Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Jueves, a 5 de Diciembre de 2013

 

Si con su primer disco, “Deolindaha”, consiguieron que yo recuperara el gusto por el fado, su nuevo trabajo me reconcilió definitivamente con un estilo de música que antes me sonaba a antiguo, a músicas de otras épocas.

En “Canção ao Lado” (Canción al lado), Deolinda aplica la innovación al fado y le da una vuelta al ritmo, transformándolo en algo nuevo, vivo, vivaz, divertido, distinto.

El secreto de su éxito se debe, seguramente, a la forma exuberante con que se presentan a su público en performances a veces divertidos y alocados, y en otras con formas suaves y dulces producto de las las melancólicas melodías de las guitarra portuguesas, en las que prevalecen las referencias ligadas al fado y otras musicales tradicionales del país hermano y vecino.

Las canciones cuentan vivencias que son explicadas por la dinámica y carismática cantante Ana Bacalhau (en español Ana Bacalao, un maravilloso apellido para una portuguesa), que es la protagonista que da vida a las historias de Deolinda, nació para la música como vocalista del grupo Lupanar.

Las 14 canciones del disco que os presento son construidas alrededor de esta mujer. Ana, que vive rodeada de gatos en una especie de carpa dorada en su piso lisboeta, desde el que mira por sus ventana el mundo que la rodea.

Deolinda y los personajes de sus historias fueron inventados/compuestos por Pedro da Silva Martins, escritor y guitarrista, y tocadas por su hermano Luis José Martins, guitarra, ukelele, cavaquinho (pequeña guitarra portuguesa) y viola, y por Zé Pedro Leitãomarido de Ana y ex miembro, igual que ella, de Lupanar, que es quien con su contrabajo aporta un sonido más clásico entremezclado con ritmos de jazz. Ana es prima de los hermanos Martins.

El proyecto de Deolinda empezó en 2006 inspirado por el enorme éxito de Mariza, el fenómeno sonoro que puso a Portugal y al fado en el mapa internacional de la música. Los músicos de Deolinda surgen de varios proyectos musicales: Ana Bacalhau es una cantante que viene del mundo del Jazz; Pedro da Silva Martins empezó componiendo 2 temas acerca de Deolinda pero cuando sus  amigos le pidieron más compuso hasta 14 que se convirtieron en el primer disco de la banda.

El gusto que tienen los miembros de Deolinda por los viajes ligeros de equipajes, con aires minimalistas, les llevó a prescindir de lo superfluo y presentarse en los escenarios con lo mínimo posible: dos guitarras, un contrabajo y la voz de Ana.

En su nuevo álbum, “Canção ao lado, se perciben las influencias de estilos musicales familiares como el fado, la morna caboverdiana y la música brasileña. La dulce “Não sei falar de amor(No sé hablar de amor) conecta con el Brasil más romántico, “un recordatorio de que no podemos escapar de Elis Regina y Chico Buarque, etc.”, como dice Ana. En “Clandestino recrean la atmósfera del Viejo Portugal de antes de la Revolución de los Claveje, cuando aún estaban bajo la dictadura de Salazar: “Trata sobre una pareja; la mujer ha sido perseguida por la policía y no sabe si su amante volverá esa noche o no. Él regresa, trayendo un regalo para ella y para su bebé, pero la policía llega. Ella canta ‘Le besé y le tomé en mis brazos…’”; la canción queda inacabada, pero podría tratar del tema universal del amor prohibido y perseguido.

El sonido inconfundible del fado se respira en todo el repertorio del grupo, pese a que Deolinda no es, per se, un grupo de fado. Sus temas son menos añejos que los del fado más tradicional, pero están igualmente adornados por las dulces armonías de guitarra portuguesas. En ellos no imperan los sentimientos introspectivos del fado, marcando con ello una diferencia respecto a la estética de este estilo musical. Para diferenciarse, Ana viste trajes estampados y de gran colorido inspirados en las tradiciones folklóricas portuguesas, que combinan con su música y con el tejido musicológico de influencias que van desde la tradición ancestral hasta la música pop. El fado se canta desde el corazón y está inevitablemente ligado a la “saudade”, la nostalgia subyacente que inspira sus canciones.

La canción “O fado não é mau(El fado no es malo) es un irresistible debate íntimo en el cual Ana nos expresa su ambivalente relación con la desbordante melancolía del fado. Jura que nunca lo cantará porque “corrompe el alma con demonios”, pero luego admite “Sin fado y sin amor, ¿qué queda?”.

El resto de las canciones del disco se convierten en vehículos que expresan sentimientos sobre la cultura y el estilo de vida portugués, incluyendo la irónica y jocosa Movimento perpétuo asociativo, una broma sobre la identidad nacional portuguesa. Incluso, un club de fans de Deolinga llegó a organizar una petición en Internet para convertir esta canción en el himno nacional portugués. En palabras de Ana: “Queremos cambiar las cosas y hacer la revolución, pero la hora de la verdad, inventamos excusas y no pasa nada”.

El libreto del CD da vida a las historias de Deolinda con los vivos dibujos – caricaturas – de João Fazenda. Una escena de grupo nos muestra a los músicos con sus iconos reverenciados, Madredeus y Amália Rodrigues, junto al propio Proyecto Deolinda y personajes de las canciones: el loco personaje canoso que canta Lisboa não é a cidade perfecta(Lisboa no es una ciudad perfecta); San Antonio, patrón de Lisboa; el tipo que toca la tuba alegremente en “Fon-Fon-Fon, y la rubia brasileña de “Garçonete da casa de fado” que trabaja en un club de fado pero que se rebela contra la tristeza del fado cantando su versión personal más animada.

Como acompañamiento de esta entrada en el blog, os incluyo varios vídeos con canciones del grupo. Además de pediros que disfrutéis con ellas, en el caso de la canción "Parva que sou" os ruego encarecidamente que leáis con sumo interés los subtítulos en español, unos textos que son una auténtica declaración de guerra contra algunos preceptos y conceptos netamente capitalistas.

Estos son Deolinda. Mi nuevo grupo de cabecera.

Alfredo Musicayvino

Deolinda: un vídeo con las canciones “Fado toninho”, “Fon-fon-fon” y “Movimiento pepétuio asociativo"

Deolinda: "Clandestino"

Deolinda: "Um contra o outro"

Deolinda: "Parva que sou"

 

 

Viernes, a 18 de Marzo de 2011

Por Fancesc Relea para elpais.com, 18/03/2011

La vida de Alexandre de Sousa Carvalho ha dado un giro de 180 grados en cuestión de días. Su nombre es el primero de los cuatro firmantes del manifiesto colgado en Facebook el 5 de febrero para convocar en Lisboa una manifestación de la Geração à rasca, expresión portuguesa que puede traducirse como Generación en apuros. "El documento hablaba en nombre de los desempleados, quinientoseuristas y otros mal remunerados, esclavos disfrazados, subcontratados temporales... y convoca a alzar la voz contra la precariedad y en defensa de la dignidad", dice.

Cinco semanas después, el 12 de marzo, decenas de miles de personas (300.000 en Lisboa y 80.000 en Oporto, según los organizadores) participaron en dos de las mayores manifestaciones de los últimos tiempos en Portugal. Detrás de la convocatoria no había partidos ni sindicatos. Cuatro antiguos compañeros de facultad convirtieron con voluntad e ingenio una gota en un mar. Invito a almorzar a Alexandre de Sousa, de 25 años y licenciado en Relaciones Internacionales, para hablar del acontecimiento que ha dejado asombrado al país. Elige una tasca del barrio de Alfama, con olor a pescado a la parrilla. Sepia, pide sin dudar. Sigo sus pasos.

"Siempre dijimos que la precariedad es un problema transversal. No son solo los jóvenes, hay gente de todas las edades que tiene serias dificultades para llegar a fin de mes, y sin posibilidad de cambiar la situación". Alexandre de Sousa militó cinco años en las Juventudes Comunistas, y después amplió estudios en Inglaterra. Conoció a los otros tres promotores de la protesta en la Universidad de Coimbra: Paula Gil, 26 años, su novia; João Labrincha, 27 años; y António Frazão, de 25. Buenos amigos, mejores colegas, los cuatro hablaban horas de la situación en Portugal. El detonante fue la canción “Qué idiota que soy”, del grupo Deolinda -"...qué mundo tan idiota donde hay que estudiar para ser esclavo"-, y la reacción que generó entre los jóvenes. "Fue la señal de que había mucha gente dispuesta a hacer oír su voz". Y el 5 de febrero, uno de ellos, João, decidió crear la página de Geração à rasca en Facebook. Después vino el blog. "Nos invitó a los tres, aceptamos, invitamos a nuestros amigos y estos a sus amigos... Gracias a Facebook, conseguimos llegar a mucha gente, que siente en su piel la precariedad. Aparecimos en el momento oportuno".

¿Y ahora qué? ¿Y si no pasa nada...? "Creo que ya pasó", responde. "El tema está en los medios, en el Parlamento, todos hablan de las protestas, de los problemas del país. La gente tiene que organizarse. Tarde o temprano, tendremos que convocar a las personas que salieron a la calle en una especie de asamblea general". Geração à rasca es hoy un movimiento difuso, que Alexandre, sus tres amigos y dos decenas de jóvenes están empeñados en articular. "Tiene que haber nuevas iniciativas, tenemos que definir qué queremos hacer". Tras un plato de piña, mi interlocutor rehúsa el café, saca un paquete de tabaco y lía un cigarrillo. Tiene otra entrevista para un canal de televisión de cable. La vida de Alexandre de Sousa ha cambiado mucho. "Más cambió cuando emigré", precisa. "Y volveré a emigrar". África es su objetivo.

Deolinda – “Parva que sou

(Subtitulada en español)

 

Sou da geração sem remuneração

e não me incomoda esta condição.

Que parva que eu sou!

Porque isto está mal e vai continuar,

já é uma sorte eu poder estagiar.

Que parva que eu sou!

E fico a pensar,

que mundo tão parvo

onde para ser escravo é preciso estudar.

 

Sou da geração ‘casinha dos pais’,

se já tenho tudo, pra quê querer mais?

Que parva que eu sou

Filhos, maridos, estou sempre a adiar

e ainda me falta o carro pagar

Que parva que eu sou!

E fico a pensar,

que mundo tão parvo

onde para ser escravo é preciso estudar.

 

Sou da geração ‘vou queixar-me pra quê?

 alguém bem pior do que eu na TV.

Que parva que eu sou!

Sou da geração ‘eu já não posso mais!

que esta situação dura há tempo demais

E parva não sou!

E fico a pensar,

que mundo tão parvo

onde para ser escravo é preciso estudar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jueves, a 22 de Julio de 2010

 

Casa de Fados es la puesta en escena de un concierto con la estética y la visión de la película Fados de Carlos Saura. El concierto pretende reproducir el ambiente de una Casa de Fado, locales donde se canta el fado en Lisboa y donde el público rinde culto a cantantes y músicos de este género.

La última película de Carlos Saura completa una trilogía que el cineasta aragonés ha realizado sobre las músicas urbanas que nacieron en el s.XIX en diferentes ciudades y que se han convertido en músicas universales. Si Iberia, Flamenco y Tango hablaban respectivamente del flamenco y el tango, en Fados el afamado director nos muestra visión sobre esta música y su manera de entender la vida. En la cinta, artistas de la talla de Chico Buarque, Caetano Veloso, Marisa, Lila Downs y Miguel Poveda, entre otros, rinden un homenaje al fado.

En Fados participan diferentes generaciones de fadistas, instrumentistas y cantantes, primeras figuras del fado y jóvenes promesas que se han convertido en artistas en la vanguardia de esta música y que son ampliamente reconocidos como herederos de figuras como Amália Rodrigues o Carlo do Carmo.

En concierto de Casa de Fados varias generaciones de fadistas que participan en la película cantan “À desgarrada” uno tras otro, en un espectáculo acompañados por la escenografía e imágenes de la película Fados, creando un espectáculo que nos transporta al ambiente y el sentimiento del fado.

Fadistas: Carminho, Ricardo Ribeiro, Vicente da Câmara, Maria da Nazaré, Ana Sofia Varela y Pedro Moutinho.

Músicos: Pedro Castro y José Luis Nobre Costa (a la guitarra portuguesa), Jaime Santos (viola) y Joel Pina (bajo acústico).

 

Fado Corrido - Vicente da Câmara
(Vicente da Câmara / Popular *Fado Corrido*)
 
Uma amizade perdida
Nunca mais pode voltar
É amizade fingida
Se vai e volta a brincar
Ninguém dá nada
Se atrás não vier contravalor
Ninguém dá nada
Se atrás não vier contravalor
 
Só um amigo é capaz
Sem receber de dar amor
Só um amigo é capaz
Sem receber de dar amor

Minha mãe eu canto a noite - Maria da Nazaré
(Vasco de Lima Couto / Popular *Fado Menor*)

Minha mãe, eu canto a noite
Porque o dia me castiga
É no silêncio das coisas
Que eu encontro a voz amiga

Minha mãe, eu sofro a noite / Neste amor em que me afundo
Porque as palavras da vida / Já não têm outro mundo

Minha mãe eu grito a noite / Como um barco que te afasta
E naufraga no mar alto / Ao pé da onda mais casta

Por isso sou este canto / Minha mãe, tão magoado
Que visto a noite em meu corpo / Sem destino, mas com fado

Fado Corrido - Ana Sofia Varela
(Tiago Torres da Silva / Popular *Fado Corrido*)

Talvez o fado me diga
O que ninguém quer dizer
E por isso eu o persiga
Para nele me entender
E por isso eu o persiga
Para nele me entender

Meu amor tenho cantado
Sobre um céu tão derradeiro
Porque me entrego em cada fado
Como se fosse o primeiro

Talvez o fado não me peça
Tudo aquilo que lhe dou
Por isso por mais que o esqueça
Ele não esquece o que eu sou
Por isso por mais que o esqueça
Ele não esquece o que eu sou

Fado das Horas - Carminho
(D. António de Bragança / Popular *Fado Mouraria*)

Chorava por te não ver,
por te ver eu choro agora,
mas choro só por querer,
querer ver-te a toda a hora.

Passa o tempo de corrida,
quando falas eu te escuto,
nas horas da nossa vida,
cada hora é um minuto.

Quando estás ao pé de mim,
sinto-me dono do mundo.
mas o tempo é tão ruim,
tem cada hora um segundo.

Deixa-te estar a meu lado
e não mais te vás embora
para meu coração coitado
viver na vida uma hora

Guitarrada - Pedro de Castro & José Luís Nobre Costa (guitarra portuguesa); Jaime Santos (viola); Prof. Joel Pina (baixo)

Fama de Alfama - Ricardo Ribeiro & Pedro Moutinho
(Carlos Conde / José Lopes *Fado Lopes*)

Não tenham medo da fama
De Alfama mal afamada
A fama ás vezes difama
Gente boa, gente honrada

Fadistas venham comigo / Ouvir o fado vadio
E cantar ao desafio / Num castiço bairro antigo

Vamos lá, como eu lhes digo / E hão-de ver de madrugada
Como foi boa a noitada / No velho bairro de Alfama

Eu sei que o mundo falava / Mas por certo, com maldade
Pois nem sempre era verdade / Aquilo que se contava
Não tenham medo da fama
De Alfama mal afamada

Muita gente ali, levava / Viva sã e sossegada
Sob uma fama malvada / Que a salpicava de lama
A fama ás vezes difama
Gente boa, gente honrada

 
Sábado, a 19 de Junio de 2010

Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir”.

José Saramago, escritor, Premio Noble de Literatura 1998 (Azinhaga, Santarém, Portugal, 16 de noviembre de 1922 - Tías, Las Palmas, España, 18 de junio de 2010)

 

Domingo, a 31 de Enero de 2010

Ayer conseguí el último disco de María João que aún no tenía, un CD/DVD titulado “Joao”, del 2007. Lo compré en el FNAC de Matosinhos, una población pegada a la ciudad de Porto (Portugal).

En cuanto tenga terminados de ordenar mis CD’s, algo que me llevará aun un tiempecito, escribiré largo y tendido sobre este prodigio de la naturaleza, sobre una mujer que es capaz de dominar magistralmente la inflexión vocal, cubriendo infinidad de rangos y timbres, desde los sobreagudos a los histriónicos fraseos en tonos graves; todo ello, sin dejar jamar que se apague su sempiterna sonrisa y su maravillosa empatía con el público… y canta descalza… y canta vistiendo vistosos vestidos (valgan las tres “uves” seguidas) étnicos… y canta jazz clásico, jazz moderno y avant-garde, pop, word fusion, brasileña, bossa nova, fados… y todo lo hace bien.

Ella es María João y su cuasi perpetuo acompañante, el pianista Mário Laginha.

Los vídeos que podéis ver a continuación son un reflejo de lo que es ésta mujer y el gran Mário, actuando en vivo, y los que habéis tenido la suerte de verla en directo, como yo la tuve unas cinco o seis veces, sabéis muy bien a qué me refiero: María es pura "candela", puro fuego y pasión.

Alfredo Webmaster

 

María João & Mário Laginha - "A Minha Pele"

María João & Mário Laginha - "Beatriz"

María João & Joe Zawinul Syndicate, "Villa Lobos"

María João & Bobby McFerrin - "Improvisaciones"

Maria João & Mário Laginha - "Um Choro Feliz"

 

 

Lunes, a 8 de Diciembre de 2008

El restaurante A Carvalheira, situado en el lugar de Antepaço, ayuntamiento de Ponte de Lima (Portugal), debe su nombre al majestuoso roble (carballo en gallego, carvalho en portugués) que preside el precioso jardín que lo circunda.

El camino de subida la restaurante nos predispone para lo que veremos a continuación: una cuidada concatenación de árboles y arbustos bien cuidados, un caserón de piedra restaurada con primoroso cuidado y un hall de entrada agradabilísimo, con galería al jardín y cómodos sillones para la espera o una larga sobremesa.

En las paredes del hall vemos varios cuadros enmarcando críticas y referencias del lugar. Una puerta blanca que da entrada a un espacio muy especial, un restaurante de los que quedan pocos, con su barra al fondo, preámbulo de la cocina, lleno de mesas bien distribuidas y una gran lareira en el centro del local, encendida con troncos de roble chispeantes; la lareira tiene una mesa a sus pies, la más bonita del comedor. ¡Esa era nuestra mesa!

El propietario del local nos saludó con esa amabilidad tan típica de los restaurantes portugueses, amabilidad no exenta de la dignidad que siempre ha tenido un pueblo que navegó por cientos de mares y conquistó muchos países.

A diferencia de la amabilidad demostrada por el propietario, el camarero que nos atendía no demostró el mismo tino ni saber estar, no sé si sería por que yo era español (no creo) o por que la persona que dirigiría la elección de los platos era portuguesa y muy extricta (pero correcta) en las ordenes e instrucciones. En todo caso, una pena.

Al terminar la selección de platos, sin ningún asesoramiento por parte del camarero, la comida resultó una especie de monográfico sobre el bacalao (bacalhau en portugués) en algunas de sus mejores preparaciones.

Los platos elegidos, fueron:

- Salada de bacalhau com broa (1): un suculento plato a base de bacalao deshilado acompañado de aceitunas negras y verdes, pimiento, tomate, cebolla, ajo, orégano, sal y aceite y vinagre, en una mezcolanza muy bien presentada y mejor condimentada, en compañía de unas rebanadas de pan de broa ligeramente frita. Un gran primer plato.

- Sonhos de bacalhau: con la misma base de bacalao deshilado, se mezcla con harina, manteca y huevos, para hacer una especie de buñuelos o croquetas de una textura esponjosa y muy sabrosa. Un plato consistente y sabroso, quizá el menos apropiado para la comida.

- Alheira com legumes: un magnífico plato de la cocina más tradicional portuguesa. La alheira es un embutido típico de la comarca de Trás-os-Montes, siendo el más famoso el que se prepara en Mirandela. La presentación y el sabor de este plato me dejó sorprendido, y me supo a poco: habría tomado mucho más y a buen seguro que volveré a degustarlo.

- Bacalhau con broa: el plato fuerte de la comida fue el famoso y recomendadísimo bacalhau con broa, la especialidad del chef; resultó ser una de las mejores preparaciones de bacalao que he tomado en mi vida. La presentación en fuente de barro y la costra formada por la masa de broa al horno, hacen de este plato un delicioso complemento de un almuerzo en día frío y lluvioso.

- Baba de camelo: uno de los más típicos postres portugueses, a base de leche condensada, huevos y gelatina neutra, todo batido. Se presentó en la mesa con finas lonchas de castaña y nueces. Muy agradable de sabor, a medio camino entre una espuma, una mousse y un dulce de leche.

- Vino Quinta dos Carvalhais “Touriga Nacional”: un vino de una pequeña bodega del Dâo, elaborado con la uva touriga nacional, monovarietal, de producción limitada y con una inmejorable relación de calidad, excelsa, y precio muy contenido (64 € botella). Un vino dotado de un intenso y profundo color morado, gran paladar, equilibrado, elegante y con un prolongado retrogusto. Pese a que con el bacalao combinaba perfectamente, este gran vino quizá hubiera sido más apropiado para platos de carne ligera.

- Chupitos de aguardiente de hierbas y café de Palácio da Brejoeira, servido en un enfriador que no había visto en mi vida pero que permitía mantener los licores en su justo punto de frescor.

- Cafés: desgraciadamente, y pese a ser Portugal uno de los mejores países en la calidad de los cafés servidos, desgraciadamente, repito, el brebaje que nos pusieron no estaba a la altura de la calidad de la comida..

Resumiendo: una excelente comida en calidad y presentación, con una instalaciones magníficas y extremadamente relajantes y placenteras (inmejorable la mesa al lado de la chimenea encendida), con un servicio de sala que empezó mal, ligeramente secos, sin una sonrisa, pero que según avanzaba la comida fue mejorando.

El almuerzo se inició a las 13:30 hora portuguesa y terminó a las 16:50, después de una animada, divertida y placentera sobremesa, llena de anécdotas, chistes y alguna que otra discusión política.

Muy recomendable una visita a este restaurante. Y más recomendable aún reservar mesa con anticipación (teléfono 258742316 de Ponte de Lima-Portugal).

Alfredo Webmaster

Nota (1):El pan de broa es un pan de larga conservación debido en parte a que su miga se presenta apretada y muy húmeda. Es uno de los panes más tradicionales de Portugal y de sur de Galicia. En su composición incluye una elevada proporción de harina de maíz, y uno de los requisitos básicos para su elaboración son las cestas especiales donde fermenta. Para más información, entrad en este vínculo.

 

Suscribirse a Portugal