescate de rehenes de la residencia del embajador japonés en 1997.

Este informe de la instancia internacional se da pese a que a inicios de noviembre el entonces ministro de Justicia, Francisco Eguiguren, aseguró que el Perú no se allanaría a la recomendación de la CIDH pero anunció que se “pediría una prórroga” al plazo para poder evaluar el pedido de volver a procesar a los comandos en el fuero civil (en el fuero castrense fueron absueltos).

Es indignante saber que hay instancias internacionales que se dedican a desperdiciar dinero para defender los derechos de quienes nunca respetaron los derechos mínimos de los demás, defienden los derechos de quienes quitaban la vida de personas porque no tenían la misma opinión o, peor aún, por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. ¿Quién defiende el derecho de estas víctimas, muertas a manos de terroristas asesinos que no respetan la vida.

¿No es una violación a los derechos humanos de todos los peruanos de bien que sufrimos por la demencia terrorista intentar forzar el castigo de quienes ayudaron a liberar a hombres secuestrados por más de 4 meses y no pronunciarse en contra de los secuestros, muertes y violaciones de todo tipo cometidas por estos terroristas, a quienes la CIDH se esfuerza en defender?



[i]  Sendero Luminoso, cuyo nombre oficial es Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL), es una organización terrorista de tendencia ideológica maoísta originada en el Perú. La meta de Sendero Luminoso es reemplazar las instituciones peruanas, que consideran burguesas, por un régimen revolucionario campesino comunista, presumiblemente iniciándose a través del concepto maoísta de la Nueva Democracia. En 1980, desató el conflicto armado interno del cual participó como principal agente hasta la captura de su líder, Abimael Guzmán Reynoso en 1992, tras lo cual sólo ha tenido actuaciones esporádicas. La ideología y tácticas de Sendero Luminoso han tenido influencia sobre grupos insurgentes de corte maoísta como el Partido Comunista de Nepal y organizaciones afiliadas al Movimiento Revolucionario Internacional.

[ii]  El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) es una organización terrorista peruana, fundada en 1984 e inspirada en las guerrillas izquierdistas de otros países de la región, que inició su accionar terrorista en julio de 1985. En la actualidad, esta organización se encuentra casi desarticulada en el plano militar, pero subsiste en alianza con el narcotráfico y hay indicios de que algunos de sus miembros están intentando reconstituir la estructura organizacional, infiltrándose en organizaciones civiles de extrema izquierda.

[iii]  La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es un órgano judicial de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que goza de autonomía frente a los demás órganos de aquella y que tiene su sede en San José de Costa Rica, cuyo propósito es aplicar e interpretar la Convención Americana sobre Derechos Humanos y otros tratados de derechos humanos a los cuales se somete el llamado sistema interamericano de protección de derechos humanos.

[iv]  El futsal, fútbol de salón, fútbol sala o microfútbol, es un deporte derivado de la unión de otros deportes: el fútbol, que es la base del juego; el waterpolo; el voleibol, el balonmano y el baloncesto. Tomando de éstos no sólo parte de las reglas, sino también algunas técnicas de juego. Los jugadores de este deporte precisan de una gran habilidad técnica y dominio sobre el balón, así como velocidad y precisión en la ejecución tanto al recibir, pasar o realizar gestos técnicos.

 

Lunes, a 23 de Mayo de 2011

Carta enviada por Adolfo Pérez Esquivel (Premio Nobel de la Paz 1980) a Barack Obama (Premio Nobel de la Paz 2009)

Buenos Aires, 5 de mayo de 2011

Estimado Barack:

Al dirigirte esta carta lo hago fraternalmente y a la vez para expresarte la preocupación e indignación de ver cómo la destrucción y muerte sembradas en varios países, en nombre de la “libertad y la democracia”, dos palabras prostituidas y vaciadas de contenido, terminan justificando el asesinato y es festejado como si se tratase de un acontecimiento deportivo.

Indignación por la actitud de sectores de la población de los EEUU, de jefes de Estado europeos y de otros países que salieron a apoyar el asesinato de Bin Laden, ordenado por tu gobierno y tu complacencia en nombre de una supuesta justicia.

No buscaron detenerlo y juzgarlo por los crímenes supuestamente cometidos, lo que genera mayor duda; el objetivo fue asesinarlo.

Los muertos no hablan, y ante el miedo a que el ajusticiado pudiera decir cosas no convenientes para los EEUU, la salida fue el asesinato y asegurar que “muerto el perro se terminó la rabia”, sin tener en cuenta que no hacen otra cosa que incrementarla.

Cuando te otorgaron el Premio Nobel de la Paz, del cual ambos somos depositarios, te envié una carta que decía: “Barack, me sorprendió mucho que te hayan otorgado el Nobel de la Paz, pero ahora que lo tienes debes ponerlo al servicio de la paz entre los pueblos; tienes toda la posibilidad de hacerlo, de terminar las guerras y comenzar a revertir la grave situación que vive tu país y el mundo”.

Sin embargo has incrementado el odio y traicionado los principios asumidos en la campaña electoral ante tu pueblo, como poner fin a las guerras en Afganistán e Irak y cerrar las cárceles en Guantánamo y Abu Graib en Irak. Nada de eso has logrado hacer; por el contrario, decides comenzar otra guerra contra Libia, apoyada por la OTAN y la vergonzosa resolución de las Naciones Unidas de apoyarla; cuando ese alto organismo, empequeñecido y sin pensamiento propio, ha perdido el rumbo y está sometido a las veleidades e intereses de las potencias dominantes.

La base fundacional de la ONU es la defensa y promoción de la paz y dignidad entre los pueblos. Su preámbulo dice: “Nosotros los pueblos del mundo…”, hoy ausentes de ese alto organismo.

Quiero recordar a un místico y maestro que tiene en mi vida una gran influencia, el monje trapense de la Abadía de Getsemaní en Kentucky, Tomás Merton, quien dice: “La mayor necesidad de nuestro tiempo es limpiar la enorme masa de basura mental y emocional que atasca nuestras mentes y convierte toda vida política y social en una enfermedad de masas. Sin esa limpieza doméstica no podemos comenzar a ver. Si no vemos no podemos pensar”.

Eras muy joven Barack durante la Guerra de Vietnam; tal vez no recuerdes la lucha del pueblo norteamericano por oponerse a la guerra.

Los muertos, heridos y mutilados en Vietnam hasta el día de hoy sufren sus consecuencias.

Tomás Merton decía frente a un matasellos del correo que acababa de llegar -The U.S. Army, key to peace (El ejército estadounidense, clave de la paz)–: “Ningún ejército es clave de la paz. Ninguna nación tiene la clave de nada que no sea la guerra. El poder no tiene nada que ver con la paz. Cuando más aumentan los hombres el poder militar, más violan la paz y la destruyen”.

He compartido y acompañado a los veteranos de guerra de Vietnam, en particular a Brian Wilson y sus compañeros, quienes fueron víctimas de esa guerra y de todas las guerras.

La vida tiene ese no sé qué de lo imprevisto y sorprendente, de la fragancia y belleza que Dios nos dio para toda la humanidad y que debemos proteger para dejar a las generaciones futuras una vida más justa y fraterna; restablecer el equilibrio con la Madre Tierra.

Si no reaccionamos para cambiar la situación actual de la soberbia suicida, arrastrando a los pueblos a recovecos profundos donde muere la esperanza, será difícil salir y ver la luz. La humanidad merece un destino mejor.

Sabes que la esperanza es como el loto que crece en el fango y florece en todo su esplendor mostrando su belleza. Leopoldo Marechal, ese gran escritor argentino, decía que “del laberinto se sale por arriba”.

Y creo, Barack, que después de seguir tu ruta equivocando caminos, te encuentras en un laberinto sin poder encontrar la salida y te entierras más y más en la violencia, en la incertidumbre, devorado por el poder de dominación, arrastrado por las grandes corporaciones, el complejo industrial militar, y crees tener el poder que todo lo puede y que el mundo está a los pies de los EEUU porque impone la fuerza de las armas, e invades países con total impunidad. Es una realidad dolorosa, pero también existe la resistencia de los pueblos que no claudican frente a los poderosos.

Son tan largas las atrocidades cometidas por tu país en el mundo que daría tema para largo, es un desafío para los historiadores que tendrán que investigar y saber de los comportamientos, política, grandeza y pequeñeces que han llevado a EEUU al monocultivo de las mentes que no le permite ver otras realidades.

A Bin Laden, supuesto autor ideológico del ataque a las Torres Gemelas, lo identifican como el Satán encarnado que aterrorizaba al mundo y la propaganda de tu gobierno lo señalaba como el “eje del mal”, y eso le ha servido para declarar las guerras deseadas que el complejo industrial militar necesita para colocar sus productos de muerte.

Sabes que investigadores del trágico 11 de septiembre señalan que el atentado tiene mucho de “autogolpe”, como el avión contra el Pentágono y el vaciamiento anterior de las oficinas de las Torres; atentado que dio motivo para desatar la guerra contra Irak y Afganistán y ahora contra Libia; argumentando en la mentira y la soberbia del poder que todo lo hacen para salvar al pueblo, en nombre de “la libertad y defensa de la democracia”, con el cinismo de decir que la muerte de mujeres y niños son “daños colaterales”. Eso lo viví en Irak, en Bagdad con los bombardeos a la ciudad y el hospital pediátrico, y en el refugio de niños que fueron víctimas de esos “daños colaterales”.

La palabra vaciada de valores y contenido, por lo que al asesinato lo llamas muerte y dices que por fin EEUU ha “muerto” a Bin Laden. No trato de justificarlo bajo ningún concepto, estoy en contra de todo terrorismo, tanto de esos grupos armados, como del terrorismo de Estado que tu país ejerce en diversas partes del mundo apoyando a dictadores, imponiendo bases militares e intervenciones armadas, ejerciendo la violencia para mantenerse por el terror en el eje del poder mundial. ¿Hay un solo “eje del mal”? ¿Cómo lo llamarías?

¿Será por ese motivo que el pueblo de los EEUU vive con tanto miedo a las represalias de quienes llaman el “eje del mal”? El simplismo e hipocresía de justificar lo injustificable.

La paz es una dinámica de vida en las relaciones entre las personas y los pueblos; es un desafío a la conciencia de la humanidad; su camino es trabajoso, cotidiano y esperanzador, donde los pueblos son constructores de su propia vida y de su propia historia. La paz no se regala, se construye, y eso es lo que te falta, muchacho: coraje para asumir la responsabilidad histórica con tu pueblo y la humanidad.

No puedes vivir en el laberinto del miedo y la dominación de quienes gobiernan los EEUU, desconociendo los tratados internacionales, los pactos y protocolos, de gobiernos que firman pero no ratifican nada y no cumplen ninguno de los acuerdos, pero hablan en nombre de la libertad y el derecho.

¿Cómo puedes hablar de la paz si no quieres cumplir con nada, salvo los intereses de tu país?

¿Cómo puedes hablar de la libertad cuando tienes en las cárceles a prisioneros inocentes, en Guantánamo, en los EEUU, en las cárceles de Irak, como la de Abu Graib, y en Afganistán?

¿Cómo puedes hablar de los derechos humanos y la dignidad de los pueblos cuando los violas permanentemente y bloqueas a quienes no comparten tu ideología y deben soportar tus abusos?

¿Cómo puedes enviar fuerzas militares a Haití después del devastador terremoto y no ayuda humanitaria a ese sufrido pueblo?

¿Cómo puedes hablar de libertad cuando masacras a los pueblos del Medio Oriente y propagas guerras y torturas, en conflictos interminables que desangran a los palestinos e israelíes?

Barack: mira para arriba de tu laberinto, puedes encontrar la estrella que te guíe, aunque sepas que nunca podrás alcanzarla, como bien lo dice Eduardo Galeano.

Busca ser coherente entre lo que dices y haces, es la única forma de no perder el rumbo. Es un desafío de la vida.

El Nobel de la Paz es un instrumento al servicio de los pueblos, nunca para la vanidad personal.

Te deseo mucha fuerza y esperanza, y esperamos que tengas el coraje de corregir el camino y encontrar la sabiduría de la paz,

Adolfo Pérez Esquivel

Adolfo Pérez Esquivel (n. Buenos Aires, Argentina, 26 de noviembre de 1931), es un escultor, arquitecto y pacifista argentino. En 1980 recibió el Premio Nobel de la Paz por su compromiso con la defensa de los Derechos Humanos en Iberoamérica. Es uno de los más activos en las protestas contra el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

 

Viernes, a 4 de Marzo de 2011

Por Luis García Montero para publico.es, 27/02/2011

Las noticias internacionales, configuradas según los intereses de los grupos mediáticos, colocan unas gafas opacas en los ojos de los ciudadanos bien informados-desinformados. Los viajes nos ayudan a quitarnos esas gafas para ver la realidad de manera directa. Y la vida tiene a veces sorpresas agradables. Hay matices luminosos sobre los que merece la pena llamar la atención. Como las promesas electorales suelen degradarse en contacto con los despachos, los presidentes de Gobierno tienden a ser siempre mucho peor de lo esperado. En Colombia está ocurriendo lo contrario. Merece la pena tenerlo en cuenta.

De paso por Bogotá, una amiga poeta me invita a desayunar en un restaurante llamado Narcobollo. Comida deliciosa y buen humor. El nombre se debe a un error de la policía de Cartagena de Indias, que no dio en el blanco y confundió la harina de un local con un festín de coca. Aquella equivocación ha servido para extender el imperio culinario de Narcobollo por Cartagena, Barranquilla y Bogotá. Le comento a mi amiga que ese humor hubiera sido impensable en la época dura de la violencia de la droga. Me responde que sí, y luego añade un comentario imprevisible: “Están mejor las cosas, hasta el punto de que el presidente Santos empieza a parecerme guapo”. Un comentario realmente imprevisible, porque conozco la ideología izquierdista de mi amiga y porque he visto muchas fotografías del presidente Juan Manuel Santos Calderón.

Después de los dos mandatos turbios de Álvaro Uribe, uno siente que ahora el país se permite el buen humor. Hasta los que no son partidarios de la política económica de Santos respiran con más calma. Y esto sorprende al viajero que llega a Colombia con las gafas opacas de la desinformación internacional. Frente al tratamiento implacable de figuras como Fidel Castro o Hugo Chávez, la personalidad de Uribe fue presentada como un ejemplo latinoamericano de democracia. Se lo comento a mi amiga, y ella vuelve a recuperar su estado de antigua indignación para hablarme de la historia de este político que vio florecer, bajo su mandato como gobernador de Antioquia, a los grupos paramilitares creados por los caciques. Debían ser castigados los campesinos que se negaban a aceptar la expropiación de sus tierras. Llegó así la costumbre de los parapolíticos; es decir, de los políticos acostumbrados a servirse de paramilitares.

Mi amiga protesta luego por la poca importancia que se le ha dado en España al escándalo de los llamados “falsos positivos”. Con la presidencia de Uribe, para animar la lucha contra las FARC, se aprobó el pago legal de una recompensa a los militares que presentasen cadáveres de guerrilleros. La idea, ya de por sí aterradora, se convirtió en un fraude criminal cuando miles de personas fueron asesinadas y vestidas de guerrilleros. Mendigos, deficientes mentales y ciudadanos incómodos aparecieron uniformados, con botas nuevas y a veces cambiadas de pie. Si a eso se le une el descubrimiento de fosas comunes con cientos de muertos, no es extraño que bocas muy comedidas pronuncien la palabra genocidio.

La presidencia de Uribe hizo que una parte de la población colombiana se acostumbrase a convivir con la violación oficial de los derechos humanos. La atmósfera se volvió irrespirable para la otra parte del país. Todo hacía pensar que Juan Manuel Santos iba a ser un continuador de Uribe, pero se ha producido la sorpresa. Está ofreciendo libertad y seguridad para que la Justicia investigue con independencia. Y ese es un matiz importante. En España, en Colombia o en cualquier parte, no es lo mismo equivocarse en la política económica que asumir la lógica de los crímenes de Estado. Colaboradores muy cercanos a Uribe están ya en la cárcel. La vida colombiana empieza a pacificarse.

Me recuerda mi amiga que Enrique Santos, hermano del presidente, fue en los años setenta, junto a Gabriel García Marquéz y Antonio Caballero, uno de los responsables de la revista Alternativa. Parece que su sombra acompaña las decisiones éticas del actual Gobierno de Colombia. Si nos quitamos las gafas mediáticas, comprenderemos la importancia de lo que ocurre en este maravilloso país. Una morada al sur, como deseó el poeta Aurelio Arturo. Que el sol reparta allí su alegría.



 

Luis García Montero (Granada, 4 de diciembre de 1958) es una de las principales figuras de la actual poesía española. Autor de más de 25 poemarios, recibió el Premio Adonais en 1982 por “El jardín extranjero”, el Premio Loewe en 1993 y el Premio Nacional de Literatura en 1994 por “Habitaciones separadas”. En 2003, con “La intimidad de la serpiente”, obtuvo el Premio Nacional de la Crítica. A lo largo de su vida, García Montero también ha publicado ensayos, es autor de ediciones críticas de poetas como Federico García Lorca o Rafael Alberti y tiene en su haber obras de prosa como la novela “Impares, fila 13, escrita junto a Felipe Benítez Reyes, además de haber colaborado en prensa de forma asidua.

 

 

Jueves, a 13 de Enero de 2011

El día 10 de enero, en otro de sus patéticos y macabros comunicados, la banda de asesinos mafiosos (y encapuchados) de ETA anunciaba, como un gran paso en la ‘pacificación’ de España, el alto el fuego en sus acciones criminales.

Obviamente, como no es ni la primera ni la segunda vez que lo dicen, y lo incumplen, sus palabras fueron tomada a chirigota, a mera bravuconada de lo que son: esperpénticos representantes de lo más vil y rastrero del ser humano.

Algunas de las frases del comunicado sonaron a macabras expresiones de descerebrados y sanguinarios cobardes, de esos que sólo son valientes cuando asesinan con tiros a traición, siempre por la espalda.

Que estos ‘salvapatrias’ hayan sido los responsables de que hombres buenos, sinceros y valientes tuvieran que huir de la tierra en la que nacieron, es la demostración de una chulería arrogante de matón de taberna (o txoko).

Que estos fulanos hayan sido los responsables de que gentes como Imanol Larzabal Goñi “Imanol” tuviera que exilarse en otra parte de España, huyendo del norte al sur del país, es la mejor y más preclara demostración de la miseria moral de los nacionalismos excluyentes.

Por eso hoy, tres días después de que los asesinos de ETA volvieran a encapucharse como vulgares miembros de ese vulgar conglomerado de racistas que son el Ku Klux Klan, vuelvo a recordar la figura de Imanol, y lo presento ante vosotros como el justo y noble contrapunto a la miseria moral de los etarras.

Tres días después, Imanol aún sigue (en el recuerdo) vivo, y su canción "Ausencia" suena hermosa (y triste). Como su recuerdo.

Alfredo Webmaster

 

 

La vuelta atrás, al recuerdo de un valiente luchador que se fue demasiado pronto desde demasiado lejos, me llevó a escuchar de nuevo su canción más bella, más sentida, más sublime: “Ausencia”.

Imanol, nombre popular con el que se conoce a Imanol Larzabal Goñi, nació en San Sebastián (Guipúzcoa, País Vasco, España) en el año 1947. Después de pasar por ETA, de sufrir varios años de cárcel durante la dictadura de Franco, el exilio durante la dictadura, de haber militado en Unificación Comunista y de rondar el PSOE, en el año 2000 tuvo que huír del País Vasco después de casi cuatro años ininterrumpidos de amenazas, agresiones, atentados a sus propiedades, pintadas con su nombre escrito en dianas de tiro, suspensión arbitraria de conciertos, las cobardías de amigos y allegados que no supieron defenderle ni apoyarle, y el total y absoluto desprecio por parte del PNV y el resto de partidos nacionalistas, a raíz de su participación en el homenaje que se le hizo a Yoyes (Dolores Gonzalez Katarain, exdirigente de la organización terrorista ETA, a la que asesinaros sus propios compañeros por haber abandonado la lucha armada) en el año 1986.

Así era él, un vasco de pura cepa, enorme y campechano, un muchachón que jamás tuvo miedo ni reparo en defender sus ideales, primero contra el dictador Franco y después contra la barbarie de los encapuchados etarras que sólo saben usar el 9 × 19 mm Parabellum.

Pese a que su imagen y su lucha contra ETA y su entorno fue usado por algunos de forma indeseable (el PP y sectores radicales de víctimas del terrorismo) para “arrimar la ascua a su sardina”, a estas alturas de la vida ya sabemos distinguir las voces de los ecos… e Imanol era (es) una voz, quizá la más poderosa y valiente de todas las que salieron exiladas del País Vasco.

El 25 de junio de 2004, mientras preparaba un concierto-homenaje a los republicanos españoles en Orihuela (Alicante, España), homenaje del que tengo el CD y vídeo de las actuaciones (ya faltaba él…), sufrió repentinamente un derrame cerebral, muriendo a los dos días, el 26, lejos de su tierra, exilado dentro de su propia patria, lejos de sus raíces, olvidado por el mismo pueblo al que él tanto defendió.

De los silencios ignominiosos e inmorales de una parte de la sociedad vasca, sirva de ejemplo el texto que sobre este insigne cantautor publica la página web de un organismo público vasco (la Fundación de Eusko Ikaskuntza-Sociedad de Estudios Vascos) financiado con fondos públicos de todos, incluido yo (y tu, que lees este texto). Si lo queréis leer, entrad en la dirección: Euskomedia – Kultura Topagunea. Ahí podréis descubrir como después de hacer un recorrido por su vida resaltando, sobre todo, su actividad más nacionalista, los datos llegan justo hasta el año 1986, fecha en la que Imanol participó en el homenaje a Yoyes, la exterrorista arrepentida… y desde esa fecha hasta su muerte (18 años después), nada. Silencio. Ostracismo. Desprecio. Olvido vergonzoso. Miseria moral.

Obviamente, viendo como se comporta un organismo público vasco pagado con (mis) impuestos, una entidad que debería ser imparcial, neutral y defensora de todos por igual, incluidos los no nacionalistas, entiendo perfectamente que Imanol huyera: vivir así, sin libertad de pensamiento, es imposible vivir.

Su última obra, inacabada, iba a ser un disco de canciones de cuna en diversos idiomas, un reflejo de su cariz más humano y su bonhomía.

El vídeo es un montaje que incluye la hermosísima canción “Ausencia”, escrita a raíz del exilio de Imanol al huír del País Vasco (en el norte de España) a Alicante (en el sur de España), en el que la música va acompañada de las imágenes de uno de los pocos homenajes que le hicieron algunos amigos en San Sebastián (País Vasco, España), en el año 2008, ya muerto.

Siempre quedará en mi recuerdo su vozarrón insustituible e inolvidable.

Alfredo Webmaster

 

 

Ausencia”, música de Imanol y texto

del Soneto 61 de

Félix Lope de Vega y Carpio

Ir y quedarse, y con quedar partirse,

partir sin alma, e ir con alma ajena,

oír la dulce voz de una sirena

y no poder del árbol desasirse;

arder como la vela y consumirse,

haciendo torres sobre la tierna arena;

caer de un cielo, y ser demonio en pena,

y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,

pedir prestada sobre la fe paciencia,

y lo que es temporal llamar eterno;

creer sospechas o negar verdades,

es lo que llaman en el mundo ausencia,

fuego en el alma, y en la vida infierno.

 

 

Lunes, a 10 de Enero de 2011


“Ni un minuto más”

Antón Losada para cadenaser.com, 10/01/2011

No perdamos sin un minuto más analizando la literatura retorcida de un comunicado. Hace tiempo que ETA va a remolque de unos acontecimientos y una historia que se la va llevando por delante, a ella y a su mundo, con la misma despiadada precisión que tantos años nos ha aplicado. Todo lo que dice carece de sentido y carece de valor. Sólo lo dice para asegurar su supervivencia. No se lo pongamos más fácil.

No perdamos ni un minuto más discutiendo. No cometamos el viejo y conocido error de devolverle a un puñado de asesinos un control de la agenda pública y una capacidad de administrar los tiempos de la política que han perdido hace tiempo por completo.

No perdamos ni un minuto más en el ritual de declaraciones y contradeclaraciones de unos y otros. Es tiempo de cerrar la boca y trabajar con paciencia y discreción para que las opciones de que alguien pueda dar marcha atrás se reduzcan cada día un poco más.

No perdamos ni un minuto más olvidando que la política entendida como cooperación y responsabilidad nos ha traído hasta aquí. Será esa misma política la que pondrá fin a una historia tan dolorosa como inútil.

 

Categorías:
Lunes, a 4 de Octubre de 2010

Por Luis del Olmo

Hubo un tiempo, no muy lejano, en que Francia era considerada un refugio de ETA, el lugar en que los terroristas se escondían, se entrenaban y ocultaban sus armas. Y ahora todo indica que, una vez desarticulado el “santuario” francés, gracias a la cooperación antiterrorista del  presidente Sarkozy, los etarras han buscado otros campamentos de aprendizaje, entre ellos la Venezuela de Hugo Chávez. Y esa sospecha se ha confirmado tras la declaración de dos miembros de un comando etarra, Xabier Aristrain y Juan Carlos Besance, detenidos el pasado miércoles en Guipúzcoa. No se trata, por tanto, de fantasías infundadas o de vanas imaginaciones, sino de pruebas documentales y de confesiones de los propios etarras. Y, además, se conoce hasta el nombre del instructor de terroristas, del maestro de asesinos, que es Arturo Cubillas, un etarra deportado a Venezuela y actualmente alto cargo en el Instituto Nacional de Tierras de aquel país.

Y ahora el ministerio español de Exteriores, tal como es su obligación, le pide explicaciones a Venezuela sobre este asunto en que se producen, según investigaciones de la Audiencia Nacional, responsabilidades del Gobierno de Hugo Chávez y conexiones con los etarras y con los terroristas colombianos de las FARC.

En fin, que los etarras no viajan a Venezuela a hacer turismo, a conocer otro mundo y otras culturas, sino a hacer un “máster” en  las técnicas de manejar armamento, montar explosivos, organizar seguimientos a posibles víctimas, chantajear y matar. Un viaje de estudios o una licenciatura muy macabra, muy terrible, muy lamentable.

La diplomacia es una de las bellas artes, y quizá el más complicado de los oficios. Pero la diplomacia no es sólo “templar gaitas” ni habilidad para decir sí y decir no al mismo tiempo, con proverbial ambigüedad, sino que debe consistir en denunciar con toda firmeza, y cueste lo que cueste, las acciones que atenten contra los derechos humanos de otro país; y no hay derecho humano más sublime que la protección de la libertad y de la vida.

Quizá en Caracas, y como es norma de la casa, tenga una escasa repercusión la protesta española por el adiestramiento de etarras. Pero ni nos podemos callar ni debemos aceptar la mentira y la patraña como respuesta. Es éste uno de los casos claros en que la comunidad internacional, y más concretamente la Unión Europea de la que formamos parte, no puede dejar a España sola, clamando en el desierto, por mucho que bajo el desierto venezolano haya petróleo y sean muchos los intereses españoles en el país del errático Hugo Chávez.

 

Lunes, a 4 de Octubre de 2010

Pintada a favor de ETA, en un barrio de Caracas, en la que se pide libertad para el pueblo vasco y se muestra rechazo a la extradición de etarras (Foto Gabriel Osorio)

 

Por José María Irujo para elpais.com, 04/10/2010

La confesión de los presuntos etarras Juan Carlos Besance y Xavier Atristain, detenidos el pasado 29 de septiembre en Guipúzcoa, supone el primer reconocimiento de miembros de la organización terrorista sobre la utilización de Venezuela como escenario para su entrenamiento armado.

Hasta ahora todos los indicios sobre la utilización de ese país durante el Gobierno de Hugo Chávez se basaban en documentación intervenida a ETA en Francia, en los correos electrónicos que contenía el disco duro del ordenador del jefe de las FARC Raúl Reyes, muerto en un bombardeo del ejército colombiano, y en testimonios recogidos en Bogotá por agentes españoles a ex miembros de las FARC que relataron con todo lujo de detalles como fueron entrenados en armas y explosivos por miembros de ETA en la selva venezolana. Besance y Atristain añaden ahora un relato clave que demostraría el presunto amparo de Chávez a las constantes idas y venidas de miembros de ETA por su territorio, un país que los terroristas han convertido en un balneario para el descanso, el entrenamiento y el asesoramiento de organizaciones armadas amigas como las FARC. Venezuela es la mayor reserva de refugiados y huidos etarras de Suramérica, aunque la mayoría de los 60 miembros que residen allí están alejados de la banda. En los últimos años los servicios de inteligencia españoles han detectado un traslado constante de miembros de ETA desde México y Francia a Venezuela.

Los presuntos etarras Besance y Atristain, según fuentes próximas a la investigación, han relatado que viajaron al balneario etarra en 2008 para llevar a cabo un curso de armas y que les recibió Arturo Cubillas Fontán, a quien el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco procesó el pasado mes de marzo por sus relaciones con ETA y las FARC y por ser la persona que presuntamente recibía en Venezuela a los etarras que impartieron los cursillos de armas y explosivos. Cubillas, de 46 años, es funcionario del Gobierno de Chávez y está casado con Goizeder Odriozola, asesora personal de Elías Jaua, vicepresidente de la República. El etarra mantiene estrecha relación con mandos de la Guardia Nacional y de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) por razones de su cargo como jefe de seguridad del Instituto Nacional de Tierras (INTE), un organismo que ha confiscado 40.000 fincas supuestamente improductivas, según fuentes consultadas por El PAÍS.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional que dirige Javier Zaragoza, presentó una querella contra Cubillas y otros miembros de ETA y las FARC y el juez solicitó su extradición como presunto autor de tres asesinatos y responsable de la organización terrorista en Venezuela. Cuando se cumplen siete meses desde el auto de la Audiencia Nacional que decretó su prisión provisional y búsqueda y captura internacional, Cubillas sigue sin ser detenido y pasea libre por las calles de Caracas.

La orden de detención aparece desde el pasado 1 de marzo con índice rojo, detención para extradición, en los ordenadores de los 188 países asociados Interpol. Fuentes de la Audiencia NacionalNo esperamos nada de las autoridades venezolanas", reconocen fuentes judiciales. Una delegación de Interior que visitó Caracas para convencer a sus homólogos de la importancia de detener a Cubillas regresó a Madrid sin conseguir su objetivo. aseguran que ninguno de los requerimientos a la justicia de Venezuela ha recibido respuesta. "

 

Sábado, a 11 de Septiembre de 2010

Quedan varios puntos negros en la investigación

Por Esteban Hernández para elconfidencial.com, 11/09/2010

La muerte de Barry Jennings fue muy sospechosa. “Aconteció en condiciones que ni siquiera su mujer y sus hijos han podido conocer. Cualquier solicitud de información al respecto ha sido denegada por los responsables médicos y administrativos que conocen los detalles argumentando razones médicas. De modo que no hay pruebas formales de su asesinato, pero…”. Jennings, quien falleció sin enfermedad aparente a la edad de 53 años, era un técnico que quedó atrapado durante varias horas dentro del edificio WT7 el 11-S. “Cuando fue liberado por los bomberos dijo haber escuchado numerosas explosiones. Dio un testimonio muy válido en directo delante de las cámaras de la CNN. Era alguien que no ofrecía ninguna duda: quien ha salido del infierno hace 10 ó 15 minutos no puede inventarse la información”.

El testimonio de Jennings es importante, asegura Éric Raynaud, periodista francés y autor de 11-S. Las verdades ocultas (Ed. Foca) por dos motivos. En primer lugar, subraya un hecho que a menudo se pasa por alto, que ese día se hundieron tres torres, y una de ellas, la WT7,  no había sido afectada por el choque de ningún avión. El segundo, que Jennings (quien había sido amenazado para que no siguiera realizando tales afirmaciones) señala inequívocamente las explosiones como la causa del desplome de la torre. Días después de su muerte, otro testigo, Kenny Johanemann, que había escuchado explosiones en diferentes plantas de las Torres Gemelas, se suicidó. “Oportunamente”, apostilla Raynaud,toda vez que así no pudo declarar en la investigación oficial”.

Pero éstos distan mucho de ser los únicos hechos oscuros en el 11-S. La versión oficial es falsa en muchos de sus puntos, asegura Raynaud, “ya que contra el Pentágono no se estrelló ningún avión, las llamadas desde los aviones que se filtraron a la prensa eran imposibles de realizar a través de los móviles en 2001 y  el derrumbe de los edificios se produjo a una velocidad que sólo era posible en el caso de que hubieran estado preparados para una demolición controlada”. Además, en los últimos tiempos hemos podido conocer nuevos elementos, como fue el descubrimiento entre los restos de las torres de nanotermita, “un explosivo muy potente de uso estrictamente militar y cuya utilización explicaría por qué se les fundían las botas a los bomberos que buscaban posibles supervivientes entre los escombros”.

Por último, también hay hechos que no han sido explicados, como es el caso de “las reuniones de trabajo o de los consejos de administración de grandes sociedades que debían celebrarse esa mañana en el WTC y que se reprogramaron poco antes de los atentados para que tuvieran lugar en otros lugares de Nueva York”, o que “varios de los magnates que tenían su oficina en el WTC se encontrasen el día de los atentados en Omaha, en una reunión a la que se sumó horas después George W. Bush.

Las tesis de Raynaud no son obra de la investigación de un periodista aislado. Más propiamente, lo que hace en su libro es recoger, sistematizándolas, buena parte de las revelaciones subterráneas que han circulado durante estos años. Muchas de ellas provienen de la asociación norteamericana 9/11 Truth. Para la estadounidense Diana Castillo, vicepresidenta de su versión española, la Asociación por la verdad del 11 de Septiembre, son tantos los datos que apuntan hacia la falsedad de las conclusiones de la investigación oficial que sólo por la presión de los medios, que siguen apoyándola a rajatabla, es posible que la mayoría de población siga en la ignorancia.

Mucha gente sigue pensando que el 11-S tuvo que ver con el terrorismo islámico ya que le cuesta mucho creer que los medios de comunicación pueden mentir en un asunto como este. Otros prefieren ignorar las pruebas. Como el tema les asusta, miran hacia otro lado diciendo que ellos sólo se preocupan de su familia y de su trabajo”. La tarea de la asociación, afirma, tiene una dificultad añadida, en tanto toda explicación que se aparte de la versión oficial es tachada de conspiranoica, “una palabra que usan como sinónimo de locura y que utilizan intencionadamente para desacreditar lo que exponemos”.

Teorías "conspiranoicas"

Según Manuel Coma,  profesor de Historia Contemporánea en la UNED y presidente del Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), las teorías alternativas no son más que pura invención. “Es como lo de los ovnis, tonterías que salen de la imaginación calenturienta de la gente y que carecen del menor fundamento”. Esta clase de teorías han estado presentes a lo largo de la historia, y nuestros tiempos no son excepción, argumenta Coma. “Es lo mismo que lo de los Protocolos de Sión, que los escribió la policía zarista y la gente acabó por creer que eran ciertos. Y hoy nos pasa con muchos asuntos, como esas fantasías sobre el origen del Sida o sobre el cambio climático. Coges a dos científicos, les preguntas sobre el cambio climático, y cada uno te muestra mediciones que llevan a resultados contrarios. Sin embargo, sólo cuenta una de las teorías”.  Ese poder de inventiva hace que, ante cualquier gran acontecimiento, desde el asesinato de Kennedy al 11-S o al 11-M, proliferen lecturas alternativas que dicen descubrir los puntos opacos de las versiones oficiales. “Pase lo que pase, siempre habrá gente que se invente cosas. Aunque también hay que reseñar que hay hechos más oscuros que otros. No es lo mismo el 11-S, donde todo está claro, que el 11-M, donde quedan muchos aspectos por explicar”.

Para Leopoldo Seijas, secretario académico de la Cátedra de Defensa y Seguridad Abelardo Algora de la Universidad CEU San Pablo, el problema es otro, toda vez que “vivimos en un entorno de rumores y de informaciones poco contrastadas que subyacen al mundo periodístico y que vienen muy bien para vender. Por eso, cuando llegan estos grandes acontecimientos, generalmente trágicos, es frecuente que se desarrollen teorías que tienen lógica interna pero que no se corresponden con la realidad, ya que con ellas logran que suban las audiencias o que se vendan más periódicos”.

Para Seijas, los medios de comunicación se aprovechan de que nos movemos en un contexto “en el que ni solemos tener toda la información ni poseemos los conocimientos técnicos necesarios para entender los datos disponibles. Lo hemos visto en el incendio de la Torre Windsor, con aquellas famosas sombras que se veían dentro de la torre, algo sobre lo que nadie ha querido clarificar nada, porque así siempre tendremos un tema sobre el que volver. Porque estas cosas venden”.

En cuanto al 11-S, hay ya muy pocas cosas que nos queden por saber, según Seijas, alguna todavía tiene que salir a la luz. “Y la terminaremos conociendo gracias al periodismo de investigación, algo en lo que confío enormemente. No hay más que ver casos como el Watergate, donde al final pudimos saber todo lo que hubo detrás”.

Coincide Raynaud, desde otra perspectiva, en que nuestro conocimiento sobre el 11-S aumentará en tiempos próximos. “A medio plazo llegaremos a conocer a los responsables reales de los atentados aunque, como de costumbre, no a  los más importantes”. A la pregunta sobre si éstos serán capturados, Raynaud ofrece “un principio de respuesta: el año pasado, Bush y Cheney compraron ranchos en Paraguay. Personalmente, si comprase una finca para ir de vacaciones elegiría más bien la Costa Brava. Pero Paraguay ofrece una inmensa ventaja, la de no haber firmado ningún acuerdo de extradición con los Estados Unidos. Sorprendente, ¿no?”.

http://video.google.es/videoplay?docid=5816610253571876313&hl=es#

 

Domingo, a 5 de Septiembre de 2010

Foto del acto de declaración de alto el fuego

Como siempre, los "valientes" gudaris aparecen con su rostro encapuchado y macabro: una demostración de la anormalidad y la delincuencia asesina en una Europa democrática

 

Un paso insuficiente, por Ignacio Escolar,  05/09/2010

El grupo terrorista ha enviado un vídeo a la BBC donde anuncia, de aquella manera, un alto el fuego. “ETA hace saber que ya hace algunos meses tomó la decisión de no llevar a cabo acciones armadas ofensivas,” dicen los encapuchados, según la traducción al castellano que ha colgado Gara en su web. Es la única referencia a las armas en un comunicado que conviene leer para ver en qué país imaginario viven los de las pistolas. Es cierto que el anuncio es un paso, y dentro de su locura interna habrá quien lo considere un paso importante. Pero para la mayoría de los ciudadanos es un paso muy pequeño, decepcionante e insuficiente si de verdad ETA pretende “una solución democrática a través del diálogo y la negociación”. ¿Cuál es para ETA la diferencia entre acciones armadas ofensivas y defensivas?

Que el anuncio sea en la BBC no es casual. ETA intenta que el problema vasco se aborde fuera de España e incluso hace un llamamiento “a la comunidad internacional” para que “responda con responsabilidad histórica a la voluntad y compromiso de ETA”, como si en lugar de la última y anacrónica banda terrorista de Europa estuviésemos hablando de palestinos e israelíes.

Hacía tiempo que Batasuna esperaba de ETA un gesto que permitiese a la izquierda abertzale salir de su actual aislamiento; más tarde o más temprano, un anuncio así estaba cantado. Es una consecuencia de la anterior ruptura, del atentado de la T4, donde ETA quedó muy tocada incluso dentro del mundo abertzale como los responsables de que aquella oportunidad no prosperase. El huevo llega al fin, pero no parece lo bastante grande como para permitir al Gobierno dar, a su vez, otro paso hacia la paz: no hay sitio para otra negociación a no ser que ETA se moje un poco más.

A esta hora no hay, de momento, respuesta del Gobierno, pero me extrañaría que fuesen unas declaraciones muy optimistas. Es posible, eso sí, que tras este primer comunicado lleguen otros, y el camino definitivo hacia el fin de ETA empiece aquí; la de hoy, aunque pequeña, es una noticia positiva. Pero después de la T4, después de los pelos en la gatera que se dejó Zapatero por intentarlo, no basta sólo con un gesto así para volver otra vez a las negociaciones de paz. Aunque quisiera, el Gobierno no tiene margen de maniobra para reabrir el proceso de paz sólo con este comunicado.

Si ETA quiere de verdad una solución democrática para el País Vasco, tiene que abandonar de una vez y para siempre lo más antidemocrático que existe: las pistolas.

 

Sábado, a 29 de Mayo de 2010


Las elecciones colombianas del domingo enfrentan al heredero de Uribe, Juan Manuel Santos, con Mockus y Fajardo, dos ciudadanos ejemplares hartos de la corrupción y de la violencia mafiosa, guerrillera o paramilitar.

Por Héctor Abad Faciolince, escritor colombiano autor de El olvido que seremos (Seix Barral), para elpais.com, 29/05/2010


Si bien en Colombia no existen los títulos nobiliarios, casi siempre hay algo dinástico en nuestras elecciones presidenciales. En ellas suelen participar -y casi siempre ganan- hijos o nietos de ex presidentes de esta aristocrática república tropical. En las de este domingo participan Germán Vargas Lleras, nieto del ex presidente Carlos Lleras, y Juan Manuel Santos, primo hermano del actual vicepresidente, Francisco Santos, y además sobrino nieto de Eduardo Santos, presidente del año 1938 al 1942. Si en Colombia hubiera nobleza, Juan Manuel Santos sería, no digamos un duque, pero sí un barón o un vizconde, o cuando menos un caballero de la industria, gracias al diario El Tiempo, el periódico con más circulación del país, cuya propiedad ahora comparte la familia Santos con el Grupo Planeta. El Tiempo, sobra decirlo, apoya abiertamente la candidatura de su antiguo dueño, que se precipitó a vender sus acciones hace pocas semanas.

Según las encuestas, Juan Manuel Santos debería ganar la primera vuelta este domingo, por encima de Antanas Mockus, el candidato del Partido Verde. Santos presenta su nombre por el Partido de la U. Esta U, aunque no se lo diga, es solapadamente la U del apellido del presidente Uribe. Casi nadie sabe que su nombre oficial es "Partido de la Unidad Nacional". No, para el común de las gentes la U es la inicial de Uribe. En Colombia, por asuntos de hipocresía electoral, el presidente en ejercicio no puede tomar partido por ningún candidato, pero la ley se incumple haciendo trampa por debajo de la mesa. Santos, para burlar la norma, y asesorado por un consultor venezolano experto en trucos electorales (J. J. Rendón) contrató avisos radiales con un imitador de la voz de Uribe. La voz dice que lo apoya. Cuando se le pregunta si no le parece que esto es un acto deshonesto y una burla a la ley, Santos contesta que es tan solo "una picardía".

En mi país, desde los tiempos coloniales, las burlas a la norma (evadir impuestos, saltarse la fila, presentar como guerrilleros muertos en combate a pequeños delincuentes comunes) se ven como picardías graciosas, propias de pícaros casi literarios en la dura tarea de sobrevivir en un entorno hostil. Es de este tipo de "picardías" (y de otras aun más graves) de las que estamos hartos muchos colombianos. Y a este hartazgo se debe el ascenso prodigioso que han tenido en las últimas semanas un par de candidatos excéntricos. Se trata de dos doctores en matemáticas que resolvieron hacer una alianza electoral cuya bandera es elemental: respeto por las normas, honradez, legalidad.

Algunos les dicen "el binomio de oro"; otros, "la fórmula matemática". Se trata de Antanas Mockus (licenciado en Matemáticas y Filosofía en la Universidad de Dijon y doctor honoris causa de la Universidad de París) y de Sergio Fajardo (Ph.D en Lógica Matemática por la Universidad de Winsconsin). Su diploma político, sin embargo, es más importante: convirtieron a dos de las ciudades más violentas y desprestigiadas de la tierra, Medellín y Bogotá, en dos ciudades que hoy, con todos sus defectos, son un ejemplo para América Latina. Un solo dato: después de Mockus la violencia en la capital de Colombia se redujo en dos tercios. Con Fajardo, Medellín pasó de 6.500 homicidios anuales (una cifra de país en guerra) a 650. No fueron milagros: fueron actos de inteligencia y coraje. Un ejemplo entre muchos: Fajardo dedicó el 40% del presupuesto municipal a la educación de los más pobres. Su consigna: "la vida es sagrada."

La fórmula matemática consiste en que, en caso de ganar, Antanas Mockus sería el presidente y Sergio Fajardo, vicepresidente y ministro de Educación. No son dos profesores despistados sino dos ciudadanos ejemplares que se hastiaron de la política corrupta, de la violencia mafiosa, guerrillera o paramilitar. No son dos soñadores con la cabeza en las nubes sino dos hombres con los pies en la tierra que han demostrado que saben administrar con eficiencia y pulcritud los recursos públicos. Con ellos están otros dos ex alcaldes de Bogotá con mucho prestigio: Enrique Peñalosa y Luis Garzón. De Peñalosa se recuerdan las mega-bibliotecas que construyó en los barrios populares de la ciudad; de Garzón, su exitoso plan de "Bogotá sin hambre", que les dio desayuno a los niños de todos los colegios populares, muchos de los cuales iban a la escuela sin haber probado bocado. A la sombra del Partido Verde estos cuatro ex alcaldes de las dos ciudades más importantes de Colombia han hecho una campaña prodigiosa que nos tiene soñando en un país más amable, menos iracundo.

Cuando sus porcentajes en las encuestas eran bajos (Fajardo el 9%, Mockus el 5%) los demás candidatos (la ex embajadora Noemí Sanín, el liberal Rafael Pardo, el ex guerrillero Petro, candidato de la izquierda) los veían como un fenómeno marginal de opinión, con asiento en las universidades y en la clase intelectual. Pero desde que Fajardo adhirió generosamente a la candidatura de Mockus, con la tesis de que "dos matemáticos no suman, sino que multiplican", las posibilidades del Partido Verde han subido como espuma y hoy están empatados con Santos, el delfín de Uribe. Mockus y Fajardo le han aportado además a la campaña una dosis grande de cordialidad, de ironía y buen humor. No usan los ataques personales, las mentiras, las descalificaciones desdeñosas. Su estilo es amable porque en Colombia muchas veces la violencia física empieza con violencia verbal. Su cordialidad es desarmante.

Santos y Sanín son los candidatos del viejo establecimiento. Nunca han sido elegidos por voto popular, siempre nombrados por los mandatarios de turno. Han trabajado en gobiernos conservadores, liberales, uribistas... Ellos mismos han estado afiliados a distintos partidos o movimientos independientes. Son veletas de la política, capaces de las más grandes volteretas ideológicas con tal de adaptarse al gobernante de turno y conservar su porción de poder. Ambos fueron enemigos de Uribe, pero terminaron trabajando para él. "El que no cambia de opinión cuando cambian las circunstancias es un idiota", declaró Santos, sin parpadear, y sin ver en esto ni la sombra de lo que significa: oportunismo político. Noemí Sanín pasó de denunciar a Uribe como paramilitar, a ser su embajadora en España.

El escenario más probable este domingo es que Santos y Mockus sean primero y segundo, con lo cual pasarán a la segunda vuelta, el 20 de junio. La propaganda negra ya intenta hacer ver a Mockus como alguien cercano a Chávez, simplemente porque no se le enfrenta con la furia verbal de los demás. Pero pocas cosas más distintas, en talante, en ideología y en políticas, que el viejo rector de la Universidad Nacional y el coronel golpista convertido al "socialismo del siglo XXI". Será muy difícil que Mockus gane en una segunda vuelta.

El delfín Santos tiene a Uribe, tiene a los caciques, tiene la maquinaria de su partido. Cuenta incluso con el apoyo oculto de lo peor: los ex paramilitares y mafiosos de la droga, reciclados en impresentables movimientos políticos regionales. Tan impresentables son, que lo apoyan en silencio, sin poderlo decir abiertamente porque serían desautorizados por el candidato. En eso consiste también la picardía: en recibir el apoyo de los más corruptos, pero sin dejarlo saber en público.

A todo esto se oponen Mockus y Fajardo, con la sola arma de la razón y de las razones. No sabemos si será suficiente. La victoria de estos excéntricos sería un salto al vacío, dicen los más cercanos al presidente Uribe. ¿Dos profesores de matemáticas al gobierno de un país tan complejo? ¿Por qué no? Ya demostraron, en dos de las ciudades más complejas del mundo, que el problema de gobernarlas se podía resolver. Sería muy curioso que en Colombia se realizara el sueño de Platón: un filósofo al poder.

 

 

Lunes, a 29 de Marzo de 2010

Juan Carlos Escudier para elconfidencial.com, 13/03/2010

Las mentiras no suelen vivir hasta hacerse viejas, o eso mantenía Sófocles, pero las del 11-M siguen cumpliendo años con buena salud. Esta semana se ha conmemorado el sexto aniversario de la matanza y nuestros embusteros de cabecera, a los que la difusión de conspiraciones y patrañas sobre los atentados les ha reportado pingües beneficios, continúan en la brecha y amenazan con eternizarse en esa “búsqueda de la verdad” tan lucrativa. Y como su pudor tiende a cero ya ni siquiera dudan en descalificar a las víctimas más conscientes de sus enredos, como hacía el agujerólogo Pedro J. Ramírez con Pilar Manjón, de quien decía en su filípico videoblog de El Mundo que era “capaz de aprovechar la pérdida de un ser querido como altavoz de su enfermizo sectarismo”. Quien esto afirma, un sujeto amoral (ver nota) y sin escrúpulos que debería ser objeto de estudio de alguna rama de la psicología, lleva años aprovechando la pérdida de 192 vidas para vender más periódicos. Verdaderamente, no ofende quien quiere.

 La estrategia es muy conocida. El periódico del amoral anuncia un gran descubrimiento que va “a poner en cuestión la propia sentencia”, como insistía días atrás el viceramírez del diario, Casimiro García Abadillo, a quien, por cierto, la venta de libros sobre este asunto le ha ido de vicio. Se trata en esta ocasión de la difusión de las grabaciones realizadas en el laboratorio de la Policía Científica donde se llevó a cabo la prueba pericial ordenada por el tribunal que juzgó el caso. La atención se centra en el descubrimiento de dinitrotolueno (DNT) y en la aparente sorpresa del director de la pericia, Alfonso Vega, porque se trataría de un componente ausente de la Goma 2 Eco. ¿Novedad? Ninguna, porque este hecho ya se puso de manifiesto en el juicio y quedó debidamente aclarado, pero sirve de nuevo para sugerir que lo que explotó en los trenes no era la dinamita de Mina Conchita sino otra cosa, con lo que la autoría está en cuestión. De ahí a pedir la puesta en libertad de los condenados por falta de pruebas sólo hay un paso.

La explicación que se dio entonces era algo más que razonable. Además de analizar las muestras de explosivos recogidas de los trenes, de la mochila desactivada, del piso de Leganés y los restos hallados en sus coches, los especialistas diseccionaron los restos de un cartucho de dinamita Goma 2 Eco de mina Conchita que fue enviado como patrón de referencia. ¿Y qué fue hallado en este cartucho? Dinitrotolueno. ¿Por qué se hallaba en el cartucho esta sustancia? Posiblemente, por dos razones: porque la Unión Española de Explosivos, que era el fabricante de la Goma 2 EC y Goma 2 Eco, no había limpiado sus tanques antes de producir esta segunda dinamita; o porque, como se acreditó en un vídeo expuesto en la vista, en Mina Conchita había dinamita de ambos tipos, que pudo ser robada y amasada junta cuando los terroristas fabricaron sus mochilas-bomba.

Pero vayamos también al hallazgo de nitroglicerina, que es otro de los “agujeros negros” detectados por Ramírez y su mariachi, a raíz de la declaración del comisario Sánchez Manzano, al que ahora tratan de empurar. ¿Cómo era posible la presencia de nitroglicerina en uno de los focos de la explosión si ésta tampoco se encuentra en la Goma 2 Eco sino en el Titadyne? Veamos.

En su trabajo, los ocho peritos analizaron un total de 88 muestras, de las que 23 pertenecían a focos de la explosión. En 22 de ellas aparecieron ftalatos, que son componentes exclusivos de la Goma 2 Eco, y en una, nitroglicerina, que es un componente del Titadyne que no está presente en la Goma 2. Esta última muestra, del foco 3 de la estación de El Pozo, era polvo de extintor, enormemente absorbente, lo que, según algunos peritos de la acusación, permitió conservar los componentes del explosivo. La idea que prevaleció fue que la muestra se había contaminado con el paso del tiempo.

Las evidencias de que esto último era lo que ha ocurrido fueron apabullantes. Tres razones sostenían la tesis de la contaminación: la primera es que este polvo fue sometido a una técnica idéntica, llamada HPLC, en 2004 y en la prueba pericial con resultados distintos: es decir, en 2004 no se detectó nitroglicerina y posteriormente sí;  la segunda es que en otra muestra de El Pozo, un tejido del mismo foco que la anterior y que tampoco fue lavado con agua y acetona, es decir, que se encontraba intacto, no había ni rastro de nitroglicerina; y la tercera es que la nitroglicerina apareció también en tres muestras recogidas en Leganés, donde lo que se encontró fueron restos de 17,4 kilos de Goma 2 Eco y 594 fajas de cartuchos de esta misma dinamita, que, como se ha explicado, no contiene esta sustancia.

Muestras contaminadas

¿Que por qué se habían contaminado las muestras? Uno de los peritos policiales lo explicó claramente en el juicio. Según dijo, el embalaje de las muestras no había sido correcto, ya que en vez de frascos de cristal se habían usado bolsas de plástico, que no son herméticas en períodos prolongados. Sus palabras quedaron avaladas por lo ocurrido con la Goma 2 Eco encontrada en las vías del AVE en Mocejón, donde los terroristas planearon otro atentado. De dicha dinamita se tomaron tres muestras: una quedó en manos de la Policía, que la almacenó en una bolsa de plástico, y dos en poder de la Guardia Civil, que la guardó en tubos falcon, una especie de tupper cilíndricos y con tapa de rosca. En origen, el explosivo no podía contener ni nitroglicerina ni dinitrotolueno, pero, ¡oh sorpresa!, ambos componentes aparecieron en el análisis de la muestra custodiada por la Policía. ¿Conclusión? Pues que estaba contaminada.

Pero es que ni siquiera la presencia de otra dinamita distinta a la Goma 2 Eco pondría en cuestión la sentencia de Gómez Bermúdez, que dice así textualmente: “El Tribunal, tras apreciar en su conjunto todas las pruebas periciales practicadas sobre la materia a partir del 27 de mayo da por probado que en todos los casos aparecen componentes de la Goma 2 Eco, lo que indica que esta dinamita estuvo presente en todos los focos de los trenes, sin bien no puede descartarse la presencia de otra u otras marcas de dinamita. Sin embargo, este dato, en relación con las declaraciones de los procesados y testigos que acreditan la existencia de tráfico y transporte de explosivo desde Mina Conchita y las periciales sobre los restos hallados en el vehículo Volkswagen Golf 0500 CHB, detonadores y restos de explosivo de la Renault Kangoo 0576 BRX y sobre el que componía el artilugio desactivado en Vallecas, lleva al Tribunal a afirmar, más allá de toda duda razonable, que la procedencia de todo o gran parte del explosivo utilizado proviene de la explotación minera conocida como mina Conchita”. 

Por supuesto, nada de lo anterior se incluye en las supuestas informaciones de Ramírez, posiblemente porque el pobre debió distraerse buscando la verdad por sus intrincados vericuetos. El 11-M le sigue resultado muy rentable a él y a Jiménez Losantos, su altavoz bajito. El resto de la orquesta es tan insignificante que no merece la pena mención alguna. Sin duda, la investigación de los atentados, espléndida por otra parte, ha dejado flecos sin aclarar y las víctimas y la sociedad en su conjunto tiene todo el derecho a que se esclarezca hasta el último detalle. Lo que harta es tanta mentira disfrazada de periodismo

 


 
Notas:

Aún recuerdo, con insana alegría, el vídeo que le grabaron a Pedro J. Ramírez en una cama, vestido de ramera con un corsé rojo bien ceñido a su cuerpo, unas veces a cuatro patas recibiendo en su an(o)tomía un enorme consolador, de esos que hacen época, y en otras ocasiones boca arriba, humillado y suplicante, con voz meliflua, baboseante, mientras le pedía a una prostituta de nombre Exuperancia Rapú Muebake, que le arrojara en su boca aguas menores... mientras, su santa esposa reposaba en vuestra casa esperándo el retorno al hogar del padre de familia y, seguramente, con el rosario entre sus dedos orando por la salvación eterna de tu (im) pura alma.

También recuerdo a ese mismo Pedro J. Ramírez, en esta ocasión tan pulcro como siempre, tan bien vestido por Ágata Ruiz de la Prada (su santa esposa), persiguiendo con insana e inmoral saña a Exuperancia, hasta meterla en prisión (con la inestimable ayuda de su cuadrilla de abogados, jueces y fiscales, atemorizados por su verbo fácil y su pluma indecorosa).

Y mientras todo esto sucedía, pasó algo que no quiero olvidar jamás. Un día, ese mismo Pedro J., el gran adalid de la libertad y de la decencia, de la moral y las buenas costumbres católicas, usando las páginas sicarias de su periódico, maquinó la más retorcida, maquiavélica, desalmada y contumaz de las humillaciones al senador Carlos Piquer, al que arrastraste por el fango de su periódico, hasta conseguir que se suicidara. ¿Cuál fue la "culpa" que llevo a Carlos Piquer hasta el suicidio?: un errorcillo que cometió en una noche de copas y juerga.

Por tu pasado, por tu historia, por tus actos caballerosos, por tu ejemplar vida de buen padre, fiel esposo y cristiano devoto, ¡Oh, Pedro J., gran magnate de la prensa y de la decencia!, te declaro mi (des) amor eterno.

Alfredo Webmaster

Posdata: visitando la página web de don Enrique Meneses, como hago casi todos los días, te das cuenta fácilmente dónde está la dignidad y la humanidad, donde la ética y la estética de una profesión tan mancillada por las manazas y las letras de auténticos sicarios. Don Enrique, el maestro, sigue siendo el faro de la profesión. ¡Qué pena que esté tan mayor!

 

Lunes, a 22 de Febrero de 2010

El director técnico mexicano genera polémica al criticar la inseguridad y anunciar que debido a la misma no vivirá en el país

Por Gabriela Warkentin para elpais.com, 18/02/2010

La ecuación es casi predecible: 'personaje público y popular' + 'declaración controvertida' = 'escándalo seguro'. El respetable se alborota, la comentocracia se desborda: las pasiones nunca se hacen esperar.

Revisemos lo sucedido. Javier Aguirre, otra vez entrenador de la selección Mexicana de Fútbol (y en su momento del Osasuna, del Atlético de Madrid, del Pachuca, etcétera), habló, tocó fibras y nos obligó a vernos en diferentes espejos.

En una entrevista, hace unos días, para la Cadena SER, Aguirre comentó la situación de inseguridad que se vive en México; contundente, soltó un repetido "jodido" para calificar lo que aquí se vive (las inundaciones, puntualizó, pero sobre todo la delincuencia y la violencia); matizó al declarar "¡hombre!, no es Haití"; se refirió a la supuesta tranquilidad de hace décadas, cuando los malos se mataban entre ellos, pero dejaban en paz a la sociedad; y sentenció que al terminar el Mundial 2010, regresará a Europa, como sea, porque vivir en México "¡no!". Habló también de la Selección mexicana para ubicarnos en la realidad de sus alcances. Y, bueno, de la radio española a los medios mexicanos: el trecho terminó siendo corto para encender la mecha de las pasiones.

Reacciones ha habido muchas. Entre las airadas están desde quienes mentan la progenitora de Javier Aguirre, le exigen que se largue ya, lo tildan de malinchista (genérico para nombrar al mexicano que ama lo extranjero), le recuerdan que de por sí hace mucho no vive en el país (reside en Miami y parte de su familia en España), le restriegan los millones que recibe, y un montón de linduras más. Entre quienes se dedican al turismo salen reclamos contra Aguirre: "sus palabras no ayudan a reactivar la imagen del país, ¡joder!" (ésta se convierte en la palabra de cambio).

También hay reacciones de apoyo, o que secundan lo dicho: voces que reclaman la hipocresía de quienes se enojan ("¡a poco no todos nos iríamos de México si pudiéramos!"). Un estudiante recuerda una conferencia de hace algunos meses en que un profesor preguntaba quiénes se irían de México si pudieran, y sólo dos personas no levantaron la mano. Algunos reconocen la sinceridad de Javier al expresar lo que tantos sienten. Por ahí otro más sentencia: ¡ya vámonos todos, el último que apague la luz! Y sí, otro montón de linduras más.

Javier Aguirre es un personaje que me cae bien, por sus logros, sin duda, pero sobre todo por su forma de ser: directa, casi bronca. Y sin duda lo que dijo en la entrevista radiofónica refleja no sólo lo que muchísimos mexicanos sienten o piensan, sino también algo de lo que sucede en el país. Yo misma, en éstas y otras páginas, he sido profundamente crítica con el rumbo que está tomando México, con la violencia que se nos contagia a diario. No puedo negar la tragedia de los millones de jóvenes que han visto cancelado ya no su futuro, sino el presente mismo, ante la imposibilidad de trabajar o estudiar. Sigo señalando el peligro que implica la polarización extrema (en temas políticos, sociales, morales) que se atiza a la menor provocación. Recuerdo las tareas pendientes en materia de calidad y cobertura de la educación, de densidad y participación ciudadanas, de democracia comunicativa, de reconocimiento y celebración de las diferencias. Temo la embestida conservadora que se deja sentir cada día más y amenaza con cancelar los avances logrados en reconocimiento de derechos. En fin, yo misma podría decir que mucho de lo que pasa en México ¡está jodido! (para ponerme a tono con la expresión en turno). Pero algún prurito me recuerda que, con todo, Javier Aguirre es Javier Aguirre, entrena a la Selección Mexicana y sus palabras tienen el peso de su innegable proyección simbólica.

No hagamos, sin embargo, una tormenta en un vaso con agua. Más allá del tono un poco condescendiente y de cierta arrogancia, con que Aguirre dijo lo que dijo -chocante para nuestra a veces muy delicada sensibilidad nacional-, y sí, sin olvidar que hace menos de un año acompañó al Presidente Calderón en el lanzamiento de la campaña Vive México para reactivar la industria turística mexicana, reconozcamos que en lo dicho se reflejan verdades y percepciones que son las que debemos atender. Nombrar las cosas no implica crearlas, si acaso hacerlas visibles. Y no nombrarlas tampoco implica desaparecerlas, si acaso reprimirlas.

Cuando los famosos hablan, las palabras resuenan. Recordemos el escándalo de hace apenas unos días, al twittear el colombiano Juanes una especie de clave del supuesto Blackberry del venezolano Hugo Chávez (ingeniosamente encriptada como H1J0D3PU7A). La herida fue tal que incluso a los simples mortales que en algún momento re-twitteamos el episodio, nos fue como en feria. Por eso las palabras y el tono de Javier Aguirre importan. Por quien es, por lo que representa y porque lo que vivimos en México no es juego de niños: es una realidad dolorosa y sentida. Aunque si lo expresado ayuda a que se acentúe la conciencia de que somos los mismos mexicanos los que debemos poner manos a la obra y seguir trabajando para que los intríngulis se desanuden y los escenarios se clarifiquen, bienvenido sea.

Lo sé, lo sé... suena ingenuo esto último que escribí, pero, ni modo, soy de las que quieren seguir viviendo en México, con todo y lo que se jodió. Así que, Javier, muy a la mexicana: ¡no nos ayudes compadre! O, bueno, ayúdanos un poco más.

Gabriela Warkentin es Directora del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México; Defensora del Televidente de Canal 22; conductora de radio y TV; articulista.

 

Martes, a 2 de Febrero de 2010

EL ACENTO: Se disfrazan de ONG

 

Durante 2009 se ha ido filmando un documental sobre las autodesignadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En la película se los ve en la jungla, donde se refugian acosados los insurgentes, y aparecen como apacibles guerrilleros que se dedican a sembrar para comer -jamás coca ni marihuana- en la retaguardia de su presunta lucha por la justicia. Parecen formar parte de la más abnegada de las ONG.

El 14 de noviembre pasado, ese documental, de dos horas, se proyectó en una sala de Buenos Aires, y si la justicia y el buen gusto no lo remedian cabe que se exhiba en Estocolmo, donde siempre han abundado los caracteres tan bien intencionados como mal informados sobre algunos de los desmanes que se cometen en el universo. Y en Colombia, cierto que los ha habido bajo la responsabilidad de las Fuerzas Armadas y sus auxiliares paras, pero eso no hace mejores a las FARC, autores de tanta matanza, secuestro y extorsión.

Si la guerra es la continuación de la política por otros medios, la política es también la continuación de la guerra, aunque en este caso mejor habría que decir del terrorismo. Las FARC, sabedoras de que nunca podrán ganar la guerra al Estado colombiano, tratan de sorprender la buena fe de quien quiera ver en ellas una voluntad social y de progreso. Pero lo terrible no es que lo intenten, sino que se les dé cobijo en espacios legítimos, como una sala cinematográfica. Desde los tiempos del presidente Andrés Pastrana y bajo los dos mandatos ya casi cumplidos de su sucesor, Álvaro Uribe, el espacio internacional de la guerrilla ha ido reduciéndose por la eficaz revelación de quiénes son esos bandoleros, pero la mies es mucha y, por lo visto, los operarios siempre pocos.

Confiemos en que si en España se proyecta infundio semejante sea dentro de un serio contexto informativo, y para mejor conocer a sus cínicos perpetradores. Si sería impensable que se organizara una sesión pública de apología de ETA, igualmente hay que atender a que no se insulte a una nación más que amiga. Ni siquiera la mentira, aunque sea soez y declarada, puede prohibirse, pero tampoco es obligatorio jalearla.

 

Lunes, a 25 de Enero de 2010

Según el RAE, fanatismo es “la tenaz preocupación, apasionamiento del fanático”; si consultamos qué es un fanático, nos dice que es el “que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas” o el que está “preocupado o entusiasmado ciegamente por algo”.

Cuando pensamos en fanatismos, nos acordamos de algunos fanatismos concretos pero nos olvidamos de “otros” fanatismos menos visibles pero igual de reales. Hablo de los otros fanatismos ciegos, esos que no se ven a simple vista pero que también son dañinos y taimados. La ignorancia, el analfabetismo, la religiosidad y la misoginia son algunos de los factores que hacen aflorar a la superficie el animal fanático que muchos llevan dentro.

Cuando todo eso se mezcla y se “suelta”, pasa lo que pasa: asesinatos, penas de muerte, atentados, intransigencias, persecuciones, burkas y capirotes…

Cuando además de dar rienda suelta al fanatismo se mezcla con el derecho “divino” a disponer de la vida de la mujer como propiedad exclusiva del macho, ese cóctel explosivo lleva a que la mujer sea dañada irremisiblemente para toda su vida.

En las fotos que veréis a continuación, de extrema dureza, podréis observar los rostros deformados de mujeres atacadas con ácidos sulfúrico o clorhídrico en Afganistán, Bangladesh, Pakistán y algún que otro estado musulmán similar. ¿Su “delito”?: haber rechazado las proposiciones sexuales de un hombre o el arreglo económico de un matrimonio de conveniencia, algo habitual cuando se mezcla religión y represión.

Los atacantes rara vez son enjuiciados y menos aún conducidos a prisión; en muchas ocasiones los atentados son cometidos por sus propias familias.

Alfredo Webmaster

 

 

Irum Saeed de 30 años: por haber rechazado un matrimonio cuando aún era una niña, le quemaron los hombros y la cara.

Shameem Akhter, 18 años: después de ser violada de forma salvaje por tres jóvenes, le destrozaron su cara con ácido.

 

Nayaf Sultana, de 16 años: a la edad de 5 años, su padre le quemó la cara con ácido por que no quería tener niñas.

 

Shehnaz Usman, de 36 años: quemada con ácido por su familia después de negarse a un matrimonio de conveniencia.

 

Shahnaz Bibi, de 35 años: un familiar le arrojó ácido a la cara por que rechazó sus propuestas sexuales.

 

Kanwal Kayum, de 26 años: fue quemada por un joven al que rechazó matrimonio.

 

Fotos de otras mujeres que agredidas con ácidos

 

Miércoles, a 18 de Noviembre de 2009

Ya volvieron a casa y todo terminó bien, pero no todo está bien, ni tan siquiera medianamente bien. Pero al menos, felicitemos y demos la enhorabuena a los marineros y sus familias.

Como ya publiqué el pasado 5 de octubre, hace 44 días, en un escrito que titulé “Contradicciones vasco/populares” (ver enlace), en el secuestro y posterior liberación del atunero “Alakrana”, ¡Ojo, previo pago de un rescate!, hay muchos puntos oscuros, muchos (nuevos) luchadores por las libertades de los secuestrados y algunos culpables escondidos.

Lo primero que todo el mundo debería saber de una vez por todas, es que algunos armadores españoles que faenan en el Índico, igual que lo que hacen armadores de otros países, no son “trigo limpio: más de 800 pesqueros de los que faenan en los caladeros de Etiopía (datos del año 2005), pertenecen a flotas que se dedican a la Pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (INDNR, o IUU en siglas inglesas), esquilmando las costas de ese país.

La pesca capturada por estos barcos no está sujeta a ningún tipo de control internacional, no tienen ningún tipo de licencia de pesca legalmente controlada ni tienen que dar cuenta de sus actividades a un estado soberano, dado que Somalia, como todos sabemos, es lo que se ha dado en llamar un “estado fallido” (inexistente).

Lo segundo que se deberían saber todos, es que el beneficio estimado que se obtiene con este tipo de pesca, en datos del año 2005, es superior a los 450.000.000 de dólares.

Lo tercero que también debería ser conocido, es que la inmensa mayoría de los beneficios obtenidos con este tipo de pesca no generan riqueza en el país esquilmado ilegalmente, en este caso Etiopía, ni tampoco en el país de origen de los armadores, en este caso España: el beneficio se queda en terceros países, la mayoría de las veces en paraísos fiscales, sin pagar impuestos y sin ningún tipo de control.

Lo cuarto a recordar, algo aparentemente lógico, es que nuestros armadores europeos deberían aplicar, a rajatabla, las directrices emanadas del Reglamento CE 1005/2008 de 29 de septiembre del 2008 del Consejo Europeo. ¿Parece algo obvio, verdad? Pues no se respeta nunca... amparándose en que su aplicación será a partir del año 2010 (como si antes la pesca no fuera ilegal, pero sí lo sea sólo a partir del próximo año).

Lo quinto que todos deberíamos recordar, es que si un armador arriesga su barco saltándose las normativas internacionales y arriesgando con sus actos la vida de los marineros, para ir a pescar en aguas que no son suyas ni están protegidas por el Operativo Atalante, el único y exclusivo responsable es él, y solamente él.

Por último, sin ánimo de polemizar, me sorprende desagradablemente el ánimo luchador de algunos alcaldes nacionalistas vascos, que se pusieron a la cabeza de las manifestaciones en pro de la liberación de sus pescadores del “Alakrana”, pero que nunca jamás se les vio encabezar una manifestación en pro de la liberación de los secuestrados o asesinados por ETA.

En mi país existe una frase, muy marinera por cierto, que dice “que cada palo aguante su vela”, y esta vela que nos ha tocado lidiar durante el secuestro del “Alakrana”, algunos (los armadores) no la quisieron aguantar en solitario y nos obligaron a compartirla... mientras ellos “se van de rositas”.

Alfredo Webmaster

Posdata: es muy recomendable que leáis el interesantísimo trabajo publicado por la gallego/asturiana Nieves Lois, titulado "Pesca extranjera en aguas de Somalia" o el de la Red Internacional de Monitoreo, Control y Vigilancia para Actividades Relacionadas a la Pesquería.

Miércoles, a 18 de Noviembre de 2009

El atunero Alakrana, una vez liberado, navega escoltado por una fragata española

Por Manuel Saco para publico.es, 18/11/09

Ayer fue día de celebración por la liberación del los marineros secuestrados en el Alakrana. Un día raro, además, porque todo político de la oposición que salía en antena brindaba por el éxito de la liberación pero anunciaba, acto seguido, que a partir de hoy el gobierno se iba a enterar. CiU, PNV, IU y sobre todo, PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, el experto en solucionar problemas de barcos en alta mar, como bien sabéis.

Gaspar Llamazares ha sido el más sensato. Además de solicitar que el gobierno ofrezca cumplidas explicaciones lo más pronto posible, se hacía las siguientes cábalas: el gobierno ha hecho su trabajo (mejor o peor); las familias con su presión, el suyo; la prensa, el que tiene asignado; la Marina, los jueces, la diplomacia… todos dedicaron cientos de horas para solucionar la crisis. ¿Y los armadores? ¿Es que nadie va a pedir cuentas a los armadores, esos que “tienen que perseguir a los atunes allí donde se encuentren”, aunque estén fuera de la zona de seguridad marcada por la Operación Atalanta?

El grueso de la crítica de los últimos días a cómo se han llevado las gestiones ha sido la conveniencia o no de detener y traer a España a los dos piratas que trataban de huir y que, al parecer, según los indicios que tiene en sus manos el juez, no eran más que una especie de “veedores”, los encargados de marcar las presas y de anotar sus características, pero que no formaban parte del grupo de asalto. Es decir, unos subcontratados.

Era un conflicto político y legal, donde se ponía en juego el Estado de Derecho. Pero ahora se va aclarando el asunto. Los secuestradores comprueban que los dos compañeros “secuestrados” por la Audiencia Nacional son una moneda de cambio espléndida. Hay que explotar la vena solidaria de esa gente pija del primer mundo. Sólo hay que apretar un poco las tuercas para que la oposición y, sobre todo, los familiares crean que la liberación de los compañeros somalíes es una condición sine qua non para liberar a nuestros compatriotas, sabiendo, como sabían, que un país como el nuestro no podía plegarse a sus exigencias. De lo contrario, con ese precedente, desde ETA a cualquier asaltante armado en una entidad bancaria, puede exigir pistola en mano que le vacíen inmediatamente el penal del Dueso, por poner un ejemplo, a cambio de no ir matando uno a uno a sus rehenes.

Entre todos hicimos un estupendo trabajo al clan de Somalia y a sus abogados londinenses: el precio del rescate subió como la espuma. ¿Y, al final, cual era la importancia de los dos piratas somalíes apresados en España, de cuya liberación dependía la vida de nuestros marineros? Pues una mierda. Exactamente una mierda. Son tan sólo un par de “mataos”, de los miles que se enrolan en sus filas por un salario de miseria, y que se pueden sacrificar sin que la empresa de secuestros sufra la menor merma de personal. Como ellos hay miles en las playas somalíes mendigando un contrato parecido.

Tanto fue el ruido mediático y la presión de las familias y de la oposición, que el gobierno no tuvo más remedio que reunirse con ellos y poner las cartas boca arriba: este es el juego, no existe ninguna compasión por sus compañeros, es un negocio puro y duro, más bien duro. Cuanto más comprueben el efecto benéfico de sus amenazas, más caro nos sale a todos nosotros el rescate.

Fue como un bálsamo. Una reacción extraña, por lo repentina, después de tantos días de reproches. Todos, de pronto, callaron como si se les hubiese aparecido la Virgen, o como si Zapatero se hubiese descolgado con unas dotes de persuasión hasta ahora desconocidas. Y en menos de una semana de silencio por nuestra parte, negociadores y secuestradores alcanzaban el precio justo, como en un mercado persa. Ya nos podíamos quedar con esos pobres imbéciles que habíamos apresado en su huída del barco.

Al gobierno tendremos que pedirle muchas explicaciones. Pero la prueba de que entre todos hemos hecho el primo la tiene el juez Pedraz, guardada en dos celdas de la cárcel.

 

Lunes, a 25 de Mayo de 2009

El ejército colombiano muestra a los medios de comunicación el armamento y los cuerpos de guerrilleros de las FARC muertos tras un enfrentamiento en la localidad de La Plata

 

Las armas ilegales desangran Latinoamérica: más de 140.000 personas mueren tiroteadas cada año en la región - Los “narcos” han reemplazado a las guerrillas en el negocio - Nicaragua es un gran punto de entrada.

Por Fernando Gualdoni / Javier Lafuente para elpais.com (Madrid), 25/05/2009

Los recientes juicios contra dos de los más conocidos traficantes de armas, el ruso Víktor Bout -alias El Mercader de la Muerte- en Tailandia (pendiente de extradición a EE UU para agosto) y el sirio Monser al Kassar (condenado en febrero a 30 años de prisión en Nueva York), han revelado lo sencillo que es meter armas ilegalmente en América Latina, el papel crucial que desempeña Centroamérica, en especial Nicaragua, en este negocio, y la amenaza que supone que un país como Venezuela fabrique sus propios fusiles y municiones.

Para detener a Bout y Al Kassar, la agencia antidroga estadounidense alegó que ambos intentaron vender lanzamisiles portátiles tierra-aire rusos SAM a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La ruta prevista para ambas operaciones era similar: las armas partían desde Rumania o Bulgaria y entraban por Nicaragua. Desde el país centroamericano se iban a arrojar con paracaídas sobre territorio colombiano.

"No hay pruebas de que el Gobierno de Ortega sea cómplice del tráfico, pero sin duda el país tiene enormes lagunas legales que facilitan el tráfico ilegal", dice Roberto Orozco, experto nicaragüense del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas. "Es verdad que no se puede afirmar que Managua esté directamente involucrada, pero hay que recordar que Ortega ha dado cobijo a narcoterroristas de las FARC", replica el colombiano Alfredo Rangel, director de la Fundación Seguridad y Democracia en Bogotá.

Los puertos nicaragüenses están entre los mayores coladeros de armas en la región, según fuentes de Defensa de EE UU. "En especial el puerto de Corinto", apunta Orozco. "Es el único de aguas profundas y está controlado por el Ejército y la policía, que hace la vista gorda. No hay estadísticas fiables sobre la cantidad de barcos que atracan allí, pero no hay que pensar en veinte o treinta, con dos o tres bien cargados es suficiente para abastecer al mercado de miles de armas", añade.

Hay más de 80 millones de armas ilegales en América Latina, según el Centro para la Información de Defensa (CID) de Washington. Cualquier criminal, hasta el más imbécil, tiene acceso a una pistola y hasta a un fusil. Ni hablar de las narcoguerrillas y el crimen organizado, éstos se hacen con un lanzacohetes como cualquier español con una barra de pan.

Los datos son brutales. La tasa de homicidios -140.000 al año, según el Banco Mundial- es más del doble del promedio mundial. Varios países tienen un índice de crímenes por cada 100.000 habitantes más que alarmante: Brasil, 28; Colombia, 65; El Salvador, 45; Guatemala, 50; Venezuela, 35. La violencia también golpea a la economía latinoamericana. El coste de esta lacra se estima en un 14,2% del PIB regional, según el informe Crimen y Violencia en el Desarrollo del Banco Mundial.

Además, el tráfico ilícito de armas está cada vez más estrechamente ligado al narcotráfico. En Perú, hace unos meses, saltaron todas las alarmas cuando el Ejército comprobó que los resquicios de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, hoy dedicada a la producción y venta de cocaína, tenían en su poder lanzacohetes RPG-7, ametralladoras pesadas y fusiles Kaláshnikov, todos de origen ruso. El rearme senderista ya ha costado la vida a medio centenar de soldados peruanos en 12 meses.

A finales de abril, los senderistas intentaron derribar el helicóptero en el que viajaba el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, el general Francisco Contreras. El coronel Jorge de Lama iba en el aparato. "Nos dispararon dos granadas de RPG, pero por suerte cayeron lejos. No creo que supieran que iba el general Contreras, simplemente apuntaron a un helicóptero militar que estaba en su zona", relata De Lama, refiriéndose al valle de los ríos Apurimac y Ene, la inaccesible zona de Ayacucho donde Sendero ha estado desde que se creó en los ochenta. El Ejército peruano se resiste a revelar las rutas de abastecimiento de armas de los senderistas, pero no se atreve a negar que el puerto amazónico de Iquitos es un agujero negro para la seguridad del país. A esta ciudad estaban destinados los 50.000 Kaláshnikov que Vladimiro Montesinos, el siniestro ex jefe de los servicios secretos peruanos durante el Gobierno de Fujimori, compró en Jordania. Sin embargo, 10.000 de esas armas acabaron en manos de las FARC. El resto nunca se entregó porque Ammán detuvo la operación.

Iquitos y la frontera entre los países andinos y Brasil, el golfo de Urabá, que une Colombia y Panamá, el triple límite entre Paraguay, Brasil y Argentina -zona donde Hezbolá tiene una fuerte influencia-, son algunos de los principales puntos de contrabando en la región. Sin embargo, Centroamérica y, en especial Guatemala y Nicaragua, han adquirido en los últimos años especial relevancia como puerta de entrada de los cargamentos.

Rangel recuerda que así como Nicaragua ya es clave en el comercio ilegal, Venezuela desempeña un papel relevante. Como buena parte de las armas que acaban en el mercado negro proceden de la policía y el Ejército -robadas o vendidas por los propios agentes o militares-, hay serios temores de que parte de los 100.000 Kaláshnikov que Caracas compró a Rusia acaben en manos de los narcos. Sin embargo, el mayor peligro, apunta Rangel, lo constituirá la fábrica venezolana, bajo licencia, de armas y municiones rusas.

Mientras que las armas abundan en la zona, las municiones escasean. El calibre 7,62 mm, que usan los fusiles rusos AK-103 adquiridos por Venezuela, es el más deseado por la región y en especial por las FARC, que aún poseen al menos 5.000 armas que necesitan esta munición. Hoy se consigue en Perú y Bolivia, pero en poca cantidad. La fabricación de este calibre en Venezuela ofrecerá a las narcoguerrillas una fuente ilimitada de municiones dentro del continente.

Aparte de los canales de tráfico de armas que se remontan a la época de auge de las guerrillas, en los setenta y ochenta, se han afianzado en la región aquellos controlados por el crimen organizado. Los intercambios de droga por armas que los carteles de la droga colombianos inauguraron a mediados de los noventa con la mafia rusa han proliferado. Así como la cocaína sale de Colombia, Perú y Bolivia hacia Europa a través de Venezuela, Ecuador y Brasil, las armas recorren el mismo camino en sentido contrario.

Adelaida Vásquez y Carolina Gabea son testigos casi a diario de este tráfico. Ambas son fiscales de Ciudad del Este, la urbe paraguaya pegada a Brasil y Argentina y uno de los mayores focos de contrabando de armas de Suramérica y paso del tráfico desde Brasil hacia Perú y Colombia. Tienen una queja común: pocos recursos y el enemigo en casa. "La policía nacional no sólo no nos ayuda, nos boicotea. Tenemos un grupo de agentes especiales, pero son pocos ante tanto delito", explica Vázquez, que sobre drogas y armas lo ha visto todo. "Una vez confiscamos una ametralladora antiaérea a unos narcos... no me lo podía creer", añade. Vázquez es de Ciudad del Este, pero Gabea lleva en la ciudad cuatro años, es de Asunción. "Es peligroso ser legal y trabajar acá, pero ¿sabe qué?, si uno se mantiene limpio el narco no suele meterse con uno. Es parte del juego", dice Gabea.

 

El gran traficante

- Víktor Bout, en ruso Виктор Бут, nació en 1967 en Dushambé, capital de Tayikistán, entonces parte de la Unión Soviética. También se ha dicho que era de origen turkmeno o ucranio.

- Fuerza aérea soviética: Bout ha declarado que se graduó como oficial de la Fuerza Aérea soviética y que también estudió en el Instituto Militar de Lenguas Extranjeras de Moscú, cuna del espionaje soviético.

- Caída de la URSS: Bout se aprovechó del caos y empezó a suministrar armas. Comenzó proveyendo a la Alianza del Norte afgana, siguió con los dictadores africanos y añadió luego a narcos en América Latina.

 

 

 

Lunes, a 25 de Mayo de 2009

El auge de las pandillas y la necesidad de autodefensa han disparado el contrabando en la última década

J. L. / F. G. para elpais.com (Madrid), 25/05/2009

Que la importación de armas en América Latina haya crecido un 16% en 12 años no se debe sólo a la carrera armamentista de la que, por otra parte, todos los Gobiernos reniegan. Hay miles de personas que se blindan diariamente. Para defender su vida, la de sus familiares, sus propiedades. Pero también para delinquir. El Latinobarómetro del año pasado refleja la inseguridad que padecen los habitantes de la región, para quienes la delincuencia es el principal problema de sus países, por encima del paro.

La violencia es una pandemia que recorre de norte a sur la región desde hace décadas. Si en México el narcotráfico es el caldo de cultivo de la inseguridad ciudadana, en Centroamérica los crímenes de las maras provoca cantidad ingente de muertos. La probabilidad de que un joven de entre 15 y 24 años pueda ser asesinado en El Salvador o en Guatemala es 30 veces superior a la de un europeo, de acuerdo a un estudio de la Red de Información Tecnológica Latinoamericana. En el caso de los primeros, la tasa de crímenes juveniles es de 92,2 por cada 100.000 habitantes.

Según se desciende por el mapa, la violencia sigue inquebrantable en muchos países, aunque ya no tan asociada a las pandillas. En Venezuela se calcula que los homicidios entre 2007 y 2008 aumentaron un 11%, y que se han triplicado desde hace 10 años.

Colombia, asolada por el narcotráfico, y Brasil, son los otros dos lugares más violentos de la región, y al mismo tiempo donde se han registrado las primeras experiencias positivas de desarme de la sociedad. La gestión del Estado de São Paulo es un ejemplo. Gracias a la mejora de los transportes públicos, de la implantación de programas sociales y facilitar el trabajo en zonas donde la violencia era permanente, entre 1999 y 2004 se redujo la tasa de homicidios un 41%. En Río de Janeiro, la ONG Viva Río ha implantado programas de entrega de armas a cambio de algún beneficio para su portador. Un trabajo similar al que llevó a cabo la alcaldía de Bogotá hace ya una década al desarrollar en Navidad el Proyecto Regalos por Armas, que logró un descenso de los homicidios de casi un 30%.

Combatir el crimen y la violencia no es sencillo. Hay un componente histórico enclaustrado en la sociedad que ya ha impregnado a varias generaciones. “Dictaduras, guerras civiles, grupos armados… La violencia en la política de las últimas décadas ha quedado como un legado que influye en las relaciones sociales”, explica Laura Tudesco, investigadora de la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (Fride).

La relación entre el crimen urbano y las extremas condiciones en las que viven 230 millones de personas que son calificadas como pobres o indigentes en la región explica también la demanda de armas por la sociedad. “Lo que antes podría considerarse cultura de la pobreza está cada vez más relacionada con la violencia, la marginalidad y la hostilidad”, añade.

Más sangrante es la actitud de los Gobiernos ante este panorama. El control que se ejerce sobre el tráfico es prácticamente nulo. “Las industrias tienen relaciones muy fuertes con los Gobiernos. Muchas veces son los propios Gobiernos. El Estado debe brindar más seguridad, tratar de delimitar la proliferación de armas”, opina Diego Fleitas, de la Asociación de Políticas Públicas argentina, autor de un reciente informe sobre tráfico de armas en la región.

 

Sábado, a 13 de Diciembre de 2008

Los gudaris vascos tienen un pasado “glorioso” de batallas perdidas y rendiciones, y un presente aún más “glorioso” de valentía y arrojo sin parangón.

Si ya en el año 1937 los “gloriososgudaris fueron famosos por su rendición incondicional ante los Corpo Truppe Volontarie CTV (fuerzas armadas italianas, famosas por sus bellos y vistosos trajes, y por su enorme capacidad para salir corriendo como galgos en cuanto se oían los primeros tiros), contraviniendo las órdenes de los mandos militares de la República Española, los nuevos gudaris vascos son todos un “dechado de valentía y heroísmo”.

Los nuevos gudaris además de ser famosos por sus asesinatos a base de tiros por la espalda a personas desarmadas o por la colocación de bombas en los coches de personas desprotegidas, también lo son por su enorme incontinencia urinaria en cuanto son detenidos.

Copio literalmente la información publicada por el periódico Público: “Iriondo se encontraba con las manos en los bolsillos de sus pantalones vaqueros cuando se dio cuenta de la presencia de los policías. Intentó sacar la pistola, pero al tener las manos en los bolsillos su movimiento se retrasó y sólo llegó a poner una de las manos sobre el arma. No llegó a sacarlo porque un agente de la BRI le estaba apuntando con su pistola a la cabeza y le disuadió. Al proceder a cachearle y a ponerle las esposas, los agentes comprobaron que Iriondo se había orinado”.

Analizado lo sucedido y dado que no es la primera vez que en un arresto los valientes gudaris se mean por los pantalones, me siento muy preocupado por la mala imagen que están dando por su incapacidad para retener líquidos.

Se me ocurren tres alternativas para solventar el problema, alternativas que ofrezco desinteresadamente a los luchadores por la libertad de su pueblo a base de tiros en la nuca y bombas traicioneras. Por ejemplo, podrían:

-Solicitar a la marca de pañales Dodot que saque un modelo especial llamado “Dodotis Gudari”, en calidad extra gruesa y cuádruple capa de celulosa, que retenga la orina con total seguridad.

- Solicitar al fabricante de plásticos JCM la elaboración de una cinta elástica especial, reforzada y higiénicamente limpia, para sujetar firmemente el meato urinario del gudari y evitar las pérdidas incontroladas de orina.

- Prohibir a los valientes gudaris que durante sus actividades delictivas consuman líquidos, para disminuir la cantidad de orina emitida.

Ni que decir tiene que la mejor de todas las alternativas sería que dejaran de matar pero como son unos descerebrados, quizá no me hagan caso.

Alfredo Webmaster

Suscribirse a Terrorismo y ETA