Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Domingo, a 2 de Diciembre de 2012

Fui militante de la Juventudes Socialistas en los 70 y principios de los 80; fui colaborador de Paco Vázquez en sus mítines; fui interventor del PSOE en las primeras elecciones democráticas y conseguí, gracias a mis argumentos sobre la ilegalidad que presentaban algunas papeletas del Alianza Popular (de la derecha, la semilla del actual Partido Popular), que en la mesa electoral en la que yo estaba ganara la izquierda.

En el 82 dejé la militancia activa y abandoné el partido. No sé si hice bien o hice mal, pero me pareció que los principios humanistas, marxistas y morales no iban a mejorar con el paso de los años ni con los cambios que se avecinaban.

Después de 30 años de aquellos primeros destellos de democracia y libertad, he decidido que me voy a volver a afiliar al PSOE.

Me voy a afiliar porque sé que podemos cambiar España; me voy a afiliar porque sé que si las bases del partido no luchan, los responsables no lo harán; me voy a afiliar porque sé que la corrupción y el nepotismo sólo se evitan si entre todos eliminamos las malas hierbas y arrancamos de cuajo del PSOE a los fulanos/tipejos que parasitan la vida política de mi país.

Y sobre todo, me voy a afiliar porque sé que si no nos involucramos todos los que tenemos conciencia social, esto irá a peor... y al final existirá una España de dos velocidades: una España en la que vivan algunos ricos y malvivan el resto de sus habitantes.

Alfredo Webmaster

Lunes, a 23 de Mayo de 2011

En un día como el de hoy, de debacle de la izquierda política y victoria sin paliativos de un partido reaccionario, no me queda más remedio que tirar de la sátira e ironía de Javier Krahe, y su “¡Ay, democracia!”, para darle un puntito de alegría a la hecatombe.

Puedo entender que con el voto se quiera castigar al partido de un gobierno que fue incapaz de tomar decisiones a tiempo (no haber suprimido la Ley de Liberalización del Suelo, ya en el año 2004), que no supo atajar la crisis con medidas realmente efectivas (y novedosas: ver caso islandés), que incumplió algunas de sus promesas electorales o que realizó reformas fiscales y sociales que sólo han beneficiado a los más ricos, pero soy incapaz de entender que, para castigar al PSOE, se pueda votar al partido político (PP) que fue el culpable de haber aprobado la ley más perjudicial, dañina, injusta y miserable de la historia de España (la Ley del Suelo de 1998) y que tiene como programa político el mismo ultraliberalismo de desregulación de la economía y privatización de lo público que generó la catástrofe financiera en la que aún está metido medio Mundo. No lo puedo entender.

No puedo entender que el partido político del caso Gürtel, el partido de los trajes y los pelotazos urbanísticos, sea el partido al que han votado la mayoría de los españoles. No lo puedo entender.

Me cuesta mucho trabajo aceptar que vivo en el mismo país en el que viven ciudadanos y ciudadanas que votan a personajes de la calaña de un Álvarez Cascos, un Camps, un Mata o alguno de los palanganeros de Esperanza Aguirre. No lo puedo entender.

Me parece inconcebible que un trabajador de la construcción, un marinero, un electricista, un parado o una viuda puedan dar su voto a un partido de derechas, a un partido ultraliberal. No lo puedo entender.

Me resulta inaudito que un trabajador, un asalariado, un pequeño empresario o un autónomo voten al mismo partido político y el mismo ideario político ultraliberal que votan los Botín, los Abelló, los Cortina o las Koplowitz.

Es el mundo al revés: el asalariado apoyando (y votando) al partido político de su patrón.

Aún estando como estoy impactado por los resultados de las elecciones de ayer, mantengo un atisbo de esperanza:

- Donde yo vivo, el BNG seguirá en la dirección de los dos ayuntamientos (Pontevedra y Poio); además, incrementando el número de votos y concejales. Por tanto, el BNG seguirá aplicando una política municipal extremadamente beneficiosa para los ciudadanos de a pie.

- Estoy seguro que en los próximos cuatro años seguiremos viendo políticas municipales brillantes en el eje formado por Pontevedra-Poio-Vilaboa-Vigo, un referente de urbanismo humanizado y para todos.

- Habiéndose celebrado las elecciones de ayer en el peor momento de caída del PSOE, que le llevó a perder más de 1.800.000 votos, el PP sólo le ‘robó’ 200.000.

Como sabiamente un refrán gallego, “Nunca choveu que non escampara”.

Alfredo Webmaster

 

Javier Krahe - “¡Ay, democracia!”

 

Jueves, a 30 de Diciembre de 2010

El “líder de la oposición”, a la sazón Mariano Rajoy Brey, se despachó anteayer con una declaración altamente ofensiva para algunos ministros del gobierno de mi país.

El susodicho Mariano, el grandioso y legendario “líder de la oposición”, un señor de pinta aburrida y lengua espesa, excesivamente grande (y gorda) para el tamaño de su boca, es famoso por su larga trayectoria de eterno candidato a la presidencia del gobierno de España: lleva dos elecciones generales perdidas, las del 2004 y 2008.

Ahora, gracias a las desgracias, se siente victorioso, y ve próxima la victoria en las urnas, una victoria que le podría llevar a presidir nuestro país.

Pero, ¡ojo!, Mariano no podrá ganar por sus éxitos como estadista o por que sus propuestas son las mejores para desarrollar nuestro país. ¡No, qué va!: sólo podrá ganar las elecciones por que quién las va a perder es José Luis Rodríguez Zapatero. O sea, que el Partido Popular (la derecha y extrema derecha española) sólo podrá ganar porque culpa del propio PSOE. Punto.

Ahora, viéndose victorioso, es cuando se anima a soltar de paseo su lengua de trapo y a dejar fluir por esa boca de pitiminí la chulesca verborrea fascista y faltona de la derecha española de siempre. Y dice lo que dice.

Y entre lo que dice, dijo, refiriéndose a varios ministros españoles: que le trae "sin cuidado si el candidato será Zapatero, Pepiño, Rubalcaba o la Chacón", porque los populares (Partido Popular) están preparados para gobernar.

Referirse al Ministro de Fomento, José Blanco, como Pepiño, diminutivo cariñoso que se utiliza en Galicia para los Pepe's, es, además de una irrespetuosa forma de citar a un representante del pueblo español, una falta absoluta de consideración hacia un adversario político.

Referirse a la Ministra de Defensa, Carmen Chacón, como “la” Chacón, es, además de una demostración del más rancio machismo carpetovetónico, una falta de consideración hacia una representante del pueblo español.

Esa forma tan de taberna que tiene Mariano Rajoy para referirse a los ministros de mi país, me obliga a que tenga que actuar de igual forma que él y que utilice, para citarle a él, una frasecilla que no es mía, pero que está  pensada con mala leche y retorcido doble sentido… y que cada uno la interprete cómo quiera.

A partir de hoy, hasta nueva orden, o hasta que el susodicho personaje de la extrema derecha española se retire de la política, le citaré exactamente igual cómo lo cita Federico Jimenez Losantos.

¿Y quién es (era) Federico? Pues era el locutor de más renombre, de más enjundia y mayor prestigio de la COPE, la cadena de emisoras de la Conferencia Episcopal Española, el organismo oficial de iglesia católica, apostólica y romana. Y Federico Jimenez Losantos, la lengua más viperina y falaz de los católicos españoles, suele llamar a Mariano Rajoy el “maricomplejines”.

Obviamente, no seré yo el que haga juegos malabares con el posible significado de ese palabro, pero dejando volar la imaginación y dando pié al posible doble (o triple) sentido que podría tener ese apodo, a Mariano Rajoy le debería entrar prisas por salir del armario y aclarar de una vez por todas los posibles significados de tamaña palabreja. O, sino, seguir dentro del armario pero más educadito.

Lo dicho: a partir de hoy, haciendo uso de los mismos derechos que el citado Mariano utilizó para vilipendiar a dos ministros de mi gobierno, yo haré lo mismo con él y pasaré a llamarle “Mariano, el maricomplejines”.

El que avisa no es traidor.

Alfredo Webmaster



El tal Mariano, o Marianiño”, por Manuel Saco, 30/12/2010

Mariano Rajoy, El Mariano, o Marianiño, está que se sale. Ha bebido en las barras de las tabernas mediáticas tantas copas de encuestas favorables que ahora conduce por el foro político como un beodo, sin freno, sin respetar las normas, insultando por las ventanillas a todo el que no se aparta de su camino, tomando todas las curvas a la derecha, incluso las de la izquierda, derrapando como un chulo de barrio.

El Mariano, o Marianiño, se ha tomado al pie de la letra que él es el conductor que nos ha de llevar a una época de progreso. Es como esos taxistas que ya te dan miedo no más arrancar, mientras va dejando un rastro sonoro de ruedas que derrapan.

El que pasa por ser el político más perezoso, el más maleducado, el mejor dotado para el insulto, el coleccionista de elecciones perdidas, el que fue nombrado a dedo sucesor de aquel hombrecillo insufrible que a su vez había sido elegido a dedo, el que ha demostrado, con el ejemplo del Prestige, cómo el pánico y el miedo escénico le pueden empujar a tomar la peor solución en el peor momento, este empecinado perdedor, digo, se cree elegido por los dioses como solución a la crisis económica mundial.

Zapatero, Pepiño, Rubalcaba o La Chacón” le “traen sin cuidado”. Pudo haber dicho que Pepiño y La Chacón se la sudan o que se la traen floja, pero si algo ha aprendido Marianiño, o El Mariano, es que las groserías hay que administrarlas.

Imagino, a tenor de su tasa de entusiasmo en sangre, el comienzo del discurso del caudillo el día de la victoria de 2012: “Queridos pardillos que me habéis votado, en el día de hoy, cautivo y desarmado el PSOE, el PP ha alcanzado sus últimos objetivos. La crisis ha terminado”.

 

Domingo, a 21 de Noviembre de 2010

Debemos recordar las desagradables consecuencias de no actuar a tiempo; ante las situaciones difíciles hay que actuar muy, muy rápidamente.” (Timothy Geithner, es el Secretario del Tesoro de Estados Unidos)

Por Isaac Rosa para publico.es, 21/11/2010

Ya que se habla tanto de rescates, les propongo un ejercicio de agudeza visual, un pasatiempo para el domingo: en la siguiente lista de bancos, empresas, sectores económicos y países rescatados en los últimos dos años, se han colado dos intrusos, dos gazapos, dos que no han merecido un generoso plan de rescate pese a su situación dramática. Ahí va la lista, en orden alfabético, a ver si los encuentran:

AIG, autopistas españolas de peaje, Bank of America, BNP Paribas, Bradford & Bingley, cajas de ahorros españolas, Capital One, Chrysler, Citigroup, ciudadanos hipotecados en riesgo de embargo, Commerzbank, Dubai World, Fannie Mae, Freddie Mac, Fortis, General Motors, Goldman Sachs, Grecia, Haití, HBOS, Hypo Real Estate, industria automovilística yanqui y alemana, Irlanda y todos sus bancos, Islandia y todos sus bancos, JPMorgan Chase, Letonia, Lloyds TSB, Merril Lynch, Morgan Stanley, Northern Rock, Royal Bank of Scotland, UBS, US Bancorp, Wells Fargo, WestLB…

Uf, esperen que tome aire… No es ni mucho menos una lista exhaustiva, sólo están los principales, pues faltan centenares de pequeños bancos en Estados Unidos y Europa, así como aseguradoras, empresas de inversión, agencias hipotecarias, inmobiliarias y otros sectores que han recibido ayudas estatales, han sido parcial o totalmente nacionalizados, han protagonizado planes de estímulo o recibido beneficios y ventajas para pasar el mal momento, reestructurarse, limpiar activos tóxicos, o conseguir financiación fácil y barata.

Ni se sabe lo que nos hemos gastado en lo que va de crisis. Hay estimaciones que calculan que en todo el mundo se han fundido más de 3,5 billones de dólares en planes de rescate, y otros 9 billones en planes de estímulo, sumando más de una quinta parte del PIB mundial.

Es decir, que por dinero no será, que cuando hace falta se saca de donde sea. Y bien, ¿han descubierto ya los dos gazapos, cuáles son los dos casos críticos que no han merecido un buen plan de rescate (y no valen unas ayuditas ni promesas, sino un plan de rescate como tal) que los saque del agujero? Vale, llámenme demagogo si quieren.


Nota aclaratoria de Alfredo: si aún no habéis adivinado el acertijo que propuso Isaac Rosa de cuál es el único país del mundo occidental en el que no se ha puesto ni un solo euro, ni un solo céntimo de euro en ayudas públicas (pagadas por todos), ni se han nacionalizado bancos, empresas o compañías de seguros, es… es... es... ¡¡España!!

Para que ahora nos venga el cenizo e impresentable de Mariano Rajoy a hablarnos de las “maravillas de las economías y políticas liberales” de Yanquilandia, Reino Unido o Irlanda... ja    ja    ja   y  más ja.

 

Jueves, a 16 de Septiembre de 2010

Por José María Izquierdo para elpais.com, 15/09/2010

Un joven ejecutivo de una firma de grandes almacenes ha conseguido unos magníficos resultados en la sucursal de su empresa, pongamos un ejemplo cualquiera, en Parla, Madrid. El gran jefe de la firma llama a su ejecutivo y le dice: "Veamos: como has obtenido esos buenos resultados, te voy a nombrar director de la gran sucursal del mejor barrio de Madrid. Tenemos una competidora muy, muy fuerte en aquella zona y tenemos que superarla". Pasa que a los tres años las ventas no solo no han mejorado, sino que la competidora ha engordado en ventas y beneficios, y cada día aparece más rolliza y lustrosa, y la diferencia con la tienda que rige el otrora titán de Parla es aún mayor.

El mismo gran jefe, ahora, por cierto, agobiado por otras cuestiones mucho más importantes, vuelve a llamar al ejecutivo. "Ya sé que te has esforzado mucho y que tienes el apoyo de tu equipo directivo y el cariño de tus empleados, pero necesitamos mejoras reales. Te propongo que sigas dirigiendo la tienda, pero vamos a poner a una persona para que atraiga clientes, que a ti se te han resistido, porque a la empresa que te paga le urge acabar con esta situación tan perjudicial para el conjunto de la firma". Y el joven ejecutivo responde: "No, a mí no me mueve nadie de aquí. Ganar no ganaré, como se ve, pero tengo contentísimos a los jefes de planta".

Si en algún momento se diera este hipotético ejemplo en la dura realidad, ¿valorarían ustedes favorablemente la valentía y la guapeza del joven? ¿O pensarían, más bien, que es un tozudo empleado, algo confundido respecto a su papel en esa empresa e incluso de los fines de esa corporación?

Escribía en estas páginas el siempre ecuánime Gregorio Peces-Barba, el día 8 de este mismo mes -Aznar, profeta de catástrofes-, que "Tomás Gómez es un buen socialista que conoce bien nuestro talante y nuestras tradiciones". Nadie lo duda, pero no parece gran mérito ni un especial señalamiento, por cuanto algo similar se le supone al común de los militantes y, desde luego, es de esperar que tal definición también cobije a Trinidad Jiménez. Pero decía otra cosa el admirado profesor: "Es un exceso y un desvarío acusar a Tomás Gómez de ser el candidato de la derecha". Bueno, diremos entonces que es el candidato al que jalean, piropean e incluso vitorean los medios de comunicación de la derecha o de la extrema derecha, fineza en ocasiones difícil de distinguir, con el ánimo infantil de pegar las patadas a Zapatero en cierta área de la anatomía de la ministra de Sanidad.

Seguramente muchos de los veteranos dirigentes socialistas o comentaristas de izquierdas que ahora han descubierto en Gómez poco menos que a una luminaria teórica del socialismo del siglo XXI, no podrían creer hasta dónde coinciden con la prensa más reaccionaria, para quien el secretario del PSM es poco menos que un héroe de nuestra época, un David contra el Goliat obsceno en su omnipotencia.

Hay una izquierda, siempre la ha habido, que parece necesitar el aplauso y el halago de la prensa de la derecha. Se muestran felices como rollizos bebés cuando esos articulistas les ríen las gracias y les señalan así: "Sois los mejores, vosotros sí sois rojos de verdad y no esos otros, qué grande vuestra coherencia, qué sana vuestra rebeldía, qué bien suena La Internacional cuando la cantáis vosotros". Deslumbrados por tanto apretón de manos y tanta lisonja, no entienden cuál es el juego de los truhanes. Pasa en Madrid y pasa en Valencia: Antoni Asunción no ha dudado en fichar como contertulio para participar en la radio más exaltada con el más exaltado de los locutores, a cambio de un piropo a su "integridad" o cualidad similar.

De vuelta a Madrid, ¿alguien duda de que esos comentaristas, esos tertulianos de las furibundas tedetés, van a dar hasta el último aliento de sus vidas para que Esperanza Aguirre repita victoria? ¿Acaso no ven que quienes despreciaron hasta ayer mismo a Gómez, ahora están haciendo todo lo posible para que gane, precisamente, para al día siguiente del improbable triunfo ante Jiménez, poder despedazarle en la plaza pública? ¿Dónde va esta criatura, dirán y escribirán, frente a la lideresa mundial del requiebro y el chotis, faro intelectual de nuestros días y dadivosa ejecutora de licencias y subvenciones?

¿Exageración? Vean lo que escribía el domingo, paladinamente, el más conspicuo de los representantes de esa prensa reaccionaria y desvergonzada a la que tanto le gusta dar lecciones de ética y moralidad: "Al final, este Tomás El Forzudo, que parece encantado de haberse conocido porque le invitan a programas de telebasura, seguirá siendo el mismo Gómez atolondrado y metepatas que fue capaz de boicotear un homenaje a las víctimas del terrorismo porque el Parlamento regional había dado carpetazo al falso affaire de la gestapillo esperancista. Pero, oye, que le quiten lo bailado en esta fase en la que quienes más simpatizamos con muchos de los valores de Aguirre, siempre cederemos a la tentación de darle hilo a una cometa divertida que todos sabemos que no llegará a ninguna parte".

¿Merecería la pena que él mismo, y su equipo de asesores, veteranos y primerizos, reflexionaran un poquito, solo un poquito, sobre este párrafo?

¿Y qué méritos tiene entonces Trinidad Jiménez?, podrían preguntar ustedes. Ni soy su jefe de campaña ni pretendo opositar a ser su hagiógrafo de cabecera. Esos méritos parece que tienen que ver con los resultados de las encuestas, de todas las encuestas, pero también de la opinión de mis familiares, vecinos de la escalera y contertulios del café, que demuestran que Trinidad Jiménez está en clarísima mejor posición que Tomás Gómez para intentar asaltar la presidencia de Madrid, actualmente en las muy seguras manos de Esperanza Aguirre.

Porque de eso, precisamente de eso, es de lo que estamos hablando. Y si les ha parecido en exceso frívola la comparación del comienzo con las ventas de los grandes almacenes, otro día, si quieren, comparamos la ingente y sólida obra teórica de renovación del socialismo que acreditan ambos candidatos, tan reconocida entre los exégetas de las ciencias sociales.

 

Domingo, a 12 de Septiembre de 2010

Artículo escrito por un maestro del periodismo español: don Enrique Meneses, 20/08/2010

Los adoradores de la actividad privada, parten del principio de que lo que se hace con afán de lucro, está eficazmente  dirigido y no produce despilfarro. En el polo opuesto, esos partidarios del liberalismo más desaforado, sitúan lo público junto al cubo de la basura. Cualquiera de los hospitales que construye Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, es privado, es decir, la empresa sueca Capio los administra y da cobertura a 500.000 ciudadanos percibiendo 200 millones de euros  anuales de fondos públicos. Evidentemente estos escandinavos no trabajan por caridad cristiana sino para ganar dinero.

En Estados Unidos, los estudios universitarios se costean casi siempre con onerosos préstamos bancarios que los jóvenes profesionales, por ejemplo de medicina o derecho, tardan muchos años en devolver a las entidades financieras que gustosamente se los concedieron. Es más, son estas quienes persiguen a los candidatos desde la Secundaria. Muchos abogados llevan fuertes comisiones sobre las indemnizaciones que obtienen para sus clientes en los tribunales. Las victimas más propiciatorias son los médicos acusados siempre de mala práctica. Esto empuja a los galenos a contratar costosos seguros para contrarrestar las importantes indemnizaciones. Resultado: medicina y abogacía son carísimas en EE.UU. y caen fuera de las posibilidades económicas del ciudadano de clase baja o media.

En muchos países del mundo, se compran y venden órganos para trasplantes. En España se prohíbe este comercio … y, sin embargo, nuestro país está en el primer puesto del ranking  mundial en cantidad y calidad de trasplantes. Un organismo público (ONT) ha creado la compleja infraestructura que permite la detección y rapidez de intervención en todo nuestro territorio. No es extraño que la Unión Europea adopte nuestro modelo. Eso no significa que la seguridad social española sea todo lo eficaz que debiera ser si recibiese presupuestos suficientes del erario público. En la actividad privada se tiende a socializar el costosísimo instrumental sanitario e incrementar los beneficios reenviando pacientes a la Seguridad Social. En EE.UU., los seguros médicos privados se establecen en función de las posibilidades o no de desarrollar enfermedades de costosos tratamientos. Hay quien tiene que vender su casa para operarse de un cáncer de colon. El neo liberalismo propaga la idea de que lo gratuito no puede ser bueno y que el ser humano solo se mueve por lucro.

Esperanza Aguirre concedió a una empresa privada, la construcción y explotación de una autopista de peaje  (R-2) paralela a la autovía A2 Madrid-Barcelona alegando que las zonas industriales que hay entre la capital y Alcalá de Henares, provocan atascos importantes en horas punta, entrada y salida del trabajo en los polígonos industriales. El resultado es tan ruinoso que ha habido que prolongar la concesión porque la autopista es super deficitaria. Muchos prefieren la gratuidad aunque se tarde un poco más en cubrir el trayecto. Pero seguro que ha habido beneficios jugosos en expropiaciones, recalificaciones y asignación en concursos más o menos cristalinos.

El AVE Madrid-Barcelona, tiene una estación a 13 km de Guadalajara en Ciudad Valdeluz, en medio del campo, casualmente en terrenos de familiares de Esperanza Aguirre. Tiene unos quince  pasajeros diarios en esta parada absurda para un tren de alta velocidad. Esta ciudad de lujo está prevista para 30.000 habitantes y solo la habita el 1,5%. Un pelotazo desde la presidencia de la Comunidad de Madrid.

El feroz neo liberalismo que ha florecido de forma inimaginable con el gobierno Bush, ha hecho que concesionarios privados se han apropiado hasta las tareas de combate. Se ha pasado de los reclutas sin paga al ejército profesional, digamos “público”, hasta llegar al actual momento en que la guerra la están haciendo auténticos mercenarios. En EE.UU. se produjo una serie de televisión en los años 60, titulada “Have a gun, will travel” (tengo revolver, puedo viajar) en la que un pistolero bueno se alquilaba para limpiar pueblos dominados por pandilleros patibularios. Actualmente, los combatientes estadounidenses que luchan en Irak y Afganistán, son principalmente inmigrantes que desean adquirir la nacionalidad de su nuevo país defendiendo lo que el gobierno de Washington quiere. Los ex-soldados de EE.UU. se reenganchan como mercenarios en empresas privadas que cobran millones de dólares del Pentágono. Blackwater, rebautizada Xe Services, es una de ellas y ha ganado su reputación practicando verdaderas matanzas de civiles en Irak.

El vice-Presidente Dick Cheney en la Administración Bush, había presidido Halliburton, la empresa designada a dedo para encargarse de los suministros al ejército americano en la operación “Justicia Infinita” contra Irak, luego rebautizada “Libertad Duradera” que ostenta actualmente. So pretexto de que el gobierno no es capaz de organizar y administrar eficazmente como las empresas privadas, millones y millones de dólares se han ido a los bolsillos de neo liberales republicanos y a las arcas de su partido. No es coincidencia que sean socios de British Petroleum (BP) responsable del desaguisado del Golfo de México.

En España, mucha gente cree que personas como Muhamad Yunus y su Grameen Bank o el ex-jesuita Vicente Ferrrer, son capaces de crear desarrollo duradero a su alrededor sin obtener beneficios personales. ¿Por qué se sigue sosteniendo que la derecha crea más riqueza mediante la empresa privada? En España vemos como muchos obreros prefieren los alcaldes del PP porque recalifican descaradamente y eso requiere muchos que trabajen en la construcción con retribuciones superiores a las de la agricultura o los servicios. ¡Cuantos estudiantes colgaron sus carreras para subir al andamio a una media de 1.500 euros mensuales! Contra más destruyamos nuestro entorno y lo llenemos de ladrillos, más trabajo tiene el pueblo y más coches se venden o chalets se compran. Así nació la burbuja: de la más pura rapiña. Pero algunos presumían de que eso era fruto del liberalismo económico. Construíamos tanto como los cuatro países más poderosos de la Unión Europea y conviene señalar que concentrábamos el mayor número de billetes de 500 euros de nuestro continente. El dinero negro.


Jueves, a 22 de Julio de 2010

Por Luis Arroyo para elpais.com, 22/07/2010. Luis Arroyo es presidente de Asesores de Comunicación Pública.

De: Ficticio departamento de Estrategia del PP

A: Mariano Rajoy

Asunto: A La Moncloa en 2012

Te dijimos por este mismo conducto (el pasado 3 de marzo) que estos socialistas son listos y podrían darnos sorpresas. Mariano, el que se examinaba en el debate del estado de la nación eras tú, y no has aprobado. Haber ganado o perdido por poco, según qué encuesta lo diga, es una derrota en toda regla, porque se esperaba que salieras por la puerta grande como Aznar en 1995, con su "Váyase, señor González". Según los datos, Zapatero fue más comunicativo, más convincente, más líder y más preocupado por el país, aunque resultara menos realista.

No se ve en ti alternativa. Las estrategias están para aplicarse, no para que se sepan, y la nuestra -no meternos en líos y cabalgar sobre la crisis- se ha visto demasiado. Zapatero lo utilizó en el debate y resultó muy eficaz. Más te vale hacerte el enfermo cuando tengas que enfrentarte a él, porque te gana: es habilidoso y te dio donde te duele: que no te importa España sino La Moncloa, y que solo esperas a que caiga él para ponerte tú. Se nos ha visto mucho.

Pero que no cunda el pánico: claro que podemos ganar. Para ello es necesario que tú hagas algunas cosas y que ellos dejen de hacer otras. Necesitas que alguien diga que tú tienes un buen programa económico. Los ciudadanos corrientes no van a estudiar tus propuestas, pero si logras que las validen algunos líderes de opinión prestigiosos, eso puede bastar. Necesitas insistir (sin las ridiculeces de Cospedal y su "partido de los trabajadores") en que el PP se preocupa por los débiles. Tienes que mostrar tu voluntad de ayudar al Gobierno... con hechos. En cosas sustanciales: los presupuestos de 2011, alguna de las reformas económicas relevantes... Tienes que seguir callado en asuntos controvertidos como el aborto (bien por la reciente llamada al orden a las comunidades insumisas sobre la aplicación de la nueva ley), el Estatut (asunto concluido: recoge velas, el daño ya está hecho, que siga Pedro J.), o la futura Ley de Igualdad de Trato o de Libertad Religiosa. No movilices a los progresistas enfadándoles. Recuerda que tu victoria solo depende de que esa gente (un par de millones ahora en el aire) se quede en casa. Si temieran que tú retrocederías en esos asuntos, votarían de nuevo a los socialistas.

No puedes ser tan cenizo. No puedes asentar, con perdón por Arriola y González Pons, toda tu victoria en un simple "Usted es el problema; adelante las elecciones". Tienes que ocupar el puesto del líder fuerte que lucha contra un enemigo, que es la desesperanza. Un papel que Zapatero no está representando como podría. Tu enemigo no debe ser Zapatero, sino la crisis. Necesitas mostrar más carácter. Es imperdonable que te fueras el otro día del hemiciclo. Por Dios, Mariano, tenías que haberte quedado allí todo el tiempo, frente al presidente, en simetría con él, escuchando a todos. Fuma la mitad de puros y muéstrate más trabajador. No es tiempo de vacaciones.

Para que tú ganes, ellos tienen que dejar de hacer varias cosas, y de ahí podrían venir las sorpresas. Zapatero podría aún ocupar ese papel de líder, no solo de hábil parlamentario sino de hombre de Estado que se crece ante la dificultad, la reconoce y la afronta. A lo Roosevelt, y no a lo Hoover como hasta ahora. Que se deja la piel ante ese enemigo simbólico que es la desilusión. Podría ningunearte a ti terminando por asentar que tú no eres más que el negativo de siempre que nunca quiso ayudar. Podría dirigirse a su pueblo en prime time, marcando el rumbo ante la adversidad; con solemnidad, llamando a un optimismo realista, mirando a la cara a la gente, explicando sus decisiones difíciles con un relato más empático y menos burocrático que el de costumbre (en el debate el otro día, en la comunicación de la mañana, parecía más un demógrafo que un líder en tiempo de crisis). Podría reducir el Gobierno, no solo por gasto y estética, sino por eficacia en la coordinación. Podría capitalizar los éxitos del Gobierno en la lucha contra ETA, en la mejora de la seguridad ciudadana, en la lucha contra los accidentes de tráfico, en política exterior y de Defensa (G-20, Cuba, una buena gestión en Afganistán...). Podría mantener su agenda de derechos sociales (libertad religiosa, igualdad y esos otros asuntos que tanto nos excitan). Podría manejar su permanencia o su sucesión con inteligencia, contrastando con el "cuaderno azul" de Aznar. Podría llamar a la movilización contra el "peligro" que nosotros suponemos para la tolerancia y las políticas progresistas del gusto de la mayoría sociológica de España.

¿Puede hacerlo? Lula y Bachelet, dos casos recientes como otros muchos más antiguos, salieron del Gobierno con una altísima valoración después de estar casi tan bajos en confianza como lo está hoy Zapatero. Tiene tiempo. No van a ayudarle las próximas elecciones, pero aún tiene bazas que jugar. El otro día te ganó y podría recomponerse y seguir jugando como un buen estratega y no solo como un buen táctico. Aquí estamos nerviosos solo de pensarlo, porque tú, Mariano, ya no vas a tener más oportunidades.

 

Sábado, a 26 de Junio de 2010

Por Pedro Calvo Hernando para europapress.es, 12/06/2010

Están sucediendo cosas increíbles. Felipe González lo ha dejado claro en el centenario del grupo parlamentario socialista, al poner sobre el tapete la esencia de lo que está ocurriendo. Por ejemplo, que la pretendida improvisación del Gobierno Zapatero es menos improvisadora que la de otros muchos países europeos en lo que se refiere a la guerra contra la crisis económica, pero que la propaganda de la derecha y de sus voceros y afines ha sido capaz de volver las verdades del revés. Como ocurre en la política general del país. Es el caso de la campaña contra José Bono urdida por el PP y algunos medios afines, varios de ultraderecha lindando con el fascio, que pretende colocarlo en el infierno, al tiempo que guardan silencio, o protegen arteramente, las tropelías de dirigentes autonómicos peperos, que se permiten el lujo de predicar austeridad teniendo sobre sus cabezas el fardo insoportable de despilfarros horrorosos o incluso de presuntos latrocinios a lo grande. Ya dijo Lenin, si es Lenin quien lo dijo, que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad.

Los discursos de Felipe González y de Rodríguez Zapatero en el referido centenario han puesto bien a la vista muchas de las cosas que el PSOE y su Gobierno tenían que haber ido aclarando en los últimos meses, pero que no lo han hecho, sea por desgana, sea por aburrimiento, sea por amedrentamiento ante los brutales zarpazos de una derecha envalentonada por la gravedad de una crisis económica que ellos han hecho todavía más grave con su proceder multiplicador, una crisis provocada por sus correligionarios económicos y financieros y pagada por quienes no tienen ninguna culpa de ella. Muy acertadamente ha dicho Felipe que faltan casi dos años para las elecciones generales y que eso es un tiempo infinito, en el que puede ocurrir todavía cualquier cosa. No es fácil, pero las cosas pueden cambiar de aquí a las elecciones y cargarse el sentido de las actuales encuestas. Y si no es así, que Dios nos pille confesados, como vengo advirtiendo y como González le acaba de decir a Zapatero. Paciencia y barajar.

 

Lunes, a 14 de Junio de 2010

Somos muchos los que por activa o pasiva hemos tenido que sufrir la represión del franquismo. Algunos (miles y miles) lo hicieron penando en la cárcel sin juicios o con sentenciar arbitrarias, otros (miles y miles) luchando en la posguerra como maquis escondidos en los montes de España, muchos (miles y miles) muriendo en el campo de batalla luchando contra las fuerzas fascistas y facinerosas, a montones (miles y miles: más de 113.000) muriendo asesinados a traición y enterrados en las cunetas de las carreteras de mi país, etc., etc., etc.

Yo, por ser más joven que los que estuvieron en la guerra civil, lo sufrí indirectamente en la piel de mi padre, preso y perseguido durante años por sus creencias, o en el sinvivir de mi madre, insultada y vilipendiada por unos energúmenos ineducados y carentes de cualquier tipo de dignidad humana, mientras eran azuzados contra de ella por los curas y monjas de la España más oscura, abyecta y malvada.

Afortunadamente, lo que no soy es descendiente de alguno de esos 113.000 honrados españoles que tienen a sus familiares enterrados como perros, sin saber el sitio concreto en donde los arrojaron, en donde los escondieron, en donde los humillaron, en donde los asesinaron.

Esas 113.000 familias, después de más de 70 (SETENTA) años, siguen sin tener derecho a buscar y enterrar dignamente a sus bisabuelos, abuelos, padres o, en algunos casos, hermanos.

Esas 113.000 familias son el vivo reflejo de la iniquidad de un sistema judicial que ampara al asesino que asesinó a sus familiares (y protege “el buen nombre” de los descendientes de los asesinos) mientras ataca miserablemente al juez que trataba de ayudarlas.

Esas 113.000 familias sufren cada día viendo como un juez honrado y cabal, Baltasar Garzón, es arrastrado por el fango de las miserias de la justicia española, una justicia que trata de evitar que se haga justicia (valga la redundancia) y que utiliza todas las argucias legales (e ilegales) para tapar el sufrimiento de los 113.000 represaliados a manos del general Franco y sus secuaces.

Para esas familias, en su honor, Azucena Rodriguez grabó el cortometraje que veréis a continuación, un trabajo englobado dentro del proyecto "Cultura contra la impunidad", que pretende denunciar "el abandono político en el que se encuentran las víctimas del franquismo".

Para dar vida a los personajes, Azucena contó con la ayuda desinteresada de 15 grandes personajes de la escena y el arte español, hombres y mujeres comprometidos con la lucha por el recuerdo y la dignidad de las 113.000 personas mancilladas por los fascistas del general Franco y sus secuaces (y descendientes). Los nombres de estos 15 protagonistas, son: Pedro Almodóvar, Maribel Verdú, Hugo Silva, Juan José Millás, Carmen Machi, Juan Diego Botto, José Manuel Seda, María Galiana, Aitana Sánchez-Gijón, Miguel Ríos, Pilar Bardem, Almudena Grandes, Juan Diego, Paco León y Javier Bardem.

Después de cada testimonio, después de cada relato de este vídeo, lo único que oímos es el sonido de la descarga de las balas de un pelotón de fusilamiento, el último ruido que debieron oír todos y cada uno de los 113.000 desaparecidos de mi país.

Pedro Almodóvar interpreta a Virgilio Leret Ruiz, aviador, Jefe de las Fuerzas Aéreas de la Zona Oriental de Marruecos. Fue el primer militar asesinado por sus compañeros sublevados al amanecer del 18 de julio de 1936 en la Base Aérea Militar de Melilla. No tuvo ni abogado, ni juicio, ni sentencia. Sus hijas todavía lo están buscando. El cineasta no ha podido asistir a la presentación del vídeo porque estaba haciendo localizaciones para su próxima película, pero envió una nota en la que se leía: "No es una cuestión política, sino humana. España no debe olvidar la deuda que tiene con estas miles de familias".

Maribel Verdú pone voz a Primitiva Rodríguez, enlace de la guerrilla antifranquista, detenida el 6 de septiembre de 1947. Su sobrino iba con ella y vio cómo dos hombres la violaban detrás de unos arbustos mientras a él lo alejaban del lugar en una camioneta.

Javier Bardem es Francisco Escribano, un cabrero de 18 años al que fusilaron el 1 de julio de 1941 por haber robado "para los del monte" dos sacos de garbanzos, una manta, unas tijeras, seis calcetines, seis pañuelos y diez pesetas. En la misma tapia, y por el mismo delito, murieron su padre, dos de sus tíos y uno de sus primos.

Almudena Grandes se mete en la piel de Granada Garzón de la Hera. El cura de su pueblo la denunció por no estar casada por la Iglesia. Primero la excomulgaron, después, la raptaron y le raparon la cabeza. Fue fusilada con otras 16 mujeres. Después de enterrar sus cuerpos en un lugar desconocido, denunciaron a su marido. También fue asesinado, como el mayor de sus siete hijos. "Lo que han visto", ha dicho la escritora tras la presentación del vídeo, "no tiene que ver con el pasado de este país, sino con el presente, y sobre todo con su futuro. La democracia no puede seguir ignorando esta tragedia y caminando sobre el vacío. Esto no es un ejercicio nostálgico, sino una llamada a la reflexión sobre el tipo de país que queremos ser", ha añadido.

María Galiana, que antes de ser actriz fue maestra, recuerda la historia de Balbina Gayo Gutiérrez, maestra republicana, detenida el 9 de septiembre de 1936 y asesinada al día siguiente. A su marido, Ceferino Farfante Rodríguez, también maestro, lo mataron un día después, cuando fue a preguntar por ella. Dejaron tres hijas muy pequeñas que todavía los están buscando. Entre ellas, Hilda Farfante, que ha asistido, muy emocionada, a la presentación del vídeo. "Me ha parecido un grito contra tan largo y vergonzoso silencio. Nadie había hecho nada semejante por nuestros muertos. Gracias en nombre de 113.000 familias", ha dicho.

Juan Diego Botto es Santos Valentín Francisco Díaz, herrador, tesorero del Círculo Obrero. Fue detenido en agosto de 1936 y encerrado en un campo de concentración. En octubre de ese mismo año le fusilaron junto a otras seis personas en Villadangos del Páramo (León). Dejó siete hijos, el mayor de 17 años, el menor de 11 meses. Su cuerpo no ha sido recuperado. Botto ha agradecido esta mañana "el coraje, la generosidad y la inmensa paciencia que los familiares de las víctimas han demostrado todos estos años, desde la Transición", y ha deseado que el país "se ponga a su altura".

Carmen Machi pone voz a Isabel Picorel. El 26 de agosto de 1936 escapó de su casa junto a sus tres hijos, después de que la avisaran de que los falangistas iban a detenerla por sus simpatías republicanas y como castigo a su marido, quien, tras el golpe de Estado del 18 de julio, se había unido a las fuerzas democráticas republicanas de Asturias. Al volver a su casa para recoger algunas pertenencias fue detenida. La asesinaron junto a otros tres hombres en una cuneta en el municipio de Fresnedo.

Juan José Millás es Antonio Parra Ortega, un jornalero de 34 años, asesinado el 4 de septiembre de 1936. Tenía dos hijos y dos meses después de que lo asesinaran nació su hija Antonia que ha viajado desde Marchena a Madrid para ver el vídeo. "Me ha emocionado mucho conocerla", ha dicho Millás, al que le había impresionado mucho sobre todo, una imagen de la historia de Antonio Parra. "Su mujer enterró los libros que había en casa en el patio porque ella sabía que lo habían matado por leer".

Aitana Sánchez-Gijón recuerda a Julia Conesa, una de las 13 rosas. En mayo de 1939 un conocido de su novio la denunció a la policía. La fusilaron el 5 de agosto. Tenía 19 años. La actriz, muy emocionada, ha reconocido, tras ver el vídeo, que le estaba costando "mantener la compostura". "La democracia no es completa si no hay reparación. Ya basta", ha dicho.

Paco León se pone en la piel de su bisabuelo, Joaquín León Trejo, maestro de escuela en un pueblo de Sevilla. Un alumno le denunció por republicano. Le fusilaron a él y a sus dos hermanos.

Pilar Bardem habla en nombre de María Álvarez, que durante años ayudó a los guerrilleros antifranquistas. Fue asesinada con su hermano Marcelino en julio de 1951.

José Manuel Seda recuerda a Gerardo González Iglesias, jornalero, militante de UGT y padre de cuatro hijos. Al comienzo de la guerra se alistó como miliciano. Fue fusilado el 5 de marzo de 1938. Fue a parar a una fosa común. Sus hermanos Ángel, de 32 años y Ramón, de 26, también fueron asesinados. En la presentación del vídeo ha destacado la valentía de los que, como Gerardo González, habían dado su vida por defender sus convicciones. "Me pregunto si yo sería capaz de tirarme al monte para defender lo que creo".

Hugo Silva es José Villalibre Toral, albañil y labrador. El 22 de agosto de 1936 fueron a buscarlo un grupo de falangistas, que lo asesinaron horas después. Tampoco tuvo ni abogado, ni juicio, ni sentencia.

Miguel Ríos recuerda a Severiano Rivas, alcalde republicano. Fue detenido en 1936 mientras estaba tomando un café. A los dos meses, le pegaron un tiro y abandonaron su cuerpo en los alrededores del cementerio.

Juan Diego es Feliciano Marcos Brasa, de Destriana (León), miembro de las Juventudes Socialistas de su localidad natal e hijo de Higinio Marcos Pérez, presidente de la Sociedad de Trabajadores de la Tierra. A finales de julio de 1936, Feliciano fue secuestrado en su pueblo y torturado, asesinado y enterrado en un paraje alejado varios kilómetros. En octubre de ese mismo año su padre fue también asesinado junto a dos vecinos.

Si después de visionar este admirable recuerdo por los 113.000 inocentes asesinados, si después de verlo no sientes la imperiosa necesidad de ser parte de la lucha por la dignidad de las familiares de los desaparecidos, tiéntate el pecho: posiblemente no tienes corazón (ni dignidad).

Alfredo Webmaster

 

 

Viernes, a 4 de Junio de 2010

Por Xavier Vidal-Folch para elpais.com, 03/06/2010

Solo las almas vasallas aplauden los espejismos dominantes. Como ese ácido olor a funeral por la economía española que alimenta al cabalgante aumento del riesgo país. Contra esa miseria habría una vacuna, aunque solo es eficaz si se usa bien, y con arrojo: los números.

Quienes asociaron el mal temple de nuestra economía al de Grecia y otros pigs empezaron criticando el excesivo endeudamiento público. El Gobierno reaccionó tarde, recordando machaconamente que la deuda pública era en 2009 solo el 55,2% del PIB, 20 puntos menos que la de los vecinos europeos.

Entonces, fase dos, se adujo que lo peor no era la deuda, sino la velocidad de su aumento: el déficit. Del 11,2%, justo por debajo de Reino Unido. La réplica fue que pese a todo, no crecería más allá del 75% (el nivel común) en cinco años.

En el tercer acto dieron en descubrir que el flanco débil no era la deuda pública, sino la deuda-país. O sea, la suma del endeudamiento de las administraciones, las familias, las empresas y los bancos.

Ahí mordieron bien. La deuda total casi cuadriplicaba la producción de un año. O sea, ascendía a unos 3,9 billones de euros, en torno a un 390% del PIB, según estimaciones de AFI. Un horror.

Alguien acaba de desagregar de esa cifra las deudas cruzadas entre los distintos sectores. Con datos homogéneos del servicio de estudios que dirige Jordi Gual, el director general de La Caixa, Juan María Nin, dio la campanada en la jornada anual del Círculo de Economía, en Sitges. La deuda-país global española es solo del 289% del PIB (Reino Unido, el 286%; Holanda, el 284%), sostuvo.

Dentro de ella, la privada, del 227% (Reino Unido, 217%; Holanda, 209%). La pública, según Eurostat, del 53,2% en España (Reino Unido, 68,1%; Holanda, 60,9%). La exterior, del 165% (Reino Unido, 405%; Holanda, 170%).

La comparación con ambos países tiene morbo. Reino Unido alumbra los estándares y establece las referencias. Holanda es el copiloto de Alemania en la cruzada por la ortodoxia presupuestaria europea. Pues bien, los datos fríos sitúan a España cómodamente junto a esos dos socios, a quienes nadie pone en la picota.

"¿Qué esconde ese endeudamiento, solo un fondo de comercio discutible o hay detrás inversiones reales?", concluía Nin. "El problema es que no sabemos explicar de forma coherente la economía española", remataba. Falta un relato vigoroso, una espina dorsal explicativa, coincidían todos.

Si se logra superar el tercer acto, es decir, relativizar el endeudamiento global, llegará el cuarto. De hecho, ya está ahí. El argumento será que el paro y la débil densidad empresarial española prefiguran una recuperación asténica, insuficiente para afrontar las deudas. Quizá. Remando también contra corriente, Miguel Boyer adujo que las exportaciones reales de bienes y servicios entre 1996 y 2005 crecieron en la campeona Alemania un 7,6% acumulativo; seguida de España (6,7%); Francia, y Reino Unido (5,1%); EE UU (4,1%) e Italia (2,4%). España ganó cuota. Y en 2.010 va recuperando.

Vale, dirá Don Pésimo, pero exporta poco en relación con su PIB. Otro espejismo. Salvo Alemania, en que las exportaciones suponen el 47,2% del PIB (datos del Banco Mundial para 2008), los otros van a la par: Reino Unido, 28,9%; Italia, 28,8%; Francia y España, 26,4%.

De modo que las cifras perfilan una situación menos trágica que la que se empeñan en divulgar los mercados. Otra cosa es que los políticos defiendan bien los números, o que sean creíbles cuando lo intentan. Cuando fallan, los espejismos se convierten en espejo cóncavo.

También con ánimo de molestar, asociemos a estos nombres que ponen el foco en el otro lado de la luna, al presidente de Abertis y del Círculo, Salvador Alemany. Cerró Sitges con un discurso a retener para la reforma fiscal pendiente: "La imposición directa no puede estar tan sesgada en perjuicio de las rentas salariales con relación a otro tipo de rentas, protegidas por la dificultad de su control o el temor a su deslocalización". Porque al cabo, ese sesgo antisalarios "constituye una mayor presión fiscal sobre el tejido productivo". No lo proclama un pelanas, sino un ejecutivo de postín.

 

Categorías:
Sábado, a 15 de Mayo de 2010

Ayer descubrí que ya no puedo ser español.

No, ya no puedo ser español por más tiempo. No puedo ser ciudadano de un país así como es el mío ahora, con fulanos (sí, fulanos) rencorosos y ladrones como los que pululan por aquí a diestra (los que más) y sinistra (los menos, ¡pero duele!).

Yo no puedo ser parte de la fauna y flora que inunda los juzgados, la economía y la política de esta superficie de tierra inhóspita (para la vida de Seres Humana –con mayúsculas- honrados y leales), una tierra gafada desde hace siglos por la desgracia de tener que soportar el control despiadado por parte de seres desgraciados, inmorales, traidores y, en muchos casos, asesinos (o herederos de asesinos).

Me niego a reconocerme como parte de los habitantes de un territorio en el que deambulan fulanos (sí, fulanos) como Francisco Camps  (“Todo el mundo en España, los 45 millones de españoles, saben que soy honrado, que tengo lo mismo que tenía cuando llegué y nadie en España se puede creer que el presidente de una Comunidad tan importante como la valenciana pueda venderse por tres trajes, es absurdo (…) Lo cree el PP, la Comunidad valenciana entera y todos mis compatriotas, desde Finisterre hasta Cabo de Gata, toda España”), Luciano Varela (el contumaz y miserable perseguidor del juez Baltasar Garzón; para mi desgracia, vecino) o Mariano Rajoy (“Yo voy a apoyar a Camps y va a ser el candidato del PP a las próximas elecciones en Valencia porque comprenderá usted que eso de los tres trajes yo no me lo creo (…) diga la Justicia lo que quiera”).

Ahora, para mayor dolor y escarnio, también me traicionan españoles a los que consideraba como parte de mi bagaje cultural, político y moral: una parte de la llamada izquierda (a la que voté, y voté, y voté años y años), ha promulgado leyes duras sólo con los más débiles: un tijeretazo ultra liberal en lo económico, un tiejerazo despiadado al estado del bienestar, un ataque a la línea de flotación de los ideales de solidaridad y justicia, un tijeretazo que no viene acompañado del más mínimo gesto simbólico de izquierdas.

Nada tengo que ver con ellos. Nada me une a ellos. Nada me iguala a ellos. Nada.

Si estos fulanos y personajes viven en España, si se declaran españoles, si se comportan como españoles y, aún para más INRI, los apoyan muchos españoles (de bien), lo tengo muy claro: ¡Desde hoy me siento menos español!

Alfredo Webmaster

 

Lunes, a 29 de Marzo de 2010

Rubalcaba subraya el descenso en los delitos que crean más alarma social

Por Jorge A. Rodríguez para elpais.com, 10/03/2010

La lucha contra el crimen tiene su propia fórmula. La suma de más policías y más castigo suele dar como resultado menos delincuencia. (Aunque no siempre. Ejemplo: EE UU). El aumento de los agentes en las calles (30.000) mas el endurecimiento del Código Penal (y el que las penas en prisión, con 76.500 internos hoy día, se cumplan casi enteras) explican que la delincuencia en España bajase en 2009 un 3,7% respecto al año anterior en el territorio controlado por Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía (sin País Vasco ni Cataluña), según los datos que ayer presentó en el Congreso el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Bajan prácticamente todas las infracciones, pero sobre todo las que más miedo dan al ciudadano: los tirones, los robos callejeros, los asaltos a viviendas, los asesinatos...

- El balance global. El número de infracciones penales (delitos mas faltas) se redujo desde las 1.858.197 de 2008 hasta las 1.777.465 del año pasado. Ese descenso situó la tasa de criminalidad en 45,8 por cada 1.000 habitantes, "la más baja de la década, ligeramente más baja que la del año 2000 y muy alejada de la de 2002", proclamó Rubalcaba.

- Delitos contra las personas. El descenso es mínimo, fundamentalmente porque han seguido creciendo los malos tratos en el ámbito familiar (un 2,8%). No obstante, se han contabilizado menos muertes de mujeres por sus parejas, actuales o pasadas, que bajan de 76 a 55 en un año. Muchas. Rubalcaba aseguró que en 2009 fallecieron 312 personas por asesinato u homicidio doloso,frente a las 338 del año anterior. Han caído también los delitos de pornografía infantil y corrupción de menores, tras una abrupta subida desde 2001.

- Contra el patrimonio. Los robos han caído en más de 52.000, en todas sus modalidades. Las mayores bajadas son las de los robos con violencia, las viejas sirlas, que descienden a 16 por cada 1.000 habitantes, y los tirones, un delito demodé (caen en picado desde 2002). Los asaltos a casas, que desataron la alarma en los dos últimos años por la violencia con que se cometían, bajan un punto, con una tasa de 36,4 por 10.000 viviendas, aunque de 2007 a 2008 se dispararon. También se sustraen menos coches, pero más caros.

- Blanqueo de capitales. Es la estadística más espectacular. No han parado de crecer los delitos detectados desde 2004. El año pasado se persiguieron 115 delitos de esta naturaleza, caso Gürtel incluido, con 252 detenidos. "Esto es prácticamente todo, no todo, crimen organizado", dijo el ministro.

- Delitos al volante. Los delitos de tráfico o contra la seguridad vial, en vigor desde 2007, engordan las estadísticas. Han crecido un 163% desde que se contabilizan y ya en 2009 supusieron 48.689 infracciones.

 

Domingo, a 29 de Noviembre de 2009

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, ha pedido este sábado a la Conferencia Episcopal Española que no le condene "por ser socialista", ya que no es un asesino y tiene "la conciencia tranquila", al tiempo que constató que "Pinochet era un asesino desalmado al que se le dio la comunión de manera vergonzosa".

Obtenido de cadenaser.com, 28/11/09

Bono se pronunció así al ser preguntado por las declaraciones del secretario general de la Conferencia Episcopal Española y obispo auxiliar de Madrid, monseñor Juan Antonio Martínez Camino, que aseguró que el político católico que vote a favor de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo tendrá que confesarse y rectificar públicamente si quiere volver a comulgar.

"Llevo 40 años afiliado al PSOE y no he ocultado que soy cristiano, que quiero acomodar mi vida al Evangelio de Jesús, y lógicamente me duele la declaración que ha hecho la Conferencia Episcopal Española", dijo Bono, quien aseveró que esta situación le "entristece", aunque tenga la conciencia tranquila.

"Me agradaría que reflexionaran y que no me condenaran por ser socialista, no vaya a ser que si yo no fuera socialista aunque hubiera actuado del mismo modo no me hubieran condenado, como ocurrió durante los ocho años que gobernó el PP", señaló Bono, quien recordó que, en ese periodo, se "aplicó la ley del aborto, que es mucho peor que la que ahora puede aprobarse", puesto que "que ha consentido más de 115.000 abortos cada año, que hasta el Consejo de Estado ha hablado de paraíso del aborto libre".

Tras clausurar el X Congreso de Escuelas Católicas que se celebró en Toledo, José Bono explicó que él ha votado "lo que creo que es mejor para reducir el número de abortos, he recibido por otra parte la solidaridad de muchos religiosos, de muchas otras personas de iglesia, en la que quiero seguir estando y por tanto no voy a buscar el conflicto ni el escándalo".

 

Miércoles, a 18 de Noviembre de 2009

El atunero Alakrana, una vez liberado, navega escoltado por una fragata española

Por Manuel Saco para publico.es, 18/11/09

Ayer fue día de celebración por la liberación del los marineros secuestrados en el Alakrana. Un día raro, además, porque todo político de la oposición que salía en antena brindaba por el éxito de la liberación pero anunciaba, acto seguido, que a partir de hoy el gobierno se iba a enterar. CiU, PNV, IU y sobre todo, PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, el experto en solucionar problemas de barcos en alta mar, como bien sabéis.

Gaspar Llamazares ha sido el más sensato. Además de solicitar que el gobierno ofrezca cumplidas explicaciones lo más pronto posible, se hacía las siguientes cábalas: el gobierno ha hecho su trabajo (mejor o peor); las familias con su presión, el suyo; la prensa, el que tiene asignado; la Marina, los jueces, la diplomacia… todos dedicaron cientos de horas para solucionar la crisis. ¿Y los armadores? ¿Es que nadie va a pedir cuentas a los armadores, esos que “tienen que perseguir a los atunes allí donde se encuentren”, aunque estén fuera de la zona de seguridad marcada por la Operación Atalanta?

El grueso de la crítica de los últimos días a cómo se han llevado las gestiones ha sido la conveniencia o no de detener y traer a España a los dos piratas que trataban de huir y que, al parecer, según los indicios que tiene en sus manos el juez, no eran más que una especie de “veedores”, los encargados de marcar las presas y de anotar sus características, pero que no formaban parte del grupo de asalto. Es decir, unos subcontratados.

Era un conflicto político y legal, donde se ponía en juego el Estado de Derecho. Pero ahora se va aclarando el asunto. Los secuestradores comprueban que los dos compañeros “secuestrados” por la Audiencia Nacional son una moneda de cambio espléndida. Hay que explotar la vena solidaria de esa gente pija del primer mundo. Sólo hay que apretar un poco las tuercas para que la oposición y, sobre todo, los familiares crean que la liberación de los compañeros somalíes es una condición sine qua non para liberar a nuestros compatriotas, sabiendo, como sabían, que un país como el nuestro no podía plegarse a sus exigencias. De lo contrario, con ese precedente, desde ETA a cualquier asaltante armado en una entidad bancaria, puede exigir pistola en mano que le vacíen inmediatamente el penal del Dueso, por poner un ejemplo, a cambio de no ir matando uno a uno a sus rehenes.

Entre todos hicimos un estupendo trabajo al clan de Somalia y a sus abogados londinenses: el precio del rescate subió como la espuma. ¿Y, al final, cual era la importancia de los dos piratas somalíes apresados en España, de cuya liberación dependía la vida de nuestros marineros? Pues una mierda. Exactamente una mierda. Son tan sólo un par de “mataos”, de los miles que se enrolan en sus filas por un salario de miseria, y que se pueden sacrificar sin que la empresa de secuestros sufra la menor merma de personal. Como ellos hay miles en las playas somalíes mendigando un contrato parecido.

Tanto fue el ruido mediático y la presión de las familias y de la oposición, que el gobierno no tuvo más remedio que reunirse con ellos y poner las cartas boca arriba: este es el juego, no existe ninguna compasión por sus compañeros, es un negocio puro y duro, más bien duro. Cuanto más comprueben el efecto benéfico de sus amenazas, más caro nos sale a todos nosotros el rescate.

Fue como un bálsamo. Una reacción extraña, por lo repentina, después de tantos días de reproches. Todos, de pronto, callaron como si se les hubiese aparecido la Virgen, o como si Zapatero se hubiese descolgado con unas dotes de persuasión hasta ahora desconocidas. Y en menos de una semana de silencio por nuestra parte, negociadores y secuestradores alcanzaban el precio justo, como en un mercado persa. Ya nos podíamos quedar con esos pobres imbéciles que habíamos apresado en su huída del barco.

Al gobierno tendremos que pedirle muchas explicaciones. Pero la prueba de que entre todos hemos hecho el primo la tiene el juez Pedraz, guardada en dos celdas de la cárcel.

 

Lunes, a 16 de Noviembre de 2009

Las promotoras inmobiliarias están gravemente afectadas por la crisis por los excesos cometidos especulando suelo urbanizable (y no urbanizable), por la excesiva, desproporcionada y anacrónica construcción de cientos de miles de viviendas, por los inmorales incremento del valor final de las casas, por la falta de visión de futuro y por haberse olvidado de la más importante ley del mercado: todo lo que sube mucho y de forma rápida, al final tiende a bajar mucho y de forma rápida.

Los bancos y cajas de ahorro por haber abierto el gripo del crédito sin mesura, por haber inventado productos financieros de complicadísimo desarrollo e incierto final, por la falta de visión de futuro y por haberse olvidado de la más importante ley del mercado: todo lo que sube mucho y de forma rápida, al final tiende a bajar mucho y de forma rápida.

Los comercios por no haber sido prudentes en sus expansiones, por no haber calculado bien los costes fijos y variables, por no haber entendido las lecciones de anteriores crisis, por vender con márgenes desproporcionados, por la falta de visión de futuro y por haberse olvidado de la más importante ley del mercado: todo lo que sube mucho y de forma rápida, al final tiende a bajar mucho y de forma rápida.

Las empresas por no haber planificado su negocio a largo plazo, a base de crear provisiones y controles sobre costes, por haber considerado que cada euro que ganaban era un euro que podían gastar alegremente sin pensar en mejorar sus fondos propios y disminuir sus cargas financieras, por la falta de visión de futuro y por haberse olvidado de la más importante ley del mercado: todo lo que sube mucho y de forma rápida, al final tiende a bajar mucho y de forma rápida.

Los particulares por pensar que podíamos vivir eternamente en esta especie de tiovivo de consumo sin fin, de alegrías y gastos, gastos que financiábamos a base de un endeudamiento que cada vez era más caro, por la falta de visión de futuro y por haberse olvidado de la más importante ley del mercado: todo lo que sube mucho y de forma rápida, al final tiende a bajar mucho y de forma rápida.

¿Y el gobierno actual? Pues también tiene su parte de culpa en este desaguisado en el que estamos inmersos; pero, bajo mi modesto punto de vista, tienen muchas menos culpas de las que se le podrían achacar: los errores en el modelo económico de desarrollo, las dinámicas de gastos de las administraciones públicas, además del desaforado afán de usura de los empresarios y el gran capital, son las consecuencias de las nefastas políticas que se viene padeciendo en mi país desde hace más de 12 años.

Y así nos va…

Alfredo Webmaster

Posdata: si queréis saber porqué opino así, entrad en el enlace de un escrito mío publicado el 30 de octubre de 2008 (pulsad aquí).

Lunes, a 5 de Octubre de 2009

La tan conocida frase Dios los cría y ellos se juntan”, no podía ser utilizada mejor: los diputados populares (PP) y peneuvistas (PNV), unidos como siempre en la defensa de los valores patrios (los sacrosantos valores del terruño nacionalista español o vasco: lo mismo da) y de la libertad de mercado (neoconservadurismo), ha saltado al unísono en contra del Gobierno de España.

Ambos partidos, ambos de derechas, ambos profundamente reaccionarios y anclados en un nacionalismo visceral (de vísceras, no de materia gris), han clamado al unísono contra el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) por que decidió no mandar militares en los barcos pesqueros vascos que faenan en el Índico.

Lo curioso del caso estriba en la curiosa (valga la redundancia) argumentación de ambos: tenemos que proteger barcos que faenan en caladeros extranjeros, al otro lado del mundo, por que sus armadores son españoles y nos dan dinero a ganar.

En primer lugar, son barcos privados, con capital privado; en segundo lugar, son empresas que negocian sus licencias al margen del derecho marítimo español; en tercer lugar, sus trabajadores españoles (muy pocos) tienen convenios laborales que incumplen muchas veces el derecho laboral de mi país; en cuatro lugar, el resto de los otros trabajadores de los barcos (la mayoría) son extranjeros, reclutados en países con legislaciones paupérrimas, con salarios de miseria y a los que se embarca y desembarca sin derecho a indemnizaciones; en quinto lugar, habitualmente, los barcos descargan sus capturas en puertos extranjeros, con el consiguiente descontrol sobre lo que se pescó, cuándo se pescó y a dónde va lo capturado; en sexto lugar, muchas veces, por simple avaricia, las empresas atuneras y los capitanes de los barcos se arriesgan a pescar en caladeros desprotegidos y sin el respaldo de la seguridad que ofrece la UE (como en el caso del Alakrana) para incrementar el volumen de las capturas, y en séptimo lugar, proteger esos barcos privados nos cuesta a todos los españoles 75.000.000 de € al año (100.000.000 de dólares) por salarios, armamento, provisiones y los gastos habituales de los navíos militares.

Analicemos cada opinión; empecemos por la del Partido Popular (PP). Sus principales argumentos, son:

  • Dicen que los barcos son españoles y de armadores españoles, olvidando que muchos de esos navíos son propiedad de empresas mixtas (españolas/extranjeras), con tributaciones fiscales e impuestos repartidas en varios territorios; esa fórmula de trabajo, que algunas veces está justificada por la legislación del país que abandera el barco, les permite no tener que repatriar el 100 % del beneficio obtenido. Por tanto, con esa forma de actuar, poco o nada repercute en los ingresos fiscales de nuestro país
  • Dicen que el negocio de los barcos genera beneficios para España, olvidando que los propietarios de los barcos, para abaratar costes y ganar más dinero, contratan trabajadores extranjeros con tributaciones muy bajas, escasa preparación técnica y ninguna protección social. Por ejemplo, en el último navío capturado por los piratas etíopes, el reparto por nacionalidad de los 36 marineros de la tripulación, era: 16 españoles (8 de ellos gallegos), 8 indonesios, 4 ghaneses, 3 senegaleses, 2 de Costa de Marfil, 2 de Madagascar y 1 de las islas Seychelles. Obviamente, los marineros no españoles son los que peor pagados ni los menos protegidos socialmente.
  • Dicen que los militares están para proteger territorio nacional, olvidando que un barco no es territorio legal de un país, ni representación diplomática de un país. Si fuera cierta la argumentación del Partido Popular (PP), cualquier ciudadano español que viva en el extranjero podría solicitar la vigilancia de sus instalaciones privadas.

En cuanto a lo argumentando por el Partido Nacionalista Vasco (PNV), además de lo que dije del Partido Popular, podríamos argumentar algo más:

  • El PNV solicitó, por activa y pasiva, en más de 10 interpelaciones parlamentarias, que los militares españoles deberían abandonar el País Vasco. Entonces, ¿Ahora sí es necesaria la presencia de militares españoles en pesqueros vascos? ¿El PNV sólo se acuerda de los militares españoles cuando beneficia a sus intereses privados y excluyentes? ¿A qué jugamos? Curioso planteamiento del PNV: aceptar militares cuando le conviene (a su bolsillo) y rechazarlos cuando le resta votos (nacionalistas).

Sé que es doloroso que esté secuestrado un barco o que 36 marineros no tengan libertad de movimientos y que sus vidas peligren, pero esos riesgos eran conocidos y asumidos desde hace años.

Si los armadores no han tomado medidas de autoprotección y, sobre todo, de cumplimiento escrupuloso de las limitaciones geográficas de captura para estar amparados por los barcos militares europeos, ¿A qué viene ahora ese rasgarse las vestiduras por parte de la derecha económica de mi país?

Alfredo Webmaster

 

Miércoles, a 26 de Agosto de 2009

Por Arsenio Escolar, para su blog “Que paren las máquinas” en 20minutos.es, 25/08/09

Primero, la gratitud:

Gracias, Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal, por lo que nos toca; muchas gracias desde los gremios de periodistas y de editores, tan sacudidos por la crisis. Mientras el Gobierno no acaba de concretar su plan de ayudas a la prensa, desde el PP sí habéis ayudado activamente a las ventas de los diarios impresos, al tráfico de los diarios on line y a las audiencias de radios y televisiones con vuestra genial serpiente del verano, vuestro innovador monstruo del lago Ness de las escuchas ilegales a las que os tiene sometido el Gobierno. ¡Cuántas portadas nos habéis resuelto este agosto, cuántas homes en días de sequía informativa, cuántos editoriales y artículos de fondo! ¿Qué hubiera sido de nosotros sin vuestra generosa ocurrencia?

Ahora, los reproches:

Mariano, María Dolores: nos duele profundamente que ayer ¡cuando sólo era 25 de agosto y aún no tenemos preparadas nuestras promociones y agitaciones de arranque de curso!, hiciérais desaparecer el monstruo en las profundidades del lago. No es de recibo que os hayamos ayudado a mantener la especie viva y coleando durante todo el ferragosto y nos lo pague vuestra portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, enterrándola a destiempo y de sopetón y volviendo a la manida cantinela de la persecución del Gobierno a vuestros pobres dirigentes indefensos y en absoluto corruptos. La persecución ya no vende, amigos benefactores de los medios; las escuchas, todavía sí. ¡Queremos escuchas, exigimos nuevos titulares sobre las escuchas! ¡Queremos más Nessie, reclamamos que vuelva de inmediato! Por favor, revividlo, sacadlo antes de que se vaya a las profundidades cenagosas del lago y llevadlo rápidamente al Parlamento Europeo, a la ONU, a la Corte Penal Internacional, a cualquier viaje que nos proporcione titulares, portadas, homes, editoriales, sesudos análisis...

Miércoles, a 26 de Agosto de 2009

Por Rosa María Artal, 12/08/09

Veréis… pocas personas habrá que como yo ejerzan una mayor militancia a favor de respetar las normas de tráfico porque creo que benefician al bien común. Pues bien, un día me pusieron una cuantiosa multa y me quitaron dos puntos del carné por circular ¡a 68! Kms por hora en ciudad. Está marcado a 50 como máximo, y prácticamente nadie lo cumple, pero me tocó la lotería del cupo recaudatorio municipal. Salía yo, como una moto, de la Delegación de Hacienda donde me habían perpetrado lo que considero un atropello. Demostrar que lo que es exige enfrentarse a una maquinaria burocrática y judicial de gran calado y anticipar unos ingresos –abogados, procuradores- que no harían sino aumentar el desembolso con muy dudoso pronóstico de éxito. Son un par de incidentes y casi ninguno nos vemos libres de casos iguales o similares.

Y voy y me encuentro con que a un señor, a la sazón Presidente de la Generalitat valenciana por parte del PP, le regalan trajes –que se los regalan parece probado- y que van a tomarle medidas a una suite del Hotel Ritz que es donde se aloja cuando viaja a la capital. Y que la dádiva procede de “un amiguito del alma” que, casualmente, logra contratos millonarios con la institución que el dandy de los trajes regenta, y que está implicado en un caso de corrupción. Y que interviene una docena de jueces, el tribunal supremo y los de Madrid y Valencia, y, finalmente, este último archiva la demanda. Por pura coincidencia, lo sé, el presidente del Tribunal es también “más que amigo” del inculpado.

Ya no hablamos de este caso, claro que no. Tenemos para disfrutar de las jornadas estivales un furibundo ataque del PP, con toda su artillería en acción, contra el Gobierno de mi país, y del tuyo, y contra todas sus instituciones –jueces, fiscales, fuerzas de seguridad-, porque se ve víctima de una conspiración. Así que para mí es un “asunto personal”: están agrediendo a mi país.

La investigación del caso Gürtel procede de las grabaciones y denuncia de un miembro del PP, descontento en el reparto. Ha atravesado todo el entramado policial y judicial hasta alcanzar un centenar de imputados. Amén de otros casos ejemplares como del Sr. Fabra en Castellón, nos ocupa ahora la trama balear por la construcción del velódromo Arena –que muchas más obras se acometieron bajo mandato del popular Jaume Matas, aquel que salió por propia voluntad a mejores destinos -¿por piernas?-. Y leemos que la fiscalía ha documentado d-o-c-u-m-e-n-t-a-d-o pagos por 70.000 euros en dinero negro del PP de Baleares. Mi paciencia tiene un límite, y ya la paja ha roto la espalda del sobrecargado camello.

La señora de los carísimos bolsos Vuitton –regalados también por “El bigotes”- es aludida en una investigación que intenta saber que más se hizo cuando el equipo del PP presidía la Federación de Municipios y Provincias. Y sale otro sujeto y suelta que se investigue también la etapa del PSOE. ¿Vivimos en una cueva de ladrones?

Gran lío porque se espose a unos presuntos delincuentes. Error o no, yo veo a los chorizos de menor cuantía con los grilletes cuando son llevados a declarar, tampoco es para tanto.

Y el insigne Federico Trillo, ejemplo de lo que para el PP significa la justicia –dado que es su portavoz en el Congreso-, abriendo la boca, cuando, tras todo el asunto del Yak42, debía estar cultivando tubérculos en silencio en un huertecillo murciano.

Y De Cospedal, y Arenas, y Rajoy bramando desde chiringuitos de playa. Y Cristóbal Montoro pidiendo que aporte pruebas la policía, los jueces y el gobierno de que no se les ha espiado. La práctica en la que el reo es culpable mientras no se demuestre lo contrario sólo rige –que yo sepa- en la dictadura china. La furibunda derecha española olvida algo fundamental: no los detienen por pertenecer al PP, sino por ser presuntos delincuentes.

El PP es especialista en suicidarse cuando mejor le van las encuestas electorales. Esto escribía el New York Times en su editorial, tras los convulsos días de marzo de 2004: “Al parecer, Al Qaeda ha conseguido derribar a su primer gobierno democrático. Por supuesto ha estado ayudado por la actitud furtiva, asustadiza e inepta con la que el gobierno de Aznar ha manejado la investigación de los atentados del pasado jueves. En el desesperado intento por mostrar que el terrorismo vasco de ETA era el responsable, ofendió a muchos votantes que se sintieron manipulados”.

Las teorías conspiranóicas siguieron con el terrorismo en la pasada legislatura, aún con la autoría del 11M rondando. La jauría se llama Acebes o Zaplana, Trillo siempre, siempre. Ahora De Cospedal y el resto de la troupe. Detrás siempre, siempre,  está el mismo: Mariano Rajoy. Tácticas suicidas, sí, pero no lo suficiente, no para regenerar la bochornosa derecha española.

Ahora es el Estado contra mí. Ofende la inteligencia. Y preocupa. E irrita. Todos estos señores se alojan en el Ritz , reciben trajes y bolsos de regalo, se forran con dinero negro de los ciudadanos, acreditado por investigaciones judiciales. Grandes prebendas, barra libre, borrados los límites de la legalidad, porque nuestros votos les han proporcionado los suculentos empleos de los que disfrutan. Sin nosotros, cobrarían peajes en las autopistas, despacharían embutido en la charcutería,  pelearían en despachos de abogados, registrarían propiedades en polvorientos despachos –es la profesión de Rajoy, por ejemplo-, o en el caso de las elegantes damas se casarían –también- con señores de posibles. No serían nada sin nosotros.

Entretanto, cada uno tenemos que apechugar con lo que nos toca.  Sin patentes de corso, estupefactos. Soñando que “más que amigos” se apiaden de nuestros casos o, mejor, los resuelvan con Justicia. Y a precios asequibles.

Por cierto, ¿qué pide el PP? ¿Impunidad?

Sábado, a 25 de Abril de 2009

La CEOE tiene el remedio contra el paro: el despido libre”, por Juan Carlos Escudier para elconfidencial.com, 25/04/09

En pleno abismo de la crisis, con más de cuatro millones de parados llamando a las puerta del INEM, la patronal ha enseñado la patita con tanto descaro que hasta el PP ha pedido a sus dirigentes que se cubran un poco el muslo porque van provocando. La gran propuesta de los empresarios para salir del marasmo, frenar el desempleo y evitar el colapso de la Seguridad Social, tres en uno como el lubricante, es una variante de despido libre que han denominado “contrato indefinido no fijo”, que además de ser una contradicción in terminis es, como se verá, una gran tomadura de pelo.

El citado contrato indefinido no fijo establece un período de prueba de dos años, dentro de los cuales el empleador puede poner al trabajador de patitas en la calle en cualquier momento, con el único requisito de avisar con siete días de antelación y con una indemnización de ocho días. Transcurridos este plazo, si la relación laboral continúa, el trabajador se convierte en fijo, aunque el contrato podrá extinguirse en cualquier momento, sin más obligación que preavisar al empleado con un mes de antelación y abonar 20 días de salario por año con un tope de doce mensualidades. El contrato tiene una última ventaja, y es que, eliminada la tutela judicial, nos ahorramos un pico en juzgados de lo social.

"No pretendemos abaratar el despido sino la contratación, reducir el absentismo, flexibilizar los contratos a tiempo parcial (...) y reducir la temporalidad a través de contratos fijos más asumibles económicamente hablando", ha dicho sin rubor Gerardo Díaz Ferrán. Lo de abaratar la contratación tiene su guasa porque en 14,6 millones de los 16,6 millones de contratos celebrados en España en 2008 fueron temporales, la mayoría suscritos en claro fraude de ley en la medida en que se usó la contratación temporal para actividades permanentes de las empresas.

Pocas alforjas hacían falta para este viaje, en un momento en el nueve de cada diez de los empleos destruidos en la Eurozona tienen lugar en la piel de toro, lo que indica claramente que si hay un mercado laboral flexible en Europa es el español. De hecho, lo que ha disparado las cifras de desempleo es la facilidad con la que las empresas han podido deshacerse de sus trabajadores temporales -al menos uno de cada cuatro empleados no tienen contrato indefinido-, que además son los que más sufrirán la crisis porque ni han percibido indemnización –o ésta ha sido muy modesta- ni han generado el derecho a percibir las prestaciones por desempleo por un período largo de tiempo.

La patronal ha desaprovechado la oportunidad de plantear iniciativas más inteligentes o menos trogoloditas, que viene a ser lo mismo, algunas de las cuales ya han sido puestas negro sobre blanco por los servicios de estudios de los bancos que, como en el caso de las pensiones, han visto en las nuevas modalidades de contratación la oportunidad de hacer negocio.

La última la ha trabajado el BBVA, y consiste básicamente en un contrato único con costes de despido crecientes en función de los años de antigüedad, combinado con el sistema austriaco, en donde cada trabajador es titular de un seguro de despido que se paga con cotizaciones sociales y se acumula de una empresa a otra.

Los analistas de Francisco González han puesto, incluso, cifras a este fondo, que sería financiado por un porcentaje del salario bruto anual, costeado por empresarios, trabajadores y hasta por el Estado, y gestionado por la Seguridad Social. Permitiría, además, complementar la pensión de aquellos trabajadores que no fueran despedidos. Un chollo, en definitiva.

Ahora bien, hay que pensar que si los empresarios han abierto este melón no es por cicatería o ruindad. A la patronal le mueve exclusivamente el altruismo y la filantropía. Su objetivo no es ahorrarse unos euros con los despidos sino lograr acabar con la temporalidad, que es, en su opinión, la causa de la baja productividad de la economía española. En otras palabras, las empresas hacen contratos temporales a su pesar y eso les impide formar adecuadamente a estos trabajadores, lo que reduce su productividad.

Aun agradeciéndoles el gesto, lo que olvidan los sucesores de Cuevas es que éste no es el único factor que resta productividad a la economía. Influye para empezar el tamaño de las propias empresas, que en el 80% de los casos no sobrepasan los 250 empleados, mientras que este porcentaje es del 60% en Alemania o del 53% en el Reino Unido. Las empresas españolas de mayor tamaño son tan productivas como sus equivalentes en Estados Unidos. El tamaño aquí sí que importa porque aminora el gasto en I+D, al que España sólo dedica el 1,5% del PIB, más de un punto por debajo de lo que se destina en las grandes economías del mundo o en los humildes países nórdicos.

Todo lo anterior sería anecdótico si, al menos, el nivel educativo fuera el adecuado, pero seguimos con una educación de insuficiente calidad y escasa duración. La productividad aumentará cuando se frene el abandono escolar, cuya tasa en España alcanza el 30% y duplica a la europea sólo por detrás de Malta y Portugal. ¿Es consciente de ello nuestra abnegada clase empresarial?

Con esos mimbres el Gobierno ha fijado el objetivo de cambiar nuestro modelo productivo, como quien sustituye una bombilla fundida por otra –de bajo consumo, claro-. Parece fácil. Sólo hay que poner a los excedentes de la construcción, especialmente a esa quinta parte que carece de formación alguna, a fabricar circuitos integrados, algo que se consigue sustituyendo el tradicional mono de trabajo y el pañuelo de cuatro nudos por la bata blanca y los guantes de látex. Y si esto falla, se les hace indefinidos no fijos y se les vuelve a despedir para que escarmienten. Menos mal que la CEOE vela por nosotros.

 

Sábado, a 25 de Abril de 2009

Ampara Estrada para publico.com, 13/02/2009

Trabajo desde hace más de 20 años y si hoy me despidiera mi empresa actual –no es que quiera dar ideas a mi jefe– mi indemnización apenas llegaría a un mes de sueldo porque llevo poco tiempo en ella. Si viviera en Austria, mi indemnización sería la correspondiente a mi vida laboral actual y anterior. ¿Qué sistema de indemnización por despido es preferible? Hace dos días, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, abrió la caja de los truenos al decir que ve imprescindible una reforma laboral y que el sistema actual de indemnización por despido fomenta el inmovilismo de los trabajadores. Antes de echarle los perros al gobernador, como ya ha ocurrido, analicemos unos datos.

En España, la tasa de paro ronda el 14%; en el Reino Unido –con crisis inmobiliaria y recesión igual de grave que en España o más– está en el 6,8%; en Austria se sitúa en el 3,8%.

Según la Central de Balances del Banco de España, las indemnizaciones por despido y jubilaciones anticipadas de las empresas incluidas en esta estadística ascienden en los últimos años a unos 2.500 millones de euros, lo que no llega al 5% de su gasto en salarios.

Creo que es de justicia social que un trabajador al que le echa la empresa cuente con un colchón –indemnización–  con el que afrontar el trance, además de la prestación por desempleo. Pero ¿es el sistema más eficaz o beneficioso el que tenemos actualmente? Para Fernández Ordóñez está claro que no y que prefiere el modelo austriaco. ¿Por qué?

En Austria, como explicó el miércoles Ordóñez, las empresas constituyen un fondo individual para cada uno de sus trabajadores que se pone a su disposición en caso de perder el empleo en esa empresa, como complemento a la prestación por desempleo que reciben del Estado. Cuando encuentra otro trabajo, la parte que no ha consumido de ese fondo se va con el trabajador a la nueva empresa, que también constituye un fondo individual de indemnización para él que se acumula al anterior. De manera que puede cambiar de empresa, sin perder el derecho a las indemnizaciones que le corresponden por su vida laboral anterior. Al llegar a la jubilación, el fondo que le queda disponible –es decir, el que no ha consumido estando parado– lo puede utilizar como plan de pensiones.

Por lo tanto, es un modelo que tiene aspectos positivos: permite la movilidad de los trabajadores, que no tienen que aferrarse al puesto de trabajo sólo para no perder la indemnización por despido y, al cambiar de empresa, reparte entre ellas el coste del despido.

Indemnización creciente

Existe otro modelo del que se viene hablando hace tiempo que consiste en no tener unos días fijos de indemnización para todo el mundo sino que se vaya incrementando el periodo de indemnización en función del tiempo de permanencia en la empresa (podría empezarse por 10 días por año y acabar en los 45 días por año actuales). Eso eliminaría parte del miedo de los empresarios a incrementar la plantilla porque durante los primeros años no elevaría tanto sus costes en caso de tener que reducirla. Pero este modelo perjudica más a los que llevan poco tiempo en la empresa y no favorece la movilidad voluntaria del trabajador.

A pesar del revuelo levantado, no es inevitable identificar reforma laboral con abaratamiento del despido salvo que el Gobierno y los agentes sociales lo quieran. Ya sabemos que CEOE está por la labor de bajar los costes de despido y los sindicatos no.

¿Y el Gobierno? Zapatero y Corbacho rechazaron ayer abaratar el despido. Pero parece bastante probable que al final de la crisis nos encontremos con la reforma laboral sobre la mesa. Y eso puede ser bueno o malo en función del resultado, pero no por plantearlo. Tal vez no sea el momento más oportuno para cambiar la regulación. Pero nunca es demasiado pronto para empezar a debatir. Fernández Ordóñez y Corbacho ya han comenzado.

Suscribirse a PSOE