Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Domingo, a 23 de Marzo de 2014

 

Con Miguel me une años y años de amistad: desde que éramos niños y vivíamos con nuestros padres, él en una casa de la calle Real y yo en otro de la calle Inmaculada, casi enfrente la una de la otra. Y tuvimos orígenes similares: nuestros padres eran industriales con muchos años de actividad comercial a sus espaldas.

También nos unen nuestras aventuras de juventud, como las carreras de coches que nos dábamos los sábados y domingos camino de la Discoteca Piscis, en Miño, él en su 1430 y yo en mi 127 Coupe, a toda velocidad y algunas veces sin encender las luces en la noche, para hacer más divertida la conducción y competición (¡qué tiempos aquellos! ¡Qué locuras aquellas!).

O cuando le cedí el testigo como disc jockey (DJ) en Saturday, la que en aquella época era la discoteca más grande de España. O cuando nos veíamos en el Número K, el más emblemático local de copas y ambiente de la ‘movida gallega’, local mítico fundado por él. O cuando viajábamos a Panamá a ver a su tío Andrés…

En fin, son años y años de amistad y aprecio personal. De cariño y reconocimiento. Es tanto el tiempo transcurrido de amigos, desde los pantalones cortos de nuestra niñez hasta la placidez de nuestra madura existencia actual, que Miguel ya es parte de mi vida afectiva, como si fuera consustancial a ella. Y así quiero que siga…

Cuando este jueves pasado me ofreció ser colaborador de www.musicayvino.com, para, según él, modernizar mis gustos musicales -¡creo que no lo vas a conseguir, querido Miguel!- y el de los lectores habituales de ella, lo que inmediatamente le dije fue ¡adelante, cuento contigo! Y en eso estamos: en que él sea parte de mi web, que escriba y nos culturalice musicalmente.

Sé que con su ayuda y conocimientos, todos aprenderemos… Seguro.

¡Bienvenido, Miguel!

 

Categorías:
Martes, a 1 de Enero de 2013

 

Cuando viví en España, mas exactamente en una ciudad maravillosa llamada Barcelona, venia de trabajar en África por algo mas de dos años y claro, los contrastes fueron muchos. Y piensen que nací en el Amazonas (Colombia).

Barcelona fue una ciudad en la que siempre desee vivir, especialmente cuando vi una película llamada “Todo sobre mi madre”, de Almodóvar. ¿Recuerdan aquella escena donde aparece la Sagrada Familia?

No obstante, para ser honesto, la relación con los catalanes venía de antes. Fueron muchos los que pasaron por mi tierra: a varios religiosos Franciscanos Capuchinos los escuche hablar en un “español raro y que no se entendía mucho”.

No fueron pocas las veces que los vi frotar un tomate sobre el pan y luego agregarles aceite; no olvido una camiseta que me regalaron con el logo de los juegos olímpicos de 1992 ni tampoco un libro sobre Picasso escrito en una lengua que no se leía fácil, pero que se dejaba entender a pedazos. Barcelona, es una gran ciudad y fui feliz cuando estuve allá. Y con ganas de volver. Pero lo cierto, es que estando allá, en sus noches fantásticas, un buen día me encontré con una página que cambiaría mucho mi vida: musicayvino.com.

Y cuando digo cambiaría mí vida lo digo con tranquilidad, sin temor a equívocos. Y es que cambiar la vida es explorar nuevos ritmos, nuevos interpretes, nuevas miradas, nuevas posibilidades… y todo además de buen gusto y de forma gratuita. Así, la vida es bella.

Ahora estoy de vuelta en mi tierra, gozando nuevamente de mí Amazonas, viviendo en el pueblo que me vio nacer, en mi Leticia, a las orillas del río más caudaloso del mundo. Aquí internet es un lujo, y ya no gozo del Spotify ni de otros artilugios cibernéticos. Me las arreglo con un smartphone para mirar alguna cosa. Y cuando va bien internet en la oficina, y si el trabajo me lo permite accedo a algo que me interesa. Aquí no vemos los videos de YouTube online. Aquí tenemos que esperar 15 o 20 minutos para ver un video de 2 minutos.

Aquí la vida va al ritmo del río. Pues bien, hace un par de días volví a musicayvino.com y me dio por escribirle a esa gran alma detrás de la pagina, recibiendo de Alfredo una respuesta maravillosa y una oferta tentadora: ser corresponsal desde este lado del mundo, así que procedo a escribir sobre mi Amazonas y compartirles un video que seguramente ustedes, en otro lugar del planeta, que cuentan muy seguramente con un servicio de internet digno, podrán disfrutar y conocer mejor el lugar donde vivo.

El Amazonas colombiano es un destino increíble para los turistas que buscan tener contacto extremo con la naturaleza y conocer algunas de las culturas más representativas del país. Este maravilloso hábitat acoge tantas especies de fauna y flora como ningún otro ecosistema en el mundo y es un lugar sorprendente no sólo por la diversidad cultural de sus pueblos indígenas, sino por la vida que se origina y se nutre de las múltiples orillas del río Amazonas, el más caudaloso, ancho y profundo del mundo.

Los grupos indígenas conceden a este territorio una multiplicidad étnica incomparable. Conocer sus rituales, cultura y creencias, interactuar con los líderes de las comunidades y comprender su relación con la naturaleza es una experiencia mágica que evoca un cuento de fantasías. Este destino es propicio para disfrutar de una increíble travesía: escalar árboles de 35 metros de altura, deslizarse entre sus ramas en un recorrido de más de ochenta metros para sentir la fuerza de la naturaleza; pasar la noche en la copa de una Ceiba y escuchar la voz de la jungla y sus más profundos secretos a la luz de la Luna. Son tantos los prototipos de cosmovisión que aquí se encuentran que no creo estar errado cuando sentencio que el Amazonas podría ser la nueva Grecia que el mundo necesita. Haciendo alusión a lo mejor de los Helenos.

El Amazonas colombiano es uno de los 32 departamentos de mi país, ubicado en la parte más meridional, en gran parte al sur de la línea ecuatorial. Es el departamento colombiano más grande en cuanto a extensión territorial y se compone en su totalidad de territorio selvático. Limita con los departamentos de Caquetá y Vaupés y al noroeste con el departamento del Putumayo. El resto de su territorio es de frontera internacional: al este con Brasil y al sur y sureste con el Perú. Amazonas es el departamento con mayor longitud en límites internacionales de Colombia.

El nombre del departamento procede del nombre del gran río Amazonas. El río a su vez fue así denominado por el conquistador español Francisco de Orellana (1511-1546), el cual, en su viaje de exploración, dijo que fue atacado por "feroces mujeres" que se le semejaron a las amazonas de la mitología griega; sin embargo, la existencia de una tribu guerrera femenina en tal tiempo no ha podido ser demostrada y es posible que fuesen guerreros amerindios de pelo largo los que impresionaron al conquistador por el cual denominó a las selvas y al río con el nombre de Amazonas.

Entre los primeros exploradores europeos del territorio está Francisco de Orellana, quien le daría el nombre a la selva. La colonización española pondría el territorio forestal bajo el dominio de la provincia de Popayán, pero la independencia de las colonias españolas desataría un ánimo expansionista de las nuevas repúblicas hermanas, especialmente el Perú y Brasil. Colombia, más concentrada políticamente en la región andina, perdería una gran parte del territorio amazónico.

En 1928 y como base en la delimitación de la frontera entre Colombia y Perú, se crea la Comisaría del Amazonas que por su importancia se renombra en 1931 a Intendencia del Amazonas, ampliándose su territorio hacia el norte con partes de la Intendencia del Caquetá. En 1943 cambia de nuevo a Comisaría Especial, para luego en 1951 denominarse otra vez Intendencia Nacional. En 1957 finalmente adopta la denominación de Comisaría Especial del Amazonas que cambia el 6 de julio de 1991 a Departamento del Amazonas.

Para los amantes del turismo ecológico y de aventura, en esta región se pueden realizar un gran número de actividades como escalar árboles, realizar caminatas en la selva, practicar canopy, navegar por el río Amazonas, observar fauna y flora o partir en una travesía fluvial hasta lugares remotos y prohibidos en el corazón de la selva. Otro de los mayores atractivos son los parques naturales que ofrecen una experiencia única a los turistas para observar la majestuosidad de la fauna y flora amazónicas. Entre ellos se encuentran el de Cahuinari, Río Puré y Amacayacu, en donde es posible realizar caminatas por senderos y trochas de la selva tropical, recorridos acuáticos y avistamiento de aves.

Además de los parques naturales existen otros circuitos turísticos como la Isla de los Micos y el municipio de Puerto Nariño, en donde se pueden observar los delfines rosados, el caimán negro y la planta acuática representativa del Amazonas llamada Victoria Regia, un loto que puede llagar a medir hasta 1.50 metros de diámetro y es considerado el más grande del planeta.

Y para los amantes de la historia, nada mejor que recomendarles la lectura en estos días de un libro maravilloso de Mario Vargas Llosa: “El sueño del Celta”, y así navegar también por las atrocidades que han ocurrido en estas tierras y de las cuales hablaría en otra oportunidad, si es que se mantiene la oferta de quien un día conocí virtualmente y espero conocer en el momento que corresponda, personalmente: Alfredo.

De despedida, un abrazo amazonico de Mauricio Humberto Rodríguez (Leticia, Colombia)


 

 

 

 

Domingo, a 15 de Abril de 2012

Susana de Lorenzo: Voz y harmonium

Bernardo Martínez: Percusión, clarinete y flautas

Xoan Piñón: Guitarra eléctrica y acústica, laúd

Oscar Fernández: Zanfona

 

Por Belén Franco, de Ferrol (Galicia)

Martín Codax, Pero Meogo, Joán Zorro, Don Dinís, Pero da Ponte, Joan Airas, Fernando Esquío, Meendinho, Afonso Eanes do Cotón, Airas Núnez, Afonso X O Sabio, Sancho I,… Podría seguir enumerando otros nombres de trovadores míticos de la lírica medieval gallego-portuguesa pero, sencillamente, ahora mismo no recuerdo más, ni tampoco pretendo que esta reseña se quede en una simple relación de los cerca de 150 grandes compositores líricos del período trovadoresco galaico-portugués que abarca desde el año 1200, aproximadamente, en el que parece que está fechada la cantiga más antigua, hasta los alrededores del 1350 en el que empieza  a decaer esta lírica y toma auge nuestra prosa medieval.

Todos ellos son los protagonistas de una rica cultura trovadoresca. A algunos de ellos y sus deliciosas cantigas los he rememorado hace unas cuantas semanas gracias a DOA, otro de mis últimos descubrimientos musicales. Cuando me enteré por la prensa de que DOA había editado un nuevo trabajo discográfico, “A fronda dos cervos”, y que lo componen temas basados en las Cantigas de Afonso X O Sabio, así como cantigas de amigo, de amor, de escarnio y maldizer, escritas por mis adorados trovadores medievales, incluyendo, también, el “Sancti Iacobi” -una pieza musical del misteriosamente desaparecido Códice Calixtino-, me dirigí, rauda y veloz, a mi establecimiento habitual en el que adquiero este tipo de música con el objetivo de comprarlo, y con la esperanza de que no me pusieran ningún inconveniente para pedirlo a la distribuidora, en caso de que no figurase dentro de las existencias de la tienda. Ya se sabe que con esto de Internet no son buenos tiempos para la lírica…

Yo, que me jacto de conocer los proyectos de unos cuantos grupos musicales y solistas gallegos y algunos de sus magníficos y nunca suficientemente valorados trabajos que han realizado y realizan con el laudable intento de no perder ni olvidar nuestras raíces musicales, se me quedó por el camino Doa. ¡¡Vaya despiste imperdonable!! Más que de un despiste, se trata de ignorancia pura. ¡¡¡¿Cómo fue posible, sino, que se me pasasen por alto los trabajos de este  veterano grupo gallego, que se formó hace algo más de treinta años, y que es considerado como uno de los precursores del folk  en Galicia, de la música celta y del resurgimiento de nuestra música medieval?!!!!

Después de escuchar los temas de su último disco, descubrí una banda que desprende sonidos fuertemente mágicos que me trasladaron a la época de los primeros trovadores que he mencionado al comienzo de este escrito y que, además, me traen recuerdos de mis clases de literatura -tanto del bachillerato como de mis últimos años universitarios- en las que había estudiado, leído y aprendido a interpretar algunas de las cantigas de aquellos magníficos compositores de la Edad Media. Fue precisamente durante dos épocas diferentes de mi vida cuando descubrí y redescubrí los melodiosos versos de una lírica que desprende belleza y armonía sólo por su simple sencillez compositiva y melodiosa.  

Xaquín Blanco (flauta, gaita y oboe), Xoán Piñón (guitarra eléctrica, acústica y laúd, además de ser el autor de las evocadoras fotografías de “O Courel” que ilustran el librillo que acompaña al CD), Bernardo Martínez (percusión y teclados), Óscar Fernández (zanfona) y la agradable y dulce voz de Susana Lorenzo, poseedora de una gran técnica vocal, son los integrantes de esta veterana formación con cinco discos en el mercado.

Este mimado y soberbio trabajo discográfico es todo un tesoro musical, un proyecto temático, complementado por un hermoso texto introductorio de la poetisa gallega Eva Veiga y por una breve referencia a la lírica gallego-portuguesa con pequeños comentarios a cada uno de los temas que lo componen, realizados por el filólogo Federico Pérez, especialista en literatura medieval. En este disco, además de tres temas instrumentales, Doa experimenta adaptaciones y reinterpretaciones propias: combina las músicas de las Cantigas de Santa María de Afonso X O Sabio con las letras de nuestros trovadores gallego-portugueses.

El resultado ha sido todo un éxito. Los amantes de este género literario y  musical podemos disfrutarlo escuchando temas variados que van desde las cantigas de amigo como la de “Verdes herbas”, con la evocación de los ciervos -animales con una fuerte simbología erótica-, hasta la considerada, por los mismos componentes del grupo, como la primera canción protesta, “Porque no mundo menguou a verdade”, pasando, incluso, por la juzgada como la primera canción feminista, “O Maroot” y, por supuesto, sin olvidar otras cantigas de amor y de amigo en las que la mujer ocupa un papel relevante, composiciones famosas de carácter amoroso que muchos aficionados a la buena literatura las tenemos memorizadas como la de “Levou-s’a fremosa” o la de “Sedia-m’eu na ermida de San Simon”, muchas de ellas evocadoras, además, de milenarios bosques, con sus prados, sus fuentes y sus fontanas, ambientes que propician el encuentro idílico.

Un título evocador para un disco de culto de un grupo también de culto que se aleja, por suerte, de las músicas basuras comerciales e industriales, de usar y tirar, que hoy en día resuenan por todos lados y que no duran ni un telediario. La música de Doa se preservará imperecedera y será recordada ajena a todo tipo de modas, costumbres y usos musicales, igual que siguen siendo rememoradas, después de más de nueve siglos, las bellas  cantigas medievales que forman parte, indudablemente, de un importantísimo y enriquecedor patrimonio literario y cultural.

 

 

DOA - "Verdes herbas"

 

DOA - "O son da estrela escura"

 

DOA - "O Maroot"

 

DOA - "Estes meu ollos"

 

DOA - "Sediame eu na ermida de San Simon"

 

DOA - "Son de Noite"

 

DOA - Cantiga 2ª Martin Codax "Son de Noite"

 

DOA - "Festa de Loor" (lirica medieval galego portuguesa)

 

DOA - "Fonte"

 

DOA - "Estes meus ollos" (lirica medieval galego portuguesa)

 

DOA - "Levousa fremosa"

 

DOA - "Across the Universe" (John Lennon)

Categorías:
Viernes, a 2 de Marzo de 2012

Conozco a Ericka B. Chacón desde hace ocho meses gracias a una amistad común. El lugar de encuentro fue un sitio absolutamente único al que acudimos a cenar varias personas, entre ellas mi buen amigo José Manuel Carril, un eminentísimo médico y catedrático español: el restaurante Corteza Amarilla Art Lodge & Spa, en Santa Ana, el sitio que conozco más parecido al increíble Andrés Carne de Res de Chía, en Bogotá.

Nació en un pueblo de larguísima tradición musical y riquísimo patrimonio folclórico: Aserrí, en la Cordillera de Talamanca. Vivió en Gringolancia durante su etapa juvenil. Estudió Planificación Económica y es docente de Educación Física en un colegio de San José. Está felizmente casada con un ingeniero tico.

Como es una mujer muy culta y sabe mucho sobre muchísimas cosas, sobre todo de cultura popular costarricense, ya sea musical, gastronómica (su familia tiene una fábrica de tamales), leyendas y juegos populares, etc. colaborará en musicayvino.com aportando sus enormes conocimientos sobre el patrimonio intangible de su país, algo que, sin ella, jamás llegaríamos a conocer leyendo sólo guías turísticas comerciales.

Y además de todo lo dicho en el párrafo anterior, es una enciclopedia andante a la hora de recomendar algún buen restaurante o un lugar maravilloso ¡en cualquier parte de Costa Rica!

¡Bienvenida, amiga Ericka!

 


 

Coñezo a Ericka B. Chacón dende hai oito meses grazas a unha amizade común. O lugar de encontro foi un sitio absolutamente único ao que acudimos a cear varias persoas, entre elas o meu bo amigo José Manuel Carril, un eminente médico e catedrático español: o restaurante Corteza Amarilla Art Lodge & Spa, en Santa Ana, o sitio que coñezo máis parecido ao incrible Andrés Carne de Res de Chía, en Bogotá.

Naceu nun pobo de larguísima tradición musical e riquísimo patrimonio folclórico: Aserrí, na Cordilleira de Talamanca. Viviu en Gringolancia durante a súa etapa xuvenil. Estudou Planificación Económica e é docente de Educación Física nun colexio de San José. Está felizmente casada cun enxeñeiro tico.

Como é unha muller moi culta e sabe moito sobre moitas cousas, sobre todo de cultura popular costarriqueña, xa sexa musical, gastronómica (a súa familia ten unha fábrica de tamales), lendas e xogos populares, etc. colaborará en musicayvino.com achegando os seus enormes coñecementos sobre o patrimonio intanxible do seu país, algo que, sen ela, xamais chegariamos a coñecer lendo só guías turísticas comerciais.

E ademais de todo o dito no parágrafo anterior, é unha enciclopedia andante á hora de recomendar algún bo restaurante ou un lugar marabilloso en calquera parte de Costa Rica!

Benvida, amiga Ericka!

 

Categorías:
Martes, a 28 de Febrero de 2012

El caso de la “Operación CHAVÍN DE HUÁNTAR”, por Mila Villar (Lima, Perú)

Introducción

Estos últimos días han sido algo ingratos para mí, como creo para la gran mayoría de los peruanos que vivimos muchos años de terror, años de no tener paz para andar en las calles sin temor de que estalle una bomba por nuestro camino, de no tener paz para desarrollar nuestras actividades en un país seguro… nadie sabía cuándo ni dónde les tocaría accionar a las bandas terroristas que estaban activas en el Perú: Sendero Luminoso [i] y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) [ii], que por tener un arma (pistola, fusil, bomba, etc.) en la mano creían que podían “convencer” que sus ideas se debían acatar.

Yo trabajo en el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA), que desarrolla actividades en todo el Perú y por ese mismo motivo una de las acciones que más tengo presente es el asesinato (según los terroristas, ‘AJUSTICIAMIENTO’) de tres expertos japoneses, quienes daban capacitación a profesionales del INIA en Huaral (provincia del norte de Lima), en temas de transferencia de tecnología en hortalizas.

La trágica mañana del 12 de julio de 1991, aproximadamente a las 8:45 a.m., irrumpió en el Centro de Huaral el movimiento terrorista Sendero Luminoso y asesinó a los tres japoneses (Kiyotada Miyagawa, Seibun Kinra y Hiroshi Nakanishi) delante de los trabajadores, a quienes sacaron al patio central para que sean testigos del crimen. El resultado fue la retracción de las actividades de apoyo para el desarrollo de los productores agrícolas de parte del gobierno central (por seguridad de su personal) y retiro del apoyo técnico y económico del gobierno japonés a la actividades de investigación y transferencia de tecnología agraria.

Antecedentes

El hecho que me lleva a escribir este artículo es el ataque a la residencia del embajador japonés en el Perú y sus consecuencias en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH [iii].

El 17 de diciembre de 1996, 14 integrantes de la banda del MRTA se infiltraron en la residencia del embajador de Japón, donde se celebraba el natalicio del emperador Akihito, reunión en la que participaban 800 invitados, entre empresarios, diplomáticos, religiosos, militares y políticos. De los 800 rehenes, fueron liberados mujeres y ancianos, hasta quedar 72 hombres.

El secuestro duró 126 días. El 22 de abril de 1997 se activó la operación de resácate con la incursión de 142 comandos militares; se inició después de un estratégico planeamiento y seguimiento a través de túneles construidos para tal fin (cámaras y micrófonos que se había podido ingresar) con una explosión en una de las salas de la residencia, mientras un grupo de los terroristas jugaba futsal [iv].

Durante la intervención para liberar a los rehenes murieron uno de éstos y dos comandos, ningunos de los terroristas sobrevivió al ataque, lo cual generó una serie de opiniones sobre la ejecución de los terroristas en la incursión militar.

Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

Ahora el Perú enfrenta problemas con la Corte Interamericana de Derechos Humanos porque la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitó a esta Corte abrir un proceso contra el Estado Peruano por considerar que no cumplió con ejecutar las recomendaciones que dio en el sentido de volver a procesar, esta vez en el fuero civil, a un grupo de los denominados comandos de Chavín de Huántar.

Según informó el diario “Correo”, la CIDH argumenta en su informe una supuesta violación de derechos humanos de tres terroristas durante la operación de rescate de rehenes de la residencia del embajador japonés en 1997.

Este informe de la instancia internacional se da pese a que a inicios de noviembre el entonces ministro de Justicia, Francisco Eguiguren, aseguró que el Perú no se allanaría a la recomendación de la CIDH pero anunció que se “pediría una prórroga” al plazo para poder evaluar el pedido de volver a procesar a los comandos en el fuero civil (en el fuero castrense fueron absueltos).

Es indignante saber que hay instancias internacionales que se dedican a desperdiciar dinero para defender los derechos de quienes nunca respetaron los derechos mínimos de los demás, defienden los derechos de quienes quitaban la vida de personas porque no tenían la misma opinión o, peor aún, por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. ¿Quién defiende el derecho de estas víctimas, muertas a manos de terroristas asesinos que no respetan la vida.

¿No es una violación a los derechos humanos de todos los peruanos de bien que sufrimos por la demencia terrorista intentar forzar el castigo de quienes ayudaron a liberar a hombres secuestrados por más de 4 meses y no pronunciarse en contra de los secuestros, muertes y violaciones de todo tipo cometidas por estos terroristas, a quienes la CIDH se esfuerza en defender?



[i]  Sendero Luminoso, cuyo nombre oficial es Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL), es una organización terrorista de tendencia ideológica maoísta originada en el Perú. La meta de Sendero Luminoso es reemplazar las instituciones peruanas, que consideran burguesas, por un régimen revolucionario campesino comunista, presumiblemente iniciándose a través del concepto maoísta de la Nueva Democracia. En 1980, desató el conflicto armado interno del cual participó como principal agente hasta la captura de su líder, Abimael Guzmán Reynoso en 1992, tras lo cual sólo ha tenido actuaciones esporádicas. La ideología y tácticas de Sendero Luminoso han tenido influencia sobre grupos insurgentes de corte maoísta como el Partido Comunista de Nepal y organizaciones afiliadas al Movimiento Revolucionario Internacional.

[ii]  El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) es una organización terrorista peruana, fundada en 1984 e inspirada en las guerrillas izquierdistas de otros países de la región, que inició su accionar terrorista en julio de 1985. En la actualidad, esta organización se encuentra casi desarticulada en el plano militar, pero subsiste en alianza con el narcotráfico y hay indicios de que algunos de sus miembros están intentando reconstituir la estructura organizacional, infiltrándose en organizaciones civiles de extrema izquierda.

[iii]  La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es un órgano judicial de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que goza de autonomía frente a los demás órganos de aquella y que tiene su sede en San José de Costa Rica, cuyo propósito es aplicar e interpretar la Convención Americana sobre Derechos Humanos y otros tratados de derechos humanos a los cuales se somete el llamado sistema interamericano de protección de derechos humanos.

[iv]  El futsal, fútbol de salón, fútbol sala o microfútbol, es un deporte derivado de la unión de otros deportes: el fútbol, que es la base del juego; el waterpolo; el voleibol, el balonmano y el baloncesto. Tomando de éstos no sólo parte de las reglas, sino también algunas técnicas de juego. Los jugadores de este deporte precisan de una gran habilidad técnica y dominio sobre el balón, así como velocidad y precisión en la ejecución tanto al recibir, pasar o realizar gestos técnicos.

 

Domingo, a 26 de Febrero de 2012

 

 

Por Belén Franco (Ferrol, Galicia, España)

Hace unos días, leyendo el “Diario de Ferrol”, en su versión digital, me encontré con un artículo cuyo título reclamó mi atención, sobremanera: “Javier Marías dice que luchar contra el deterioro de la lengua es una batalla perdida”. Pesimismo y sumisión son sensaciones que la lectura de este titular me produjeron al instante, pues inmediatamente imaginé su aciago contenido, la dolorosa verdad y la funesta realidad que transmite: “al ritmo que vamos, dentro de cincuenta años los lectores tendrán dificultades no ya para entender el Quijote sino lo que escriben los novelistas actuales”. ¡Ojalá te equivoques, Javier! ¡Ojalá me equivoque yo también! Pues comparto tus infaustos pronósticos, tu amenazante futuro lingüístico.

En esa entrevista, el novelista y miembro de la Real Academia Española de la Lengua señala su preocupación por la creciente pobreza de vocabulario que tienen los hablantes, “para muchos de los cuales empiezan a ser molestas y poco comprensibles las frases largas, con subordinadas o subjuntivos”. Y hablas de culpables, Javier: los medios de comunicación en general. Yo todavía añadiría algún culpable más: la política educativa, los planes de estudios cada vez más pobres en sus contenidos humanísticos; planes de estudio que buscan fomentar el conocimiento y uso de una lengua que no es la mía en detrimento de mis dos lenguas maternas: el gallego y el castellano; planes de estudio en los que apenas se estudia a los escritores clásicos, en los que los alumnos de hoy en día abandonan los centros educativos sin ni siquiera haber leído unos versos de Quevedo, Rosalía de Castro o Góngora; sin conocer, apenas, los amoríos de Calixto y Melibea, sin saber que el caballo de Don Quijote se llama Rocinante, sin descubrir el mundo picaresco de nuestro Lazarillo, sin percibir los íntimos sentimientos de La Regenta, sin descubrir las cuatro magníficas sonatas de Valle Inclán, sin sumergirse en el mundo pasional de “Los Gozos y las Sombras”, sin escuchar el más que excelente soliloquio de Carmen, viuda de Mario, en “Cinco horas con Mario”, o la admirable prosa castellana que su autor, Miguel Delibes, nos ha legado en “Los Santos Inocentes” y en otras novelas y escritos; sin sumergirse en el realismo mágico de la familia Buendía en “Cien años de soledad”, sin, sin, sin…..; puedo seguir enumerando hasta perderme en este imponente abismo literario y lingüístico.

Recuerdo una pequeña anécdota que me sucedió hace unos cuantos años, cuando por circunstancias de la vida y con algo más de treinta años, decidí realizar otra carrera universitaria. En una ocasión, hablando con una de mis compañeras de estudios, unos diez años más joven que yo, le comenté, dentro de una conversación que estábamos manteniendo, la conveniencia de “decantarse” entre dos opciones. No recuerdo a qué nos estábamos refiriendo ni las palabras exactas de aquel diálogo; pero sí recuerdo la cara de perplejidad y asombro que puso la mujer al escuchar el verbo “decantar”. No le quedó más remedio que preguntarme, un tanto tímidamente, por el significado de “decantarse” para salir de sus profundas dudas lingüísticas.

Tampoco necesito irme tan lejos. Hace muy pocos días, durante mis tardes de sopor casero y de ocio invernal, buscando y rebuscando con el mando algún programa televisivo por el que merezca la pena abandonar, momentáneamente, un buen libro de lectura, me paré ante un nuevo programa emitido en la Sexta 2 y que centró mi atención: “Princesas de barrio”. En él un grupo de jóvenes féminas –de veintitantos años-, muchachas de barrios urbanos, aspirantes algunas de ellas a convertirse en “Belenes Esteban” de la vida y del mundo televisivo, con un vocabulario y unos gestos más barriobajeros, si cabe aún, que los de la original, enseña a los telespectadores cómo transcurre su anodina y vacía vida diaria. En uno de sus momentos de confidencias, entre botellón y botellón, y en medio de una conversación que ahora tampoco recuerdo sobre qué versaba, una de ellas –la más “estebanera y barriobajera” de todas- preguntó qué es un adjetivo. Esta vez la perpleja fui yo. ¿Cómo es posible que un concepto gramatical tan básico y esencial como es el “adjetivo” sea un término desconocido para algunos/as jóvenes de hoy en día…?

Sí, Javier. Al igual que tú, yo también sollozo por el futuro incierto -o no tan incierto ya- no sólo del castellano, sino del gallego, mi otra lengua materna; yo también me lamento por la actitud de algún padre que, cuando tiene en sus manos un cuento infantil escrito en gallego, lo va traduciendo al castellano mientras se lo lee a su hijo, pues le amedrenta el hecho de que su retoño le salga gallego hablante -¡qué desgracia y qué vergüenza familiar tan grande podría llegar a ocasionar…!-. Yo también siento pena y contrariedad por el comentario de otra persona que, dentro de su compasiva ignorancia, llegó a decir que los niños y niñas aprenden a leer mejor en castellano que en gallego (¿acaso ambas lenguas no poseen las mismas grafías y muy pocas variaciones fonéticas?).

¡Ay, si Cervantes levantase la cabeza! Estoy segura que resucitaría a Don Quijote para que éste se enfrentase, al igual que lo hizo con los famosos molinos, con la incultura idiomática y lingüística que empieza a proliferar en nuestro país. ¿Sería una batalla perdida para el valeroso hidalgo…?

 


El texto que escribió Belén Franco, de Galicia como yo, lo traduje a nuestro idioma materno, el gallego, para, como ella dice y corrobora Sergio Darío, potenciarlo y hacer que no se pierda nuestro riquísimo patrimonio histórico y cultural.


Hai uns días, lendo o "Diario de Ferrol", na súa versión dixital, encontreime cun artigo cuxo título reclamou a miña atención, sobremanera: "Javier Marías di que loitar contra a deterioración da lingua é unha batalla perdida". Pesimismo e submisión son sensacións que a lectura deste titular me produciron ao instante, pois inmediatamente imaxinei o seu aciago contido, a dolorosa verdade e a funesta realidade que transmite: "ao ritmo que imos, dentro de cincuenta anos os lectores terán dificultades non xa para entender o Quixote senón o que escriben os novelistas actuais". Ogallá equivóquesche, Javier! Ogallá equivóqueme eu tamén! Pois comparto os teus infaustos prognósticos, o teu ameazante futuro lingüístico.

Nesa entrevista, o novelista e membro da Real Academia Española da Lingua sinala a súa preocupación pola crecente pobreza de vocabulario que teñen os falantes, "para moitos dos cales empezan a ser molestas e pouco comprensibles as frases longas, con subordinadas ou subxuntivos". E falas de culpables, Javier: os medios de comunicación en xeral. Eu aínda engadiría algún culpable máis: a política educativa, os plans de estudos cada vez máis pobres nos seus contidos humanísticos; plans de estudo que buscan fomentar o coñecemento e uso dunha lingua que non é a miña en detrimento das miñas dúas linguas maternas: o galego e o castelán; plans de estudo nos que apenas se estuda os escritores clásicos, nos que os alumnos de hoxe en día abandonan os centros educativos sen nin sequera ler uns versos de Quevedo, Rosalía de Castro ou Góngora; sen coñecer, apenas, os amoríos de Calixto e Melibea, sen saber que o cabalo de Don Quixote se chama Rocinante, sen descubrir o mundo picaresco do noso Guía, sen percibir os íntimos sentimentos de La Regenta, sen descubrir as catro magníficas sonatas de Val Inclán, sen somerxerse no mundo pasional de "Os Gozos e as Sombras", sen escoitar o máis que excelente soliloquio de Carmen, viúva de Mario, en "Cinco horas con Mario", ou a admirable prosa castelá que o seu autor, Miguel Delibes, nos legou en "Os Santos Inocentes" e noutras novelas e escritos; sen somerxerse no realismo máxico da familia Buendía en "Cien anos de soidade", sen, sen, sin.....; podo seguir enumerando ata perderme neste impoñente abismo literario e lingüístico.

Recordo unha pequena anécdota que me sucedeu hai uns cantos anos, cando por circunstancias da vida e con algo máis de trinta anos, decidín realizar outra carreira universitaria. Nunha ocasión, falando cunha das miñas compañeiras de estudos, uns dez anos máis mozo que eu, lle comentei, dentro dunha conversación que estabamos a manter, a conveniencia de "decantarse entre dúas opcións". Non recordo a que nos estabamos a referir nin as palabras exactas daquel diálogo; pero si recordo a cara de perplexidade e asombro que puxo a muller ao escoitar o verbo "decantar". Non lle quedou máis remedio que preguntarme, un tanto timidamente, polo significado de "decantarse para saír das súas profundas dúbidas lingüísticas".

Tampouco necesito irme tan lonxe. Hai moi poucos días, durante as miñas tardes de sopor caseiro e de ocio invernal, buscando e rebuscando co mando algún programa televisivo polo que pague a pena abandonar, momentaneamente, un bo libro de lectura, pareime ante un novo programa emitido na Sexta 2 e que centrou a miña atención: "Princesas de barrio". Nel un grupo de mozos féminas -de veintitantos anos-, rapazas de barrios urbanos, aspirantes algunhas delas a converterse en "Beléns Esteban" da vida e do mundo televisivo, cun vocabulario e uns xestos máis barriobajeros, se cabe aínda, que os da orixinal, ensina aos telespectadores como transcorre a súa anódina e baleira vida diaria. Nun dos seus momentos de confidencias, entre botellón e botellón, e no medio dunha conversación que agora tampouco recordo sobre que versaba, unha delas -a máis "estebanera e barriobajera" de todas- preguntou que é un adxectivo. Esta vez a perplexa fun eu. Como é posible que un concepto gramatical tan básico e esencial como é o "adxectivo" sexa un termo descoñecido para algúns/ás mozos de hoxe en día....?

Si, Javier. Ao igual que ti, eu tamén salouco polo futuro incerto -ou non tan incerto xa- non só do castelán, senón do galego, a miña outra lingua materna; eu tamén me lamento pola actitude dalgún pai que, cando ten nas súas mans un conto infantil escrito en galego, o vai traducindo ao castelán mentres llo le ao seu fillo, pois lle amedrenta o feito de que o seu xermolo lle saia galego falante -¡qué desgracia e que vergoña familiar tan grande podería chegar a ocasionar...!-. Eu tamén sento pena e contrariedade polo comentario doutra persoa que, dentro da súa compasiva ignorancia, chegou a dicir que os nenos e nenas aprenden a ler mellor en castelán que en galego (acaso ambas as dúas linguas non posúen as mesmas grafías e moi poucas variacións fonéticas?).

Ai, se Cervantes levantase a cabeza! Estou seguro que resucitaría Don Quixote para que este se enfrontase, ao igual que o fixo cos famosos muíños, coa incultura idiomática e lingüística que empeza a proliferar no noso país. Sería unha batalla perdida para o valoroso fidalgo...?

 

Lunes, a 20 de Febrero de 2012

 

Por Sonia Sonny (Puerto Rico)

 

El Coquito es un ponche o licor típico que se prepara en los hogares puertorriqueños y que no puede faltar en las actividades y fiesta navideñas.

 

La receta deriva del famoso ron con coco que preparaban los campesinos y trabajadores de las centrales azucareras de la isla.

 

Los ingredientes básicos de la receta original, son: leche condensada, leche evaporada, crema de coco, leche de coco, ron blanco, canela y vainilla. Hay una variante de la receta en la cual se le añade un caldo elaborado a base de jengibre.

 

Envasada en frascos decorativos o en botellas decoradas en casa, esta deliciosa receta puede convertirse en un regalo muy apreciado por la familia y los allegados.

 

Este año prepare, para obsequiar a mis compañeros de trabajo, la receta del “Coquito con sabor a pistacho”. Debo decir, sin resultar pedante, que fue todo un éxito: gustó a todos por el dulzor y adictivo sabor de la mezcla. Personalmente, a mi me gustan todas las variaciones de la receta, que son muchas, y experimento continuamente con distintos añadidos.

 

Para muchos es una bebida adictiva que tomada en exceso resulta demasiado empalagosa y dulzona; mi límite está en una copita o dos a lo máximo. En fin todo es cuestión de gustos.

 

Comparto con los lectores de la web musicayvino.com la recta de esta sabrosa bebida: espero que os guste y que sea parte de la celebración en la Navidad del 2012.

Coquito con sabor a pistacho

Ingredientes:

- Una lata de leche condensada

- Una lata de leche evaporada

- Una lata de leche de coco

- Una lata de crema de coco

- Una cucharadita de sabor pistacho

- Una taza de mantecado de pistacho

- Un cuarto de taza pistachos triturados

- Ron blanco al gusto

- Canela en polvo (opcional)

Preparación: mezcle todos los ingredientes en la licuadora. A continuación, enfría la mezcla en el refrigerador por unas 2 horas. Si lo deseas, puedes espolvorearle un poco de canela. Se sirve muy frío.

NOTA: puedes jugar con los sabores y variar la receta agregando extracto de almendras (y almendras picaditas), sirope de chocolate, jengibre, crema de avellanas, brandy, huevo, vainilla, etc.

 

 

Martes, a 31 de Mayo de 2011

El Pueblo del Laberinto, de Sergio Darío (2010)

 

Somos el pueblo del laberinto

Los espectros del progreso

con su mala conciencia

nos sobrevuelan

Merodean por nuestros parques

y las aceras

Bolsas de plástico, diarios mutilados

trozos de papel y envoltorios plateados

colonizan nuestras riveras

las arboledas y litorales

Nos bombardean

con pasquines y mensajes cifrados

que cualquier tonto entiende

Hacemos como que no los vemos

nos sobra experiencia: somos invisibles

las minorías

si no aspiran a ser chantajistas

son sólo un incordio

 “pienso luego estorbo”

 

Somos los expulsados

del mejor de los mundos posibles

Los viejos censos fueron nuestro refugio

cuando el paraíso se nos lleno de okupas

hicimos un arte del mimetismo

Nuestros hermanos

ostentan poder y detentan noblezas

y en verdad es así, aunque no lo sospechan

Amancebaron nuestras palabras

más hermosas y amadas

Nosotros, por eso, somos gente callada

Pero a los despojados de derechos y tierra

les llegó la llamada de sus minerales

expoliados, engarzados en tótems

de prepotencia y de soberbia hueca

Era cuestión de tiempo

y ya nadie podrá detener la riada

Hay tanto presente secuestrado

que hoy el futuro de generaciones

está embargado

Occidente desde hace décadas

no alumbra ya inocentes

 

Somos los huérfanos de opción y medio

No sacamos carroza en el desfile

de alegorías de ideologías de cartón piedra

ni custodiamos consignas incorruptas

Drag queens del eufemismo

nos muerden los oídos y los ojos

mañana y tarde y noche

pretenden obligarnos a ser libres

las mismas oclocracias que apadrinan tiranos

financian mercenarios

trapichean con metales

a cambio de elevados valores morales

Sentimos como el mundo tirita

bajo la urdimbre deshecha en jirones

de lujo y de podredumbre

exceso y miseria del tejido humano

y la historia grita, a quién quiera oírla

que los hombres libres no acumulan siervos

 

Somos gente curiosa

Nos hacemos preguntas frecuentemente

cada uno de nosotros tiene una cita

indeclinable

con todas las respuestas

Pero no hay prisa, ninguna prisa

Somos gente paciente

En el infierno de la impaciencia

los inocentes arden

los pecadores se glorifican

Flota en el aire un fuerte tufo a dogma

que todo lo impregna

y todo lo emponzoña

Las emisoras promulgan urbi et orbi

bula para las almas mórbidas

que dispensa el esfuerzo

y el compromiso

Los quioscos expenden

los novísimos textos apodícticos

Son como gominolas para el espíritu

 

Se nos calumnia sistemáticamente

Los alquimistas

del pensamiento único

no quieren que ande suelto

el minotauro de la utopía

Han decidido

que el mejor laberinto

es este interminable desierto de sueños

cercado de alambradas de charlatanería

Y para redimir nuestros errores

se inmolan en la pira del pragmatismo

Juran que es pura vocación de servicio

Somos el pueblo del laberinto

nunca avanzamos hacía los espejismos

Intuimos motivos

más crípticos que eso

más profundos y espesos

como el rencor inconfesable

que guardan a los árboles

nuestros políticos alguaciles y alcaldes

 

Y mientras en el circo mediático

de las apariencias

los gendarmes del mundo

con luz y taquígrafos

se cruzan sumarísimas condenas y amenazas

en secretos altares

de los vetustos templos maniqueos

ángeles y demonios

celebran matrimonios de conveniencia

los círculos se cierran

y se sellan los vínculos herméticamente

luego todos estamos

invitados a compartir su mesa

sentados unos pocos

los demás somos plato del menú del banquete

No requiere etiqueta

es ocioso confirmar asistencia.

Pero no nos gusta tentar a la suerte

somos gente prudente

la Ley tiene hoy día demasiadas justicias

 

 

Domingo, a 20 de Marzo de 2011

Siempre es un placer presentar a un amigo. Pero es más placentero hacerlo cuando ese amigo lo es desde hace 20 años, cuando compartiste con él tiempos de ocio y disfrute en Madrid (¡Qué tiempos aquellos, ¿recuerdas?… qué bien nos lo pasábamos!), cuando aguantaste en su compañía a tremendos coñazos o sufriste las decisiones de incalificables personajes; o cuándo, en una especie de compañerismo solidario vía ERE, terminaremos nuestra vida bancaria el mismo día y a la misma hora: ¡Maravilloso, Aníbal!

A los dos se nos presenta un futuro halagüeño: a partir del 30 de marzo, estando como estamos, como imberbes muchachitos de pantalón corto (sic), dedicaremos nuestras 24 horas del día a trabajar lo justo y necesario (¡cuidadito: sin matarse!), a navegar a vela (o a motor), y a disfrutar de la buena mesa y de los buenos vinos. Y de eso, de buenos vinos, Aníbal sabe la tira... Y por eso está aquí.

¿Cómo lo conseguí? Después de muchos ruegos, de muchas presiones y amenazas, e, incluso, poniendo encima de la mesa cuantiosas ofertas económicas (obviamente, en billetes de Monopoly), conseguí que aceptara ser mi especialista en catas y recomendaciones de vinos.

Sé que lo hará muy bien: sus conocimientos vinícolas, producto de sus orígenes castellano-manchegos mezclados con esa cosa distinta (pero no mala) que es ser vecino de Ferrol, vienen acompañados de un exquisito paladar y un afán de experimentación.

En eso de elegir vinos nos diferenciamos los dos: a la hora de decidir un vino, yo soy más conservador, y pido marcas y añadas conocidas; él, en cambio, es más arriesgado, más de experimentar y probar nuevas bodegas y nuevos caldos. Por tanto, hacemos la pareja (sin sexo) perfecta.

Aníbal, ya sabes que aquí tienes tu casa y tu espacio: ¡Bienvenido!

Alfredo Webmaster

Categorías:
Viernes, a 18 de Marzo de 2011

Por Sergio Darío (Cantabria)

Nuclear hoy… Solar mañana.  Así nos lo vendían hace ahora 30 años.

¡MAÑANA! ¿Qué “mañana” se supone que era aquel “mañana” de 1980? La pegatina me la dio un amigo que estudiaba conmigo Marketing y que trabajaba en Westinghouse Nuclear. Era la reacción extraoficial de los estamentos oficiales (gubernamentales) ante la creciente marea antinuclear que avanzaba tras el estandarte del “¿Nucleares? No Gracias”.

La crisis del petróleo del 73 y la subida imparable del crudo, había convertido en rentable las costosísimas inversiones que la tecnología nuclear requería.

España había alcanzado el techo de sus posibilidades en otros recursos energéticos. Ya no cabían más pantanos. Además, su capacidad de producción de energía estaba caprichosamente controlada por la ‘Pertinaz Sequía, un fantasmagórico contraministerio cuyo único interlocutor valido era la Virgen del Carmen convocada en Procesión… y no siempre.

La minería del carbón, como explicaba el profesor Tamames, también se había agotado tras siglos de explotación humana e industrial de las minas de mineral comercialmente rentable (la rentabilidad “humana” de las explotaciones mineras ni se planteaba ni se plantea, como todo el mundo sabe).

“Las Nucleares” eran la única luz al final del túnel. Un túnel de retraso económico y social del que todo el mundo quería salir de una puta vez. Imposible pararse ni retroceder.

Señores, ¡Esta es la luz aquella que veíamos al final del túnel…! Resulta que no era la luz del sol lo que brillaba: ¡lo que brillaba era la luz de una explosión de material radiactivo…!

Vaya vaya, así que "esto" que pasa en Japón era el futuro que nos prometían…

 

 

 

 

Sábado, a 12 de Marzo de 2011

Por Verónica (México)

Mientras el derecho internacional y los más elementales derechos humanos establecen que “Toda persona es inocente, hasta que se demuestre lo contrario”, en México sucede a la inversa: cientos de casos así lo demuestran.

Ya sea por haber cometido un delito menor o grave, en México todo depende de la cantidad de dinero que se tenga para pagar un buen abogado o “comprar” a las autoridades que llevan tu caso. En consecuencia, las cárceles mexicanas tienen también como huéspedes a personas inocentes o que están esperando juicio; y mientras, estos inocentes o presuntos culpables, pasan los años esperando una justicia que irónicamente se muestra ciega ante ciertos casos.

Uno de esos casos injustos, que muestra estos vacíos en el sistema judicial mexicano, ha trascendido como un trabajo periodístico-documental exhibiéndose, hasta hace algunos días, en las salas de cine de México bajo el nombre de “Presunto Culpable” de Roberto Hernández.

La exhibición del documental en los cines duró lo que un dictamen judicial determinó para la película: que no podía seguir en exhibición debido a que una persona, que aparece en escena, demandó que se violentaba una de sus garantías individuales, dado que no otorgó permiso para que le mostrasen en esta cinta, aunque toda la película se hubiese filmado en un juicio público.

No puedo opinar por completo respecto a esta situación, pero en México ha encendido los ánimos de quienes acusan a la juez de atentar contra la libertad de expresión, al entender que su censura se dictaminó a favor del demandante, más allá de la situación por la que atraviesa el acusado y la enorme repercusión que tenía la proyección del documental en las salas de cine en esos momentos.

Yo me enfoco aquí en el asunto medular, el que llevó a los abogados a defender a José Antonio Zúñiga Rodríguez, el presunto culpable, y a realizar este documental.

Copio a continuación el texto íntegro que publicó El Universal, con una reseña del documental y la opinión del periodista redactor.

 

 



Por Ricardo Rápale (Analista político) para eluniversal.com

Tenía 26 años cuando lo detuvieron. Fue un lunes. Mientras lo subían al carro de policía, la ciudad de México festejaba a la Guadalupana. Se le acusó de haber matado a otro joven en una riña callejera.

José Antonio Zúñiga Rodríguez aseguró no haber visto jamás a la víctima. El domingo de la tragedia, como lo hacía todas las semanas, había estado atendiendo su puesto de ropa en un tianguis (mercadillo ambulante) de Iztapalapa. Así lo confirmaron, al menos, una decena de testigos.

Sin embargo, tales testimonios de nada sirvieron. La autoridad sólo hizo caso a la declaración de un menor de edad, quien supuestamente lo vio cometer aquel homicidio. (Tiempo después se sabría que ese testigo fue hostigado por la policía).

Un juez terminó sentenciando al joven tianguista. Poco importó que las pruebas y los testimonios estuvieran viciados o, de plano, fabricados.

Ésta es la historia verídica que se cuenta en Presunto culpable —documental mexicano que ha ganado premios en Los Ángeles, San Francisco, Madrid, Budapest, Dubai, Morelia y Guadalajara— y que en días próximos se estrenará dentro de las salas mexicanas de cine.

La producen dos abogados, también muy jóvenes —Layda Negrete y Roberto Hernández— quienes hicieron todo lo que estuvo en su poder para excarcelar a José Antonio. Ellos no sólo tomaron su defensa, también aprovecharon para mostrar con su caso los vicios del sistema. Estos juristas convertidos en improvisados cineastas introdujeron micrófonos y cámaras al muy sórdido recinto que son los juzgados penales de nuestro país.

El documento audiovisual que resultó no tiene desperdicio. Denuncia en detalle un proceso penal que recurrentemente aprehende, sentencia y encierra a personas inocentes, la gran mayoría de ellas jóvenes y de escasos recursos.

Difícilmente existe una coordenada más arbitraria y más injusta en todo el Estado mexicano que el proceso penal; un curso jurídico donde la verdad no importa sino la obtención —por cualquier medio— de culpables a quienes velozmente meter a la cárcel.

No se trata de un accidente, sino de una circunstancia sistemática. La lista de sus vicios es larga: en nuestro proceso penal no se cumplen los criterios de la técnica moderna para la investigación criminal; las policías están pésimamente formadas; la escena del crimen es frecuentemente alterada; los testimonios suelen obtenerse por extorsión o, de plano, se falsifican.

La autoconfesión sigue siendo la reina de todas las pruebas, y muchas de las veces se logra bajo tortura; los peritajes son amañados; las declaraciones testimoniales se agregan o desaparecen arbitrariamente; los defensores de oficio están, en promedio, mal preparados y, entre los abogados particulares, los buenos cobran honorarios exorbitantes.

De su lado, los jueces prefieren no verle jamás el rostro a sus futuros sentenciados y, la mayoría de las veces, temen dejar libre a un supuesto criminal porque saben que sus superiores les pueden echar fuera de su respectiva oficina. Es sobre todo por esta razón que 90% de los casos presentados por el Ministerio Público ante un juzgado penal se resuelve con una sentencia condenatoria.

Abogados como Roberto Hernández y Layda Negrete calculan que dos de cada tres expedientes de la jurisdicción penal mexicana sufren de vicios graves. La prisa, la presión política, la corrupción, la impericia, la inconsecuencia y la impunidad conspiran para sostener un sistema ineficaz y sobre todo injusto.

Probablemente la reforma que recientemente introdujo los juicios orales, y que durante la próxima década será echada a andar en nuestro país, podría ayudar para transformar esta circunstancia. Sin embargo, se trata de una reforma incompleta y de muy lenta maduración.

Contra el sistemático encarcelamiento de inocentes y la reiterada liberación de culpables, en México tendríamos que ir más rápido y mucho más lejos.

¿Cuándo la presunción de inocencia será un principio jurídico a respetar?

¿Cuándo tendremos una policía que sepa investigar? ¿Cuándo un Ministerio Público políticamente independiente? ¿Cuándo jueces cuya carrera no dependa de lo que digan sus superiores?

Si en los 80 y 90 las crisis económicas hicieron que los mexicanos nos dotáramos de instituciones dispuestas para protegernos de la inflación, las devaluaciones recurrentes, el déficit y el endeudamiento arbitrarios, ¿por qué la actual situación de inseguridad e injusticia no está sirviendo, de su lado, para provocar una transformación del Estado que toca al proceso penal mexicano?

 

 

Categorías:
Jueves, a 24 de Febrero de 2011

Hace un tiempo, algo más de dos meses, leí un artículo, que copio más abajo, publicado en una Web de económica de la que me confieso seguidor (pese a que sé que es de corte liberal y de marcado cariz derechista).

No lo puedo evitar: entre elconfidencial.com y yo hay una especie de atracción cuasi enfermiza, una mezcolanza inapropiada de sentimientos, una patología de corte morboso que me genera desfases ideológicos/mentales de difícil explicación.

Para que os hagáis una idea, he llegado a sentir admiración y fervor por los artículos que publica Kike Vázquez, un excepcional analista financiero internacional, las reseñas gastronómicas del grandioso Caius Apicius (que publico en mi blog) o las estupendas recetas y divulgaciones sexuales de El Erotikón (algunas ya publicadas en mi blog).

Volviendo al artículo que veréis más abajo, me hizo mucha gracia leer la detallada explicación de cómo deben vestir los ejecutivos de banca (algo que aún soy yo ahora, afortunadamente por pocos días), los “prototipicos” ejecutivos agresivos pegados a su teléfono móvil, a su attaché, a su agenda saturada, a la secretaria que le soluciona la vida y a la verborrea infatigable que utilizar para todo. Me hizo gracia.

Me hizo gracia y me hizo recordar las épocas en las que yo vestía así, en plan formal, con trajes de buen corte y colores discretos (distintos tonos de grises y azules marinos), pantalones de sastre a medida, chaquetas cruzadas de dos botones o sin cruzar de tres botones, camisas de doble puño con gemelos a juego con la corbata, y zapatos de cordones o tipo mocasín de empeine largo. ¡Buff, qué tiempos!

Afortunadamente, después de haber transitado por las direcciones de despachos por más de 27 años, el concepto de “bien planchao y bien arreglao”, además de ser algo profundamente incómodo, es absolutamente innecesario: por mi experiencia, lo que nuestros clientes buscan realmente no es negociar con un figurín de pelo engominado y traje de Ermenegildo Zegna a medida; lo que ellos realmente buscan es encontrar alguien que les solucione sus problemas, con el que sentir empatía, que les desatasque sus dificultades, que les ayude a financiar correctamente sus negocios y que, a poder ser, lo haga al menor coste posible. Punto.

Los años de experiencia me permitieron conocer mejor esas necesidades y descubrir lo poco que les importa si vestimos trajes de Zegna o de Pepito, o camisas Hugo Boss o de La Paca: por eso, cambié de forma de vestir para ir adoptando prácticas que me dejaban ser mas como soy realmente (cómo me gusta vestir), estar más cómodo dentro de la ropa, con pantalones menos marcados, con chaquetas más cómodas, con camisas menos ajustadas, con zapatos más fáciles de llevar. Hasta hoy.

Entonces, ¿por qué publico el artículo de elconfidencial.com? Para que aprenda de él Sergio Dario; para que tome apuntes, para que pille ideas, para que sepa más… sobre todo ahora que está algo triste por que aún le quedan unos añitos más de trabajo: ¡Va por ti, Sergio, la vida es así! (obviamente, con cariño).

Alfredo Webmaster



Por L. S. Lara para elconfidencial.com, 21/12/2010

En una sociedad en la que la apariencia cada vez es más importante para superar cualquier obstáculo con cierta ventaja, UBS publica un ‘manual de instrucciones’ para sus banqueros, con el objetivo de que vistan (y huelan) adecuadamente. Se trata de un completo manifiesto de 44 páginas, lleno de avisos y consejos para que el personal de esta multinacional financiera no tenga dudas a la hora de elegir atuendo para su lugar de trabajo.

"La adopción de un comportamiento impecable se extiende a la presentación impecable”. Bajo esta premisa, y según recoge la web Business Insider, UBS expone las claves para triunfar dentro del complicado, y muchas veces gris, mundo de las finanzas. Porque un aspecto impecable puede aportar paz interior y una mayor sensación de seguridad, he aquí algunos de los pasos a seguir si usted desea convertirse en un exitoso hombre de negocios.

Las chaquetas, cerradas y con los hombros perfectos

La ropa es una forma crítica de la comunicación no verbal. Y los trajes de chaqueta en particular, prenda indispensable para todo banquero que se precie, también tiene sus secretos. Los botones deben estar cerrados, salvo cuando estemos sentados. Y sólo si hace mucho calor, y tras el consentimiento de un supervisor, se puede llevar la camisa sin chaqueta.

En cuanto a los bolsillos, a pesar de que el traje los lleve, estos no han sido diseñados para contener un gran número de efectos personales o accesorios. Así que mejor dejarlos vacíos para que no se deformen.

La americana de hombre cuenta con otra particularidad a tener en cuenta. Los hombros deben tener proporciones naturales: si son demasiado amplios, la cabeza parecerá muy pequeña. Por el contrario, si son estrechos, esta se verá demasiado grande. Y lo que es más importante: la chaqueta siempre tiene que cubrir completamente el trasero.

Gafas: cuanto más sencillas, mejor

Según las indicaciones del manual de UBS, las gafas son más adecuadas en un rango de color discreto. Las demasiado llamativas, así como las monturas de colores estridentes, no están admitidas en este ambiente.

Por otro lado, conviene asegurarse de que las joyas se ajustan al metalizado de las monturas, y nunca, nunca, llevar las gafas de sol en la cabeza.

Perfumes: ¡Stop nubes invasivas!

"Un perfume debe ser perceptible en un primer momento a una distancia determinada -la longitud de un brazo-, pero debe ser discreto”. Con estas palabras se refiere la empresa financiera al uso de fragancias. "El momento ideal para aplicarlo es directamente después de una ducha caliente, cuando los poros están aún abiertos", aclara.

Tan sólo un aspecto a evitar: no usar una loción que te convierta en una nube aromática amenazante.

El reloj, imprescindible para ser puntual

UBS es más radical a la hora de decidir qué joyas deben llevarse a la oficina. Así, la empresa "suspende el uso de pulseras y pendientes". Ni hablar, por supuesto, de piercings, tatuajes o accesorios que no aporten un aspecto profesional.

Llevar reloj puede hablar mucho de nuestra persona. Entre otras cosas, indica que damos importancia a la puntualidad y la fiabilidad. Finalmente, por respeto a clientes extranjeros, “se deben evitar signos religiosos ostensibles".

Vigile el mal aliento

El olor del cuerpo no se puede cambiar. Sin embargo, podemos asegurarnos de que sólo produzca aromas agradables. Un aliento fuerte puede tener un impacto significativo en la comunicación con los demás. Un primer paso es evitar, durante la jornada laboral, los platos a base de ajo y cebolla.

Cremas faciales, no sólo para ellas

Los factores que conducen a la contaminación de la piel son muchos. Dado que nuestro rostro es básicamente nuestra principal ‘prenda de vestir’, este requiere de una especial atención. UBS recomienda proteger la piel aplicando una crema nutritiva y que calme los signos producidos por los agentes externos. El manual hace especial hincapié en que esta solución no sólo es importante para las mujeres. Los hombres son los primeros que deben aplicarse el cuento.

Zapatos: siempre con calzador

Un recurso adecuado para prolongar la vida de los zapatos de piel masculinos es reemplazar los talones antes de que se estropeen las tapas. También, ponérselos siempre con la ayuda de un calzador, desatarse completamente los cordones antes de quitárselos y dejarlos transpirar al menos un día después de su uso.

Corbatas: longitud = perfección

La punta nunca debe superar la cintura del pantalón. Esta es la clave para saber la distancia adecuada a la hora de anudarse la corbata. Y al quitarse el traje, siempre desatarla y colgarla, nunca enrollarla.

La ropa interior, que ni se vea ni moleste

La ropa interior es una de las partes más íntimas de nuestra ropa. Por esta razón, no deber verse a través de la ropa, ni destacar. Asimismo, el cuerpo no debe sufrir por un uso inadecuado o una talla incorrecta.

Con las camisas, sea sibarita

No se deben lavar a máquina, ni planchar en casa. Para llevar las camisas perfectas, mejor recurrir a la tintorería.

 

Domingo, a 20 de Febrero de 2011

Por Sergio Darío

No es la primera vez que traes a tu blog la cirugía estética, Alfredo.

Yo no tengo mucho que opinar sobre el tema en si, no va conmigo, pero cuanto más leo sobre esta moda o plaga o vicio moderno… y sobre todo cuanto más constato la condescendencia, la perplejidad cuando no rechazo, que la cirugía estética nos produce entre “los tíos”, más aumentan mis ganas de compartir una teoría (propia, creo) sobre el origen del hombre… y de la mujer, tan surrealista y bufa que hasta podría ser la acertada. Un disparate.

No se trata de una revelación al estilo zarza-ardiendo-que-no-se-consume ni luz-cegadora-de-voz-tronante… ¡no, no, que va! Es más bien como una idea nebulosa que va tomando cuerpo poco a poco hasta que tomas consciencia de que efectivamente es algo sólido que está ahí, y no debería estarlo. Se que no puede ser… ¿pero y si lo fuera…?

Ya he manifestado en tu blog mi condición de agnóstico. Lo fui años antes de saber que mi postura ante el hecho religioso (especialmente ante la pregunta ¿Dios existe, qué es Dios?) tuviera esa definición: agnóstico. No creo que podamos saber qué o cómo es El, ni probar su existencia o su inexistencia… y no me preocupa en absoluto ni me produce ningún abatimiento, carencia ni inquietud existencial.

Por otra parte me gusta la mujer. Su compañía me enriquece. La feminidad para mí SI existe. Son diferentes a nosotros y hablo de “diferencia” a un nivel mucho más profundo y sutil que el físico. Y adoro esa diferencia, me encanta. Puedo identificarla, pero difícilmente explicarla. La siento, la acepto, la disfruto y no me planteo por nada del mundo llegar a entenderla (muchísimo menos manipularla).

Respeto y defiendo la condición femenina. Desde una dotación sensorial y una capacidad intelectual idéntica a la masculina, interpretan sin embargo el mundo, la vida, los sentimientos “a su manera”, sutilmente distinta y personal… y es para mi un motivo constante de sorpresa, no siempre agradable, pero vivificante. Pero intentar “comprender a las mujeres”, aun en el caso, en mi opinión altamente improbable, de que tal gnosis estuviera al alcance de una mente masculina, me parece un error tremendo. ¿Por qué? Es como el que esta fascinado por la magia y se empeña en ser el ayudante del Mago: es destripar el misterio. Por otra parte ¿para qué? ¿Qué mujer querría tener a su lado a un hombre que “la comprendiera”? Quiero decir que la comprendiera de verdad, no “lo que dice” sino “lo que quiere decir” cuando nos habla o cuando calla, actúa o miente incluso… Para mi es imprescindible saber querer a una mujer (como madre, como amante, como amiga…) pero para eso no necesito comprenderla, me basta con confiar en ella y entregarme, sin miedo, aunque me equivoque (... y alguna vez me equivoqué pero ¡que me quiten lo bailao!)

Y ahora viene mi ridícula teoría, al hilo de todo este tinglado de las cirugías.

¿Y si Dios efectivamente fuera un atractivo y viril tipo maduro de edad indefinida…?

Un Macho si, el prototipo de Dios que el Buonarrotti representó en la Capilla Sixtina dando la vida a un atolondrado Adán.

Pido perdón a los que se sientan ofendidos en su fe, feminismo o ateismo, pero también un poco de paciencia. Déjenme que lo explique y verán que todo encaja.

Aquí tenemos a Dios creando al hombre “a su imagen y semejanza”… fácil. SABE perfectamente qué es lo que quiere, el resultado final que busca: El es Hombre también. Pisa terreno conocido: el Hombre, el top de la creación, fuerte, decidido, irresistible, inteligente, capaz, creativo, maneja los carros como Dios, va sobrado… es el Boss, el puto sheriff… como El en definitiva.

Pero el Hombre está sólo… y necesita una compañera: la Mujer… y de verdad la necesita (la necesitamos), Dios no es tonto. Y decide crear a La Mujer.

Pero ¿cómo es la Mujer? ¿Alguien conoce un Hombre que sepa cómo es la Mujer...? más allá de los calendarios de Toscani o de los grabados de la Anatomía de Grey quiero decir… yo no lo conozco, aunque si se de muchos que presumen de hacerlo, hasta que se pegan de bruces con el famoso “eterno femenino” y se quedan como las vacas mirando pasar los trenes… y Dios en mi teoría machista-creacionista, no lo olvidemos, es Hombre. Si, vale que todopoderoso (eso es más o menos lo que nos creemos TODOS los hombres… ¿o no?), tan todopoderoso como yo que estoy creado “a su imagen y semejanza”...

El caso es que Dios se pone a crear la Mujer y aquí “se mete en un jardín”… elucubra, inventa… imagina… y crea un ser precioso, una Diosa, una maravilla. Una creación a la medida de los deseos del Hombre, mejor que eso: a la imagen y semejanza de los sueños del Hombre.

Desde el punto de vista masculino, es un éxito absoluto. Las mujeres nos encantan, es lo mejor de la creación. Aunque nos distraigamos con el fútbol, la comida, las partículas subatómicas o los coches potentes… lo que más nos gusta de este mundo son ellas. Nos han gustado “gorditas” como las de Rembrandt, flaquitas como en los sesenta, bronceadas o pálidas como fue la moda durante siglos, morenas, rubias, pelirrojas, con largas melenas, pelo a lo “garçon” o la cabeza rapada como las egipcias. Nos han gustado siempre y de todas las maneras… entonces ¿por qué se ponen? ¿Por qué se quitan? ¿Por qué se tiñen, se pintan, se rizan, se alisan? ¿Por qué se meten en dietas, en quirófanos, en multitud ropajes (algunos inverosímiles) y se suben a tacones imposibles…? Y todo, aseveran, ¡¿Para “estar guapas”?!

El universo interior de la Mujer es indescifrable para sus mortales compañeros los Hombres, y desde el mismo momento de su creación la Mujer está corrigiendo a Dios constantemente, porque, ya es hora de decirlo claramente, Dios no tiene ni puta idea de cómo es La Mujer…

El vello, por ejemplo, esa suave pelusa que barniza su piel, ¿qué pinta ahí? ¡Fuera el vello! Aunque tenga que soportar perrerías y cada vez salga más cantidad y más recio. Una Mujer-Dios nunca habría caído en ese error “de diseño”. El pelo también está mal. La que lo tiene rizado se lo alisa y la morena se tiñe lo mismo que se hace mechas la rubia de pelo liso que se lo riza etc.… Ninguna mujer pesa lo que debería pesar, ni es suficientemente alta o bien es demasiado alta, además todas ellas tienen mas carnes de las que deberían tener, o no están bien repartidas y aquí le sobra lo que le falta allá… Ni el color de su piel, ni el de sus ojos, es el correcto… pero la “prueba del algodón”, la mejor demostración de que Dios NO SABÍA lo que estaba haciendo cuando creó La Mujer son sus pechos. Joder, ¡eso es ARTE! ¿Cómo algo tan sencillo puede ser tan hermoso?

A los hombres nos vuelven locos. Nos gusta decir “…a mi me gustan grandes” o “yo los prefiero pequeños y firmes…” palabras… a los hombres nos gustan todos los pechos femeninos y no nos cansamos ni perdemos la ocasión de disfrutar de su visión. Dios los ha creado de infinidad de formas y tamaños, prácticamente no hay una pareja igual, y los reparte con enorme ternura entre sus criaturas las Mujeres, porque a El, seguro, también le gustan todos… pero no hay, no ha habido y no habrá una Mujer que tenga los pechos que le corresponden.

Es como obsequiarle unos zapatos a tu novia ¿algún Hombre sabe qué mecanismo se activa en una Mujer para elegir un par de zapatos en concreto de entre, digamos, dos o trescientos pares…? ¿Y cómo hace para escoger un bolso…? Ninguna mujer lleva “sus pechos”. Se trata de un error de estafeta de dimensiones cósmicas. Y no es que no existan, porque todas ellas, en algún momento de su vida, reconocen “sus pechos” en el cuerpo de otra: una amiga, una compañera de gimnasio, una actriz o cantante famosa, una vecina…

Dios, el pobre Hombre, seguro que la hizo con su mejor intención, pero La Mujer NO era así. Menos mal que la cirugía está poniendo un poco de orden en este desaguisado.

Yo creo que, de todas formas, los Hombres debemos estarle agradecidos por La Mujer y rezarle todos los días una oración que venga a decir algo así como: Padre Nuestro ¡no te desanimes tío! Tampoco nosotros las entendemos pero… nos encantan ¡gracias Señor!

 

Lunes, a 31 de Enero de 2011

Por Verónica, Jalisco (México)

Quiero compartir con todos vosotros uno de los máximos emblemas que representan a México ante el mundo, tanto como la música del mariachi. Me estoy refiriendo a la imprescindible bebida nacional: el tequila, la bebida que siempre acompaña nuestras fiestas y rondas.

La información que leeréis a continuación la conseguí gracias al apoyo de la Academia Mexicana del Tequila A.C., organismo que tiene entre sus principales objetivos, difundir la cultura del tequila.

Adicionalmente, como mexicana nacida justamente en una población de la zona de Los Altos de Jalisco, en donde el paisaje agavero es parte del mismo pueblo, he disfrutado de buenas charlas, de malos y buenos momentos, e incluso ‘curé’ algún resfriado, siempre con un buen trago de tequila en la mano.

Así que les digo: ¡salud!... y disfruten tanto como yo de la información que les comparto a continuación, y si es en compañía de un buen tequila en la mano, mejor que mejor.

 

Tequila

Población de origen pre-hispánico ubicada a 56 kilómetros al noroeste de la ciudad de Guadalajara. Actualmente cuenta con 30.000 habitantes. El cerro de Tequila, o de la Tetilla, tiene una altura de 3.000 metros sobre el nivel del mar y es un volcán extinto.

Tequila es un municipio y un poblado del estado de Jalisco, en México. El nombre de Tequila proviene de la palabra náhuatl Tecuilan o Tequillan,Cristis que quiere decir lugar de tributos. Es un "pueblo mágico". Tequila es conocido por darle su nombre al Tequila, al ser uno de los territorios donde éste se produce.

Sus primitivos pobladores fueron chichimecas, otomíes, toltecas y nahuatlacas. El poblado estuvo en un principio asentado en un lugar que se llamó Teochichán o Techinchán: lugar del dios todopoderoso o donde abundan los lazos y trampas.

El municipio de Tequila está situado en diferentes relieves, tiene pocas tierras planas, a excepción de algunos pequeños valles, su orografía es muy irregular. A las orillas del río Santiago y Chico hay 700 metros sobre el nivel del mar; al sur del municipio se registran hasta 2.900 metros (cerro de Tequila); en la parte norte las alturas son de 1.700 y 1.800 metros, pero al este en la Sierra de Balcones hay alturas de 2.300 metros.

Tequila posee un clima subtropical semiárido, con inviernos y primaveras secos y templados. La temperatura media es de 23,2 grados Celsius, con una media de precipitación de 1.073,1 milímetros. Las lluvias ocurren habitualmente entre los meses de junio y octubre.

 

Su historia

Cuando los Mexicas tuvieron su primer encuentro con las mieles del agave, nunca imaginaron la dimensión que habrían de alcanzar bajo el nombre de tequila. Desde entonces, esta mítica bebida ha estado presente en los grandes momentos de los mexicanos. Hoy en día su fama ha trascendido las fronteras, posicionándose como la bebida de gran reconocimiento a nivel mundial.

Esta situación de alguna manera hizo vulnerable al tequila, ya que surgieron seudotequilas que, a la sombra de tan noble bebida, intentaron sacar ventaja ofreciendo productos que nada tenían que ver con la naturaleza del tequila.

La reacción de los genuinos productores, desembocó en que el Mercomún Europeo reconociera la Denominación de Origen de esta bebida; para protegerla y salvaguardar esta denominación, se creo en México el Consejo Regulador del Tequila.

Mientras un segmento de la población mexicana consideró al tequila como un producto de baja estima, hubo quien siempre lo defendió, partiendo de la base de su fuerte identificación con el México tradicional y auténtico.

 

Su origen

Mayáhuel es el símbolo de la fecundidad de la tierra. Al ser convertida en maguey brindó a los hombres (Mexicas) los dones necesarios para sobrevivir. También es madre de los cuatrocientos conejos Centzon Totochtin, los cuatrocientos o innumerables Dioses de la embriaguez. La Diosa tenía cuatrocientos pechos para alimentar a sus hijos. Mayáhuel, posiblemente deriva de Mayahual, centro del maguey cercado por las pencas entrelazadas, y se refiere a todos los brazos que florecen para el mismo pueblo.

Se dice que una tormenta se abatió sobre un campo de agaves y varios rayos cayeron sobre las plantas, cociendo el corazón de las mismas, lo que provocó que por el cocimiento de los almidones, se convirtieran en una forma de miel. Los indígenas se encontraron con este fenómeno y habiendo probado lo consideraron como una dádiva divina de Mayáhuel , por lo que a partir de ese momento le rindieron culto, ya que la utilizaban en su ritos ceremoniales.

 

Un poco de cronología

Siglo XVI: Motolinía describe el cocimiento del mezcal (corazón del maguey) "mexcalli". El vino mezcal es uno de los primeros productos que la técnica europea supo obtener de un elemento natural americano.

1600: radica en Tequila (Jalisco, México) Pedro de Tagle, Marqués de Altamira y Caballero de la Orden de Calatrava, estableciendo la primera taberna de vino mezcal en toda Nueva Galicia (versión no confirmada).

1621: en la descripción de la Nueva Galicia de Domingo Lázaro de Arregui, se mencionan corazones de agave asados que eran exprimidos "para sacar un mosto pasado por la alquitarra, obteniendo un vino más claro que el agua, pero fuerte como el aguardiente". José Antonio de Cuervo compra la Hacienda de la Cofradía de las Animas, rica en siembra de agave.

1795: José Guadalupe Cuervo, hijo de José Antonio, recibe del Rey Carlos IV de España la primera concesión oficial para comercializar el vino mezcal. María Magdalena Ignacia Cuervo, hija de José Guadalupe, hereda la taberna o fábrica de vino mezcal y se casa con Vicente Albino Rojas, quien administra la fábrica y posteriormente la hereda a la muerte de María Magdalena. De acuerdo a la costumbre de la época, Vicente Albino bautiza a la destilería con el nombre de "La Rojeña".

1860: Jesús Flores, propietario de las tabernas La Floreña y La del Puente (después La Constancia), adquiere La Rojeña, siendo el primero en envasar el tequila en frascos y garrafones de vidrio.

1870: se funda en Amatitán La Herradura, casa de una de las marcas más reconocidas, la del Tequila Herradura.

1888: cambia de nombre la taberna de La Antigua Cruz y se denomina La Perseverancia, nombre que prevalece hasta nuestros días.

Finales del Siglo XIX y principios del Siglo XX: el tequila se enfrenta a una decadencia, ya que la población elitista prefería todo lo francés. El tequila era una bebida para el "populacho".

1911: Porfirio Díaz es derrocado. La consumación de la Revolución provoca que los mexicanos sean más nacionalistas y vuelven los ojos al tequila. El gobierno alienta la producción de tequila. El cine impulsa el conocimiento y difusión de la bebida, que llegó a ser la más popular de México.

1930: una epidemia de gripe, de la cepa llamada “española”, azota el norte del país y el tequila se convierte en la mejor medicina para combatirla (se dice que de ahí nace la costumbre de beber tequila con limón y sal, pues tal era la receta de los médicos de aquel tiempo). Buscando evitar el difícil manejo de los envios desde Tequila (Jalisco, México) en incómodas barricas, en la ciudad de Monterrey se fabrican prácticas botellas cilíndricas de medio litro, estableciéndose así el embotellado del tequila. El auge petrolero propició un considerable incremento en las ventas y consumo de tequila en la década de los 30's.

1940: A causa de la segunda guerra mundial, el tequila aumenta su exportación a los Estados Unidos de América, cuyos pobladores lo consumen en lugar de güisqui. Con el armisticio fue necesario realizar un gran esfuerzo para sostener la exportación e incluso incrementarla, buscando el consumo en Europa y Sudamérica.

El agave

Contra lo que algunas personas creen, el agave no es un cactus: el agave es una planta que pertenece a la familia de las amarilidáceas, es de hojas largas, fibrosas de forma lanceolada, de color verde azulado, cuya parte aprovechable para la elaboración del tequila es la piña o cabeza.

El agave se ha aprovechado entre otras cosas en:

  • Como papel
  • Vallas para guardar las heredades
  • Las hojas o pencas como tejas en techumbres
  • Tallos o quiotes como vigas
  • Las fibras de las hojas en hilaturas para tejidos
  • Puntas de las pencas como: Clavos, punzones, agujas
  • Zumo o licor del cual se hace vino, vinagre, miel, azúcar

Maguey es una palabra que proviene de las Antillas. En nuestra región y en diferentes culturas se le reconoció con varios nombres:

- Metl en Náhuatl

- Tocamba en Purépecha

- Guada en Otomí

No obstante que el maguey no es sólo de México, en ningún otro lugar del mundo es tan identificado con la cultura, el paisaje y el pueblo como en nuestro país.

Para la cultura Náhuatl, el maguey era una creación divina que representaba a Mayahuel, una diosa que tenía cuatrocientos pechos con los cuales alimentaba a sus cuatrocientos hijos. Mayahuel estaba casada con Petácatl, quien representaba a ciertas plantas que ayudaban a la fermentación del pulque, haciendo que la bebida adquiriera poderes mágicos. Los habitantes de aquella época consideraban que el maguey era una planta de nutrimento principal.

El agave en la prehispanidad era considerada una planta sagrada. Sus registros más antiguos datan de algunos códices prehispánicos como el Tonalmatl Náhuatl que significa "Tira de peregrinación Azteca", que narra la historia del pueblo de México.

Según los códices Nutall, Laud, Florentino y Mendocino, las tribus indígenas hallaron diferentes usos para el agave y sus subproductos, por ejemplo: alimentos, hilos, agujas para coser, calzado, techos para casas, ropa, clavos, punzones, armas de guerra, papel, entre otros objetos. Los méxicas aprendieron a cocer las piñas del agave.

Ya en los tiempos de la conquista, en los estados de Jalisco, Colima, Nayarit y Aguascalientes, los indios ticuila o tiquilinos elaboraban un aguardiente de la planta del agave, mismo que bebían en fiestas y ceremonias religiosas. Cuando los españoles lo probaron, fueron conquistados por Mayahuel y adquirieron la costumbre de beberlo en la punta de un cuerno de vaca.

La planta del agave azul embellece el paisaje mexicano con sus hojas puntiagudas. En distintos lugares de México se obtienen diferentes bebidas aguardentosas que reciben el nombre genérico de mezcal y toman el apellido de la población donde nacen. El más famoso de todos el es mezcal de Tequila.

Existen varias especies de agave, cuyo jugo puede ser fermentado y destilado para la producción de bebidas alcohólicas, sin embargo, sólo el agave tequilana Weber en su variedad azul es el único autorizado para la elaboración de tequila. La planta del agave tequilana Weber variedad azul, goza de ciertas características que la hacen diferente de otros agaves, ya que es una planta carnosa en forma de roseta, fibrosa, de color azul o verde grisáceo originado por una alto contenido de ceras que impiden que la planta pierda agua. Sus hojas son rígidas, con espinas marginales y apicales; almacena inulina en el tallo y es productora de fructuosa.

El cultivo de esta planta requiere de la combinación de numerosos factores como:

- La altitud, preferentemente a 1.500 metros sobre el nivel del mar

Las condiciones de la tierra, favorablemente suelo volcánico, arcilloso, permeable y abundante en elementos derivados del basalto y riqueza en hierro

- Pluviosidad, cerca de un metro anual

- Temperatura constante de clima semiseco que oscile entre los 20º

- Importante la exposición al sol, ya que se considera favorable que existan nublados entre 65 y 100 días del año

Sólo una región de aproximadamente 209 km2 en el estado de Jalisco reúne las mejores condiciones, para mejor reproducción del agave azul tequilana Weber: la famosa región de Tequila.

La planta del agave azul embellece el paisaje mexicano con sus hojas puntiagudas. Recientemente, la UNESCO ha designado patrimonio de la humanidad al paisaje agavero mexicano.

 

El Jimador

Después de que el agave ha llegado a su plena madurez (7 u 8 años), se lleva a cabo la cosecha y durante esta se realiza la jima, ya que en la elaboración del tequila se utiliza únicamente la parte central (corazón, piña o cabeza) de la planta, donde se concentran los almidones que se convertirán en azúcares después del cocimiento.

En la jima se utiliza la herramienta llamada coa, que consiste en una barreta con la punta semicircular sumamente filosa, para cortar y eliminar las hojas del agave quedando sólo la médula, misma que es separada de la tierra eliminando la raíz hasta dejar la piña. Dependiendo de la edad, del del tipo de agave y de la forma del corte, la piña llega a pesar cien o más kilos. La persona que realiza este proceso es llamado jimador.

 

Maduración

Una vez destilado, el producto final se concentra en tinas de paso en donde se diluye para pasarlo a los pipones o barricas donde se añejará dependiendo del tequila que se desee obtener. En la maduración de tequilas, la última etapa se realiza en barricas o pipones de roble o encino blanco, maderas que confieren al producto final aromas, colores y sabores muy peculiares, los cuales dependen de diversos factores como la edad, grosor de la duela, graduación alcohólica y condiciones de reposo o añejamiento. Son muy importantes las condiciones de humedad y ventilación, ya que el proceso de envejecimiento se llevan a cabo reacciones oxidativas. Por último, antes de embotellar es necesario eliminar algunos sólidos conferidos por la madera, esto se realiza a través de filtración con celulosa o carbón activado.

Maduración del tequila

Transformación lenta que le permite adquirir al producto las características organolépticas deseadas, por procesos fisicoquímicos que en la forma natural tienen lugar durante su permanencia en recipientes de madera de roble o encino.

Tipos de tequilas

Básicamente, se conocer cinco tipos de tequilas: Tequila (el habitual), Tequila Blanco, Tequila Joven u Oro, Tequila Reposado y Tequila Añejo.

Tequila: Bebida alcohólica regional obtenida por destilación y rectificación de mostos, preparados directa y originalmente del material extraído, dentro de las instalaciones de la fábrica, derivado de la molienda de las cabezas maduras de agave, previa o posteriormente hidrolizadas o cocidas, y sometidos a fermentación alcohólica con levaduras, cultivadas o no, siendo susceptible de ser enriquecido por otros azúcares hasta en una proporción no mayor al 49%, en la inteligencia de que no están permitidas las mezclas en frío. El tequila es un líquido que, de acuerdo a su tipo, es incoloro o amarillento cuando es madurado en recipientes de madera de roble o encino, o cuando se aboque sin madurarlo. Cuando en esta NOM se hace referencia al término ‘Tequila’, se entiende que aplica a las dos categorías señaladas en capítulo señalado como clasificación, salvo que exista mención expresa al “Tequila 100% de agave” o “Tequila 100% puro de agave”.

Tequila blanco: Producto cuya graduación alcohólica comercial debe, en su caso, ajustarse con agua de dilución.

Tequila joven u oro: Producto susceptible de ser abocado, cuya graduación alcohólica comercial debe, en su caso, ajustarse con agua de dilución. El resultado de las mezclas de tequilas blancos con tequilas reposados y/o añejos, se consideran como tequilas jóvenes u oro.

Tequila reposado: Producto susceptible de ser abocado, que se deja por lo menos dos meses en recipientes de madera de roble o encino, cuya graduación alcohólica comercial debe, en su caso, ajustarse con agua de dilución. En mezclas de diferentes tequilas reposados, la edad para el tequila resultante es el promedio ponderado de las edades y volúmenes de sus componentes.

Tequila añejo: Producto susceptible de ser abocado, sujeto a un proceso de maduración de por lo menos un año en recipientes de madera de roble o encino, cuya capacidad máxima sea de 600 litros, y con una graduación alcohólica comercial que debe, en su caso, ajustarse con agua de dilución. En mezclas de diferentes tequila añejos, la edad para el tequila resultante es el promedio ponderado de las edades y volúmenes de sus componentes.

 

Información tomada de consejas populares y otras fuentes

El Caballito. Es el nombre que se le daba al vaso tequilero, que actualmente es de vidrio, en forma cilíndrica con cierta angulación que hace que a la boca sea más ancha. El origen de llamar "caballito" a este vaso, se remonta a la época de los hacendados que tenían posesión de tierras agaveras y acostumbraban salir a caballo a supervisar los trabajos del campo. Generalmente llevaban consigo dos "guajes", en uno agua y en el otro tequila. También tenían la costumbre de llevar colgado al cuello, un cuerno de bovino recortado y ahuecado, que utilizaban para beber el tequila a la usanza de entonces, esto es, de un solo golpe. Cuando se les preguntaba la razón de llevar el cuerno colgado, contestaban: "Es p'al tequila en el caballito"

Tequila, sal y limón. Esta costumbre fue adoptada por los amantes del tequila casi desde sus inicios, y según los enterados tenía una razón de ser: el proceso más artesanal para obtener el aguardiente de las mieles del agave, que se obtenía a principios de los 1800's, era sumamente fuerte en alcohol y congéneres de la destilación, por lo que al ponerlo en la boca resultaba muy agresivo; para hacerlo más "abocado", se recurría a dos elementos auxiliares: la sal y el limón. En efecto, cuando colocaban la "pizca" de sal dentro de la boca, ésta producía una mayor salivación que contribuía a disminuir el impacto quemante de la bebida. Al pasarlo por la garganta, e inmediatamente chupar el limón, éste jugo cítrico aliviaba el escozor que se sentía en la garganta. En los años 30's (1900), hubo una terrible epidemia de influenza en el norte del país y más sensiblemente en el estado de Nuevo León y ciudad de Monterrey. Gracias a que un famoso médico de Monterrey tenía la sana costumbre de tomar su tequila con limón y sal antes de los alimentos del mediodía, aparentemente resistió el ataque de la epidemia y lo atribuyó a su costumbre de beber su tequila, por lo que "recetaba" a sus pacientes esta medicina, teniendo como resultado una rápida disminución de enfermos en su comunidad.

La Sangrita. Este popular acompañante del Tequila tuvo su origen en Chapala, Jalisco. Hace cerca de 60 años, Edmundo Sánchez era propietario de un restaurante en el área turística de Chapala. Además de que junto con su esposa eran conocidos por servir ricos antojitos, también lo eran porque don "Mundo", como le llamaban sus allegados, servía un tequila que él mismo preparaba a la usanza de los pequeños hornos de piedra. Como ese tequila era de preparación rudimentariamente artesanal, era fuerte y tufoso, por lo que la señora Sánchez solía poner en la mesa rebanadas de frescas naranjas, sal y chile rojo en polvo, mismas que eran usadas como acompañantes del tequila por el don “Mundo”, sus invitados y comensales, para contrarrestar los efectos quemantes del alcohol. Fue tal el éxito y aceptación de este concepto, que visionariamente el señor Sánchez pidió a su esposa que en lugar de poner las rebanadas de naranja en un platón, mejor les exprimiera el jugo en una jarra y les agregara la sal y el chile en polvo, adquiriendo la bebida un apetecible color rojizo, que posteriormente le valió el título de Sangrita. Hoy en día la sangrita que se sirve en la mayoría de los restaurantes, dista mucho de ser esa sangrita, orgullo de la señora viuda de Sánchez, quien a la muerte de don “Mundo”, y apoyada por su hijo del mismo nombre, industrializaron tan popular y tradicional bebida. Esa "otra" sangrita es elaborada con la creatividad de cada bartender a base de tomate, picante y limón. Y bien, como dicen por ahí que "en gustos se rompen géneros", la Sangrita sigue siendo una buena acompañante del Tequila, y se pueden degustar aquellas que con un buen balance de sus ingredientes, las hacen apetecibles y disfrutables. Buen provecho.

 

Propiedades del tequila (consejas populares)

Frases que aparecían en un pequeño folleto de una impresora de la ciudad de Guadalajara

Quita la angustia

Hace olvidar

Afloja el calcetín

Lima asperezas

Acerca amigos

Se te olvida el hambre

Causa rubores

Afina tu voz

Fomenta relaciones románticas

Hace compadres

Cierra tratos

Aligera los caminos

Festeja la compañía

Aumenta la alegría

Cura la tristeza

Mejora la digestión

Extingue la culpa

Suelta la lengua

Aleja de la oficina

Arregla corazones rotos

Sirve de aperitivo

Apresura desenlaces

Elimina la timidez

Levanta tu ánimo

Te da calor

Liga comadres

Abre puertas

Acorta las esperas

Mata las lombrices

Por eso y más… ¡SALUD!

 

El tequila y las canciones

Definitivamente el cine mexicano, en su llamada "época de oro", fue un gran promotor de nuestro muy mexicano tequila. En efecto, aquellos que ya escuchamos más de cerca los aletazos de los zopilotes, recordamos tantas y tantas escenas donde personajes de la talla de Jorge Negrete, Pedro Infante, Pedro Armendariz, los hermanos Soler y tantos más, celebraban los triunfos y lloraban los fracasos abrazados a una botella de tequila mientras escuchaban la música del mariachi.

De ahí, también los grandes compositores vernáculos volcaron su inspiración para celebrar los efectos del tequila, en muchas de sus canciones. Aquí recordamos algunas frases de dichas canciones:

"Me llaman la tequilera como si fuera de pila, porque a mi me bautizaron con un trago de tequila..."

"Que bonito, que bonito, es llegar a un merendero y beber en un jarrito un tequila con limón..."

"Estoy en el rincón de una cantina, oyendo una canción que yo pedí, me están sirviendo ahorita mi tequila, ya va mi pensamiento rumbo a ti..."

"Quise hallar el olvido, al estilo Jalisco, pero aquellos mariachis y aquel tequila, me hicieron llorar..."

"De Cocula es el mariachi, de Tecalitlán los sones, de San Pedro su cantar, de Tequila su mezcal..."

 

La leyenda de la "Margarita"

A modo de introducción, podemos afirmar que el coctel Margarita auténtico contiene tres ingredientes básicos, como son: Tequila, Triple Sec ó Cointreau (no Controy) y jugo fresco de limón. Agite estos tres ingredientes juntos con hielo y estará bebiendo la misma Margarita que la elite de Hollywood bebía en los 50’s en Beverly Hills (California, USA) en el Restaurante Tail O' the Cock. Sin embargo, aparte de los ingredientes y las instrucciones, la verdadera historia de la Margarita sigue siendo una incógnita. He aquí algunas de las leyendas favoritas sobre su origen:

Acapulco, México - 1948. Margarita Sames ofrecía una fiesta en su hacienda, al lado de un acantilado en Acapulco. Entre sus invitados figuraba Nicky Hilton, heredero de los Hoteles Hilton. Buscando algo para alegrar la fiesta en ese día caluroso, Margarita se puso a experimentar en el bar y se le ocurrió aligerar la fuerza del Tequila, agregándole el triple sec y jugo de limón fresco en una coctelera con hielo y sirviéndola en copas cocteleras escarchadas con sal. ¿Nacimiento de la Margarita ó ardid publicitario? Esta leyenda se presentó en 1991 dentro de una revista de agencias publicitarias para la empresa que representaba a Cointreau.

Ciudad Juárez, México - 1942. Durante la celebración del 4 de julio una clienta pidió a Pancho Morales, cantinero de Tommy´s Place, que le preparara una "Magnolia". Morales había oído sobre la bebida, sabía que llevaba algo de Cointreau y decidió agregarle algo de su Tequila favorito. Ese día debió haber estado pensando en flores, confundiendo la Magnolia con una ¡Margarita!

Rosarito, México - 1938. Una corista de nombre Marjorie King, que frecuentaba el bar Rancho La Gloria y a quien le gustaba beber, era alérgica a todos los destilados, excepto al Tequila. Beberlo sin mezclar no era una idea divertida, así es que le preguntó al dueño, Danny Herrera, si podría inventar otra manera de servirlo. Herrera, improvisando, mezcló una media de Tequila Blanco con jugo de limón, hielo picado y triple sec, lo coronó con sal y lo llamó "Margarita" en honor de la corista.

Puebla, México – 1936. El gerente del Hotel Crespo, Danny Negrete, decidió crear una bebida para su novia, a quien le gustaba tanto la sal que la tomaba con todo lo que bebía. Un día, Danny escarchó con sal la arista de su copa, combinó Tequila, Cointreau y jugo de limón. Agitó el brebaje y luego le llenó la copa a su novia, con la primera Margarita jamás preparada.

Beverly Hills, California – años 50’s. Un distribuidor local de bebidas espirituosas estaba contento, pero un tanto sorprendido, al darse cuenta que estaba vendiendo caja tras caja de Tequila José Cuervo al legendario Restaurante Tail O' the Cock en Beverly Hills. Investigó y encontró que una bebida con base en Tequila llamada “Margarita”, se había convertido en la bebida de preferencia. ¡La leyenda dice que el cantinero de Tail O' the Cock, era amigo de Danny Herrera, el dueño de Rancho La Gloria en Tijuana!

Cualquiera que sea la leyenda que usted desee creer, la Margarita sigue siendo una de las bebidas más atrayentes, misteriosas y populares en el mundo.

Hoy en día, la creatividad de los bartenders y cantineros, se desborda y han hecho surgir otras opciones de la Margarita, cuya preparación incluye sabores como: Tamarindo (riquísima), Jamaica, Guanábana, Fresa y Plátano, entre otras.

¡Salud!

 


Academia Mexicana del Tequila, A.C.

Presidencia y Dirección General

Andrés Rodríguez Reynoso

presidencia@acamextequila.com.mx

andres@acamextequila.com.mx

Tels. (52 55) 5373 4626

(52 55) 5373 4685

(52 55) 5360 3465

www.acamextequila.net

www.acamextequila.com

www.acamextequila.com.mx

 

 

Sábado, a 29 de Enero de 2011

Por Sergio Darío, de España

Esta observación es un cumplido de lo más agradable y reconfortante que nos puedan hacer, pero no la aceptamos así como así de cualquiera. No es como que te digan: ¡bonita camisa esa que llevas! o ¡ese corte de pelo te queda muy bien!. Yo, por lo menos, no me corto a la hora de alabar el vestido o el cambio de look de una compañera o de una amiga… incluso de mi esposa en cuanto me percato de ello, generalmente después de un rato intolerablemente largo de observarla como si nada hubiera cambiado… ya sabéis lo que quiero decir. Pero ni se me ocurre espetarle un ¡qué bien hueles! a nadie con quién no tenga un mínimo grado de intimidad o, cuando menos familiaridad. A no ser que se haya echado encima tal cantidad de perfume, que sea imposible disimular el efecto “botafumeiro” de su presencia. La culpa de esta especie de pudor (que es efectivamente pudor) lo tienen las feromonas.

Nunca había sido consciente de ello hasta que vi un documental en TV. Aunque ya no recuerdo los detalles, supongo que fue en la 2 y a alguna hora intempestiva, porque el programa en cuestión no era banal ni chabacano.

Trataba sobre un experimento llevado a cabo en una universidad alemana, experimento en el cual se les entregó a sendos grupos de mujeres y hombres estudiantes, unos veinte de cada sexo, una camiseta de algodón y unas sencillas instrucciones. Más o menos eran estas:

- Debían dormir con la camiseta puesta durante una semana sin lavarla

- No podían ducharse ni utilizar colonias, cremas o desodorantes para meterse en la cama

- Las mujeres no podían tomar anticonceptivos mientras durase el experimento

Al final de este periodo los participantes entregaban sus camisetas.

Previamente todos ellos habían sido objeto de un estudio para determinar su dotación genética y, por supuesto, los participantes no se conocían entre si.

Después las camisetas se colocaron individualmente en recipientes y… ¡a olfatear!

A las mujeres se les dio a oler las camisetas de los hombres y viceversa, y todos ellos debían “puntuar” el olor de cada una de las camisetas en una escala que iba desde “muy agradable” a “muy desagradable”.

El resultado fue que las mejores calificaciones, las “muy agradable”, se produjeron entre hombres y mujeres con mayor diferencia genética y, por el contrario, a individuos con mayor semejanza genética les correspondían calificaciones más desfavorables, resultando “muy desagradable” el olor de los compañeros/as con mínimas diferencias genéticas.  Estos resultados eran simétricos, es decir que cada calificación hombre X/mujer X era igual o casi igual a su reciproca mujer X/hombre X.

El amor es ciego, pero tiene buen olfato

Buscando en la red he encontrado, entre otras muchas informaciones, referencias a experimentos similares a este con ligeras variaciones.

Por ejemplo uno realizado en Suiza, en la Universidad de Berna, esta vez con cuarenta estudiantes masculinos y otras tantas féminas. Después de la preceptiva recogida de muestras de ADN, los estudiantes durmieron un sábado y un domingo con la misma camiseta, que el lunes entregaron para que sus compañeras las olfatearan. Se les pidió a ellos que utilizaran jabones sin perfume, que no tomaran alimentos muy condimentados, que no fumaran y que no tuvieran sexo esos dos días, y a ellas se les trató durante las dos semanas anteriores a la “cata” olorosa con un spray para evitar infecciones en las membranas nasales. El premio por participar fue un ejemplar de “El Perfume” de P.Suskind. Los resultados fueron idénticos a los obtenidos por experimentos anteriores y, hasta donde he podido comprobar, se han repetido en todos los experimentos que, con ligeras variaciones, se han llevado a cabo en Brasil, México, USA, Austria etc.…

No quiero (ni puedo) hacer una exposición erudita ni científica. En este Aleph tecnológico que es Internet tenéis todos los datos, fechas y nombres. Mi interés por este tipo de asuntos es puramente humanista o sociológico o etólogo… curiosidad en definitiva, puro divertimento. El cuerpo humano, este eficaz “vehículo” animal que sustenta nuestra no-tan-eficaz mente es más viejo que nuestro sobrevalorado intelecto de “homo sapiens”, y por lo tanto, en cierta forma es más sabio. Pero le hemos perdido la estima y rara vez le escuchamos. Ya no sabemos interpretar las señales que nos envía. Eso que llamamos ”el instinto”, “un sexto sentido”… mal asunto, porque el uno (animal) ha mantenido y tirado de la otra (mente) y viceversa, alternativamente durante todo este proceso evolutivo que, bien o mal, nos ha llevado hasta aquí desde los tiempos en que éramos el más desvalido habitante del planeta, y nos conviene que siga siendo así, creo yo, porque lo normal es que nos hubiéramos extinguido por causas naturales, y vamos camino de conseguirlo por medios artificiales.

Por eso, a mi las triquiñuelas que nuestro cuerpo utiliza para mediatizar o dirigir nuestro hiperracional comportamiento, me atraen con la fuerza irresistible y gozosa con que la naturaleza tira de los cínicos (3ª acepción R.A.E.) como yo.

Hoy en día se han identificado medio centenar de feromonas emitidas por nuestro cuerpo. Medio centenar si, pero cada individuo tiene su propio “arsenal feromónico” que a su vez tiene una composición química establecida principalmente por su sistema inmunitario. Como no hay dos sistemas inmunitarios iguales, tampoco hay dos personas con idénticas feromonas.

Estos “mensajeros químicos” nos llegan a través del olfato y, lo mismo su emisión como su recepción, sigue unas pautas y características naturales (animales) que no podemos controlar. Es decir, ni decidimos cuándo ni cómo estamos bombardeando el entorno con nuestras feromonas ni podemos saber cuando estamos siendo alcanzados por feromonas de nuestros congéneres. Ni tampoco evitarlo, estamos indefensos. Pero su química modifica la forma en que nos interrelacionamos, inconscientemente, sin identificar la causa-efecto de nuestros actos y sensaciones, que atribuimos, ignorantes, a la psique, al corazón, al alma o a un espiritual “no te lo puedo explicar”.

En algunos aspectos primarios de nuestro comportamiento, como son el sexo, la empatía, el amor… el efecto de estos hechiceros invisibles es dramático, y no sólo los del sexo opuesto como veremos más adelante.

Hasta 1970 sólo se conocía la existencia de estos compuestos en los animales, sobre todo en los insectos. Debemos a una mujer el comienzo y desarrollo de estos estudios en nuestra especie.

Y el comienzo fue de película, imaginaros la escena: Estado de Maine en U.S.A., 1968. Los mejores especialistas de la época discuten los últimos avances y descubrimientos en una convención científica organizada por un importante laboratorio. Una chica de 20 años, invitada como sus compañeras de un prestigioso y exclusivo colegio femenino, al ciclo de conferencias, está escuchando reverencialmente los sesudos argumentos de aquellos doctores. En un determinado momento, los científicos debaten sobre cómo las feromonas actúan para conseguir que todas las ratas de laboratorio encerradas en una misma jaula, acaben ovulando a la vez. Martha McClintock se levanta e interrumpe al sorprendido grupo de sabios: “lo mismo sucede en la especie humana”. Entre los ponentes no había ninguna mujer.  

El olfato de la mujer se desarrolla antes y mejor que el del hombre, y ese desarrollo precoz va unido a la proliferación de sus hormonas intrínsecamente femeninas, los estrógenos, durante la pubertad. Durante al ovulación la mujer emite un tipo de feromonas que predisponen al hombre a la relación sexual (a ellas les juramos que es amor y la madre naturaleza sabe que se trata, ni más ni menos, de la perpetuación de la especie vía procreación), provocándonos un aumento de producción de testosterona, que nosotros percibimos inequívocamente como que nos ponen como motos, y es que somos unos fieras. Por su parte, la mujer alcanza la máxima sensibilidad olfativa durante el periodo de ovulación, y pierde gran parte de su olfato con la menopausia. También el hombre modera la emisión de sus feromonas con la edad (pasamos de irresistibles a atractivos, luego interesantes y finalmente simpáticos).

El caso es que la mujer, desde que alcanza la fertilidad, necesita de un buen olfato para escoger al padre de su progenie. Y el mejor padre es aquel que aporta un sistema inmunitario muy diferente, y por lo tanto complementario, del suyo… y aquí se completa el sudoku que iniciamos con el experimento de las camisetas.

Volvamos a Martha McClintock. Ella había observado que todas las compañeras de dormitorio habían sincronizado su menstruación. Los científicos, todos hombres, consideraron su afirmación ridícula, y le exigieron pruebas con base científica. Martha inicio así una carrera de investigadora científica que todavía está activa. En 1973, con sólo 23 años, publicó su estudio en el que participaron las 135 compañeras de dormitorio, y que estuvo dirigido por su supervisora. La coordinación de los ciclos de sus compañeras era un hecho irrefutable, y dependía del tiempo que se mantuvieran juntas. Más adelante colocó almohadillas en las axilas de nueve voluntarias en diferentes fases del ciclo. Después hizo oler estos saquitos a otras veinte voluntarias, consiguiendo acortar o prolongar el ciclo de las oledoras en función de la fase de ovulación de la “donante” de la almohadilla… ¡y pensar que las jóvenes se atiborran a fármacos para regular su ciclo! Lo más impactante es el efecto de las feromonas emitidas por las madres lactantes: ¡desordenan el ciclo menstrual de las no lactantes influyendo en su fertilidad! La madre naturaleza es implacable.

Queda un fleco de lo más curioso en este asunto de los olores. Las mujeres que toman estrógenos, la píldora, invierten su apreciación de los olores del macho. Es decir, la apreciación deseable/no deseable de su pareja se invierte cuando la mujer que toma estrógenos deja de tomarlos o cuando la que no los toma empieza a utilizar la píldora… ¡esclarecedor, no os parece!

 

Sábado, a 29 de Enero de 2011

Hace un tiempo, él sabe cuánto tiempo, apareció por mi blog sin avisar, de puntillas, sin apenas ruido. Pero apareció.

Con Sergio Darío me unen varias cosas: que tenemos una edad muy similar (para su desgracia, y él sabe a qué me refiero, jejeje, yo tengo un año más), que vivimos del trabajo en una actividad similar, que nos une gustos y aficiones similares, que vivimos en la España bañada por el mar Cantábrico, que ambos somos de izquierdas… y que tenemos muchas más cosas en común, pero algunas de ellas quedarán en lo que se podría llamar “secreto del sumario”.

Como posee una vasta (con v) cultura y escribe magníficamente bien, sé que será, además de un excepcional colaborador, un estupendo polemizador especialista en requiebros y muletazos (a diestro y siniestro).

¡Bienvenido, Sergio Darío!

Alfredo Webmaster

 

Categorías:
Sábado, a 4 de Diciembre de 2010

Por Sergio Darío

Cuando llegué a tu blog me sentí cómodo porque comparto casi todos tus gustos (empezando por la música y el vino), y los valores que defiende y propone. Con pequeños matices, al menos un par de ellos. El primero, que soy agnóstico y no ateo como tú te confiesas. El segundo, que yo no tengo la confianza que tú profesas en el sistema político occidental o democrático, o como quiera que se llame... y ojalá la tuviera, te lo digo de verdad y sin ironía.

Mi sensibilidad social es de izquierdas, no me hace falta realizar el test que nos proponías en tu entrada del 16/10 para saberlo, pero no me reconozco en ninguno de los partidos políticos actuales. Y desde luego, no tengo ninguna fe en ellos.

Ya no existe, o yo no soy capaz de encontrar, a la Izquierda por la que mi padre se jugo la vida imprimiendo Mundo Obrero y por la que yo me ilusioné y me movilicé en los setenta, cuando tuve edad y razonamiento suficiente.

A mí la derecha no me ha decepcionado nunca: ha hecho lo se esperaba que hiciera. Incluso la utilización de la guerra como palanca económica y política. Lo mejor que ha sabido hacer el partido de la derecha española fue perder las últimas elecciones... y ni siquiera lo hizo a propósito.

Por contra, la izquierda me ha dejado atónito por sus actitudes y maneras en la forma y en la praxis del ejercicio del poder. No me identifico con una izquierda que permite el desmantelamiento del sector primario, que se deja envolver torpemente en todo tipo de escándalos, lujos y corruptelas, que no planta cara al sistema de economía ultraliberal sino que, por el contrario, mendiga sillas de invitado en los foros capitalistas, que expone a sus miembros femeninos ataviados con vestidos ‘de firma’ en revistas de moda, que negocia (y financia) lobbys económicos, que pacta con lo que haga falta y que, en definitiva, busca su permanencia en el poder exactamente igual y con los mismos medios que la derecha, incluyendo en esto la adopción al pié de la letra de la economía de libre mercado como suya propia... ¿Hasta dónde hemos llegado así...? Hasta aquí, y aún nos queda por recorrer un largo trecho.

Es una doble pena. En lo personal/individual, porque me siento fuera del juego democrático. Soy un ciudadano contribuyente y punto. En lo personal/colectivo, porque creo firmemente que ahora la necesitamos más que nunca. No un partido, sino una actitud de izquierdas.

Por eso me he decidido a escribir esta entrada, para desearte suerte y decirte que ojalá esté equivocado, como ya lo he estado otras veces anteriormente, y podamos resolver esto, que es el futuro de mis hijos y de mis jóvenes sobrinos y parientes, ejerciendo acertada y eficazmente nuestro derecho al voto. Mi memoria me dice que los partidos políticos y en general la política occidental de los últimos cincuenta años (a más no llega) siempre ha ido por detrás de la sociedad, seduciendo su voto, nunca dirigiéndola. Mi experiencia me dice que no existe en toda Europa un plan ni voluntad ni opción para salir de la vía en que el sistema de valores capitalista nos ha metido. Estamos en dónde los todopoderosos caballeros del capitalipsis, que tu mencionas en tu entrada, nos querían ver. Y nos hemos metido hasta la entrepierna nosotros solos, alegre y voluntariamente.

Yo creo que es necesaria, aunque utópica, una revolución individual masiva, un profundo cambio de la escala de valores y, por lo tanto, de las conductas de cada uno de nosotros que obligue a la Política a cambiar el rumbo. Ojala me equivoque y sea todo tan sencillo como no votar a un determinado partido en las próximas elecciones. Si es así, te prometo aprender y corregir mi pesimismo.

 

Categorías:
Sábado, a 27 de Noviembre de 2010

Por Georgina R., desde Buenos Aires (Argentina)

Nadie es ajeno a las fiestas de Navidad y Año Nuevo, aún aquéllos que poco tienen para festejar, ya sea por su escasa o nula relación con la religión o por la mala fortuna del año que termina. Son muchos los que ven en esta época un período de recogimiento, de balance de logros y fracasos obtenidos durante el año, de reconciliación familiar y de reencuentro. Muchos otros sólo ven un período de fiesta y diversión, pero hay algo que es común a una y otra visión de las fiestas, esto es la comida.

Nuestra cultura en relación a los manjares navideños está claramente marcada por la situación geográfica de los países productores y exportadores de tradiciones, es decir, los países europeos, donde los crudos inviernos nos invitan a consumir alimentos muy calóricos.

Toda mesa navideña, independientemente de que se encuentre en el frío invierno del hemisferio norte o en el cálido sur, se caracteriza por la presencia de frutas secas (nueces, almendras, avellanas, maníes, pistacchio, castañas, etc.), así como los exquisitos turrones de Alicante, Jijona, o variantes locales, mazapanes, preparaciones dulces con todo tipo de especias y el infaltable panettone o pan dulce.

La costumbre de hornear galletas para la Navidad es originaria de Roma. Allí era costumbre repartir panes, bollitos de miel y otros manjares durante la fiesta de los Saturnales (1).

Unas de las galletas más famosas de esta época festiva son las galletas de jengibre, que se acostumbra hacerlas en forma de muñequitos y decoradas con glacé o glacé real.

Para realizar los muñequitos de jengibre necesitamos:

- 2 cucharaditas de jengibre

- 1 taza de azúcar rubio

- 1 ½ taza de miel líquida

- 1/3 de taza de manteca ablandada

- ½ taza de agua

- 6 ½ tazas de harina

- Una cucharadita de sal

- 2 cucharaditas de especias para tortas

- 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio

- 3 cucharadas de agua fría

Preparación

Debemos colocar en un bol el azúcar rubio, la miel y la manteca ablandada (2). Mezclamos bien y agregamos la media taza de agua, la harina tamizada (3), la sal (4), el jengibre (5), las especias para torta (6). Revolvemos muy bien y cuando todos los ingredientes estén unidos, agregamos el bicarbonato (7) disuelto en las tres cucharadas de agua fría.

Hacemos un bollo y lo dejamos reposar una hora, estiramos la masa dejándola no muy fina (5 mm aproximadamente). Con un corta pastas cortamos y colocamos las galletas sobre placas enmantecadas y enharinadas. Lo ideal es darles forma con un corta pastas especial. La mayor o menor dificultad para obtenerlos en las tiendas tendrá que ver con el grado de difusión en cada país de la costumbre de realizar estas galletas en Navidad. En Buenos Aires, me resultó bastante difícil dar con ellos. Si no se dispone de un corta pastas, puede dibujarse la silueta sobre un cartón y recortar la masa con un cuchillo bien afilado.

Horneamos a 180º C hasta que estén cocidas (el tiempo dependerá del tipo de horno, el tiempo de precalentamiento, el tamaño de la galleta y el grosor de la masa).

Una vez cocidas las retiramos, dejamos enfriar y las decoramos con glacé o glacé real (8).

Con estas proporciones, obtenemos una cantidad muy abundante de galletas. Espero que las hagan y muy feliz Navidad.

Notas:

(1) Los Saturnales eran una importante fiesta romana, durante la cual los esclavos recibían raciones extra de comida, tiempo libre y otras prebendas.

Los festejos se realizaban del 19 al 25 de diciembre, en honor a Saturno, Dios de la Agricultura. Se cree que los Saturnales consistían en festejos por la finalización de los trabajos en el campo, al terminar la siembra de invierno y comenzar un período en el que tanto los amos como los esclavos disponían de tiempo libre para estar en sus hogares con la familia.

Durante los Saturnales se invertían los papeles y eran los amos quienes servían a sus esclavos y se hacían regalos entre amigos y familiares, por lo que se considera a los Saturnales como el precedente que da origen a la Navidad.

(2) Manteca ablandada significa que debe tener la consistencia similar a una pomada. Se debe dejar a temperatura ambiente durante varios minutos en los países donde es verano o cerca de una fuente de calor donde es invierno. Jamás debe derretirse, dado que si la utilizamos líquida, la masa jamás adquirirá la consistencia que necesitamos para la preparación.

(3) No es obligación tamizar la harina, pero hacerlo nos asegura extraer una mayor cantidad de impurezas y lograr una harina más fina, que se incorporará mejor a los ingredientes húmedos, logrando una masa más liviana.

(4) La sal es un ingrediente opcional. Se recomienda su uso dado que este mineral tiene la virtud de realzar los sabores, ya sean dulces o salados.

(5) El jengibre es una raíz. Crece en todas las regiones tropicales del mundo, pero las variedades más caras y de mayor calidad son las de Australia, India y Jamaica. Las más comercializadas son las de China.

El jengibre fresco debe ser pelado y rallado para su utilización. Posee un característico aroma a limón. No debe ser utilizado en esta receta, dado que el jengibre fresco y rallado jamás se disolvería en la preparación y encontraríamos desagradables pedacitos esparcidos en la masa. Por otro lado, el fuerte aroma a limón modificaría por completo el sabor, por ello se recomienda la utilización del jengibre industrializado, que viene seco y en polvo.

(6) Es un conjunto de especias que se utilizan en repostería. Su composición es: clavo de olor, jengibre, canela, nuez moscada y pimienta negra.

(7) Esta sustancia resulta fundamental para el leudado de las masas. Con el calor se produce carbonato de sodio, agua y dióxido de carbono. El vapor de agua y el gas son los responsables de que las masas queden esponjosas y aireadas.

El carbonato de sodio produce color amarillento y un desagradable sabor amargo, por eso se recomienda usar el bicarbonato combinado con algún ácido o con un ingrediente que contenga ácidos (leche, crema, miel, vinagre). De esta forma, en lugar de crearse carbonato de sodio, se forma ácido carbónico o lactato de sodio, que producen agua y dióxido de carbono.

Si se usa polvo de hornear, en éste el bicarbonato ya se encuentra combinado con una sustancia ácida y en el caso de la harina leudante, ésta ya posee en su composición bicarbonato de sodio y algún ácido (fosfato ácido de calcio o ácido tartárico) por lo que no debe adicionarse bicarbonato cuando se utiliza este tipo de harinas.

(8) El glacé es una preparación a base de azúcar impalpable o glass, jugo de limón, agua o ambos y colorantes. La proporción de líquidos debe ser bastante escasa, ya que no queremos hacer un baño, sino formas que queden firmes.

Personalmente, no recomiendo hacerlo sólo con limón, salvo que estemos haciendo galletas de limón, ya que el gusto ácido sería demasiado fuerte. De usar limón, unas gotas bastan para darle buen sabor.

El glacé real es otro tipo de baño, realizado con clara de huevo, azúcar impalpable o glass, jugo de limón o agua y colorantes.

 

 

Lunes, a 18 de Octubre de 2010

Por Belén Franco

Nacen de las frías aguas atlánticas plantándole cara a un océano embravecido. Destacan por su belleza agreste e inusual, por el esplendor de su paisaje, por sus acogedoras playas de arena dorada y fina, por sus agresivos acantilados, por la riqueza y singularidad de su fauna y flora y por el olor a mar. Se han convertido en testigos de legendarias historias, en inspiración de escritores y poetas y en remanso de sosiego para ermitas y conventos. Y como si de las mismas sirenas de Ulises se tratasen, la seducción que desprenden ha atraído a muchas gentes del mar, provocando trágicos naufragios. Así son las Islas Atlánticas.

Paraísos naturales en las Rías Baixas

Las aguas de las Rias Baixas, en la costa gallega, se adornan con pequeños paraísos insulares en donde la fauna y la flora nacen y crecen protegiéndose de su más temible enemigo, el ser humano. Los archipiélagos de Cortegada, de Sálvora, de Ons y de las Cíes constituyen unos entornos naturales, impregnados de un carácter idílico. Son espacios marítimo-terrestres con un innegable interés paisajístico, ecológico, biológico e histórico.

Por todos estos ricos valores patrimoniales que conservan, y que los transforman en santuarios marinos, -con un estrecho y riguroso control sobre todo tipo de actividades humanas que en ellos se realicen-, han pasado a formar parte, desde el año 2002, de la red de parques nacionales: Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia, máxima figura de protección medioambiental en España; sin descartar futuras ampliaciones con la suma de otras islas gallegas como las Sisargas y Lobeiras en la provincia de A Coruña y las Estelas en Pontevedra.

Cortegada, un paraíso salvaje

Situada en el interior de la ría de Arousa, en contacto con la desembocadura del río Ulla, a Cortegada se la considera un verdadero jardín botánico; pues puede presumir de tener uno de los mayores bosques de laurel del continente europeo, además de estar cubierta toda su costa y gran parte de su interior por una densa arboleda de pinos y robles, junto con algunos prados. Se encuentra tan próxima a tierra que, durante las mareas bajas, se llega a ella caminando.

La punta Corveiro, que se mete medio kilómetro en la ría de Arousa, deja al descubierto, durante la bajamar, los Viveiros, rocas que, a modo de puente, permiten el acceso a la costa de Carril. El geógrafo Plinio, en el siglo I, ya la describía con el nombre de Corticata. Durante la Edad Media, se la relacionó con las peregrinaciones que, desde el mar, llegaban a Santiago. En ella existió un hospital, conocido como “o hospital de Carril”, del que sólo quedan unos escasos restos, y que se había construido muy cerca de una ermita dedicada a Nosa Señora de Cortegada.

Se desconocen las circunstancias por las que este hospital dejó de realizar sus funciones, ni cuándo, ya que gran parte de la documentación se perdió en unas reformas que se efectuaron en el edificio durante el siglo XVIII. Estuvo poblada hasta finales del XIX y, a principios del XX, la provincia de Pontevedra la adquirió con el objetivo de edificar una residencia para que el rey Alfonso XIII pudiera pasar en ella las épocas estivales. Pero el proyecto, al final, no se realizó.

Gracias a la acertada oposición de un grupo de ecologistas, entidades culturales y vecinales, la isla de Cortegada se salvó, hace muy pocos años, de la especulación urbanística, cuando una empresa inmobiliaria proyectó la construcción de hoteles y viviendas de lujo. La soledad y la tranquilidad que desprende  este paraje insular, perteneciente al municipio de Vilagarcía de Arousa, hechiza a todo visitante que se acerque a él e invita a perderse entre su frondoso arbolado y a descansar en sus playas. La belleza de esta isla inspiró a literatos que elaboraron coplas como la siguiente:

“Se vas a Carril

o mesmo ó chegar

verás Cortegada

deitada no mar.”

 

Un paraíso  singular, el archipiélago de Sálvora

Situado en la parte occidental de la ría de Arousa, está constituido por un buen número de islotes y por su isla principal, la de Sálvora. El ilustrado coruñés, José Cornide Saavedra, en 1764, escribió lo siguiente refiriéndose a esa hermosa  y peculiar isla: “Pudiera muy bien habitarse porque tiene agua de mediana calidad, y produce leña de toxo y mucha hierba; y si la cultivasen podría llevar todo género de semillas. Llevan desde Carreira (parroquia de Aguiño) a pastar los ganados en lanchas……El dueño de ella es don Jorge Caamaño, señor del coto de Goyanes, a quien se paga para que los ganados entren a pastar”.

Su costa es bastante accidentada, con rocas tapizadas de percebes, protegida por numerosos escollos que han sido los causantes de varios naufragios en sus aguas. Entre los más míticos y terribles, el naufragio del Santa Isabel en el que fallecieron 213 personas. Cuando la marea baja, se puede apreciar la existencia de una piedra que permanece unida a la playa conocida como Praia do Almacén o del Castelo.  Sobre ella, se ha labrado la figura de una sirena que parece nacer de las mismas aguas y a la que se le ha dado el nombre de A Serea de Sálvora, símbolo mítico del linaje de los Mariños.

Esta isla, privilegio de la naturaleza, estuvo habitada por colonos hasta 1960. Un destacamento militar la ocupó, también, durante la primera mitad del siglo XX. Actualmente, está desierta. A lo largo de ese siglo, pasó por las manos de diversos propietarios. El visitante que acuda a ella se verá sorprendido, constantemente, por todo lo que ofrece: una pequeña aldea abandonada, formada por sus viviendas y demás construcciones adyacentes; una antigua taberna en donde los marineros mataban el tiempo jugando a las cartas y buscando conversación, al mismo tiempo que saciaban su sed con un vaso de vino, mientras forjaban diversas leyendas sobre la isla; la capilla de Santa Catalina; el faro en Punta de Besugueiros; una antigua fábrica de salazón de pescado que se ha transformado en un pazo y que, en la actualidad, se prevé rehabilitar para uso del personal del parque y para los visitantes; el muelle;  además de pinares y magníficos arenales con ricos fondos marinos que atraen a los aficionados del submarinismo; sin olvidar su fauna y flora de gran valor ecológico.

Un paraíso en la ría de Pontevedra, el archipiélago de Ons

Perteneciente al término municipal de Bueu, está formado por la isla de Ons al norte, alargada y estrecha, con un perímetro de unos 5 km. y la isla de Onza u Onceta, al sur, que no alcanza 1 km. -virgen en su totalidad-, además de un pequeño conjunto de islotes. Ambas islas están separadas por el estrecho Freu da Porta (del latín “fretus” que significa brazo de mar).

A principios del siglo XIX, un grupo de familias se trasladó a vivir a la isla de Ons. En aquellos años, el Marqués de Valladares era el propietario de este territorio insular, habiéndole arrendado las tierras a ese grupo de colonos que tomaron la decisión de establecerse en él. Con anterioridad a ese hecho, sólo los restos del castro y un sepulcro tallado en A Laxe do Abade revelan que esta isla estuvo ocupada, antiguamente, por otros moradores.

Los illáns (así es como se conocen a los habitantes de esta isla) vivían, sobre todo, del marisco y de la pesca del pulpo que vendían en Pontevedra y en Bueu. Ya en 1970, comenzó su despoblamiento y el abandono de muchas  de sus 92 viviendas que son propiedad del Estado y que han pasan de padres a hijos por derecho consuetudinario. Actualmente, sólo 10 de ellas están habitadas todo el año.

La bella isla de Ons, con sus ásperas y sinuosas ondulaciones, sus entrantes y salientes en la parte occidental que se abre al océano, es propicia para la formación de enigmáticas cuevas terrestres y cavernas marítimas, que se conocen con el nombre de furnas, y que han dado origen a mitos populares y leyendas; mientras que su costa oriental que mira a tierra firme, está formada por playas solitarias pero acogedoras y de aguas pacíficas como Area dos Cans, Praia dos Cans, la paradisíaca Praia de Melide o la Praia de Pereiró.

La tranquilidad que se palpa en esta isla, junto con el alejamiento de las multitudes, invitan a disfrutar del sosiego y la calma que se respira en cualquiera de sus rincones. En su máxima altitud, el Alto do Cucorno, se sitúa el faro, desde donde se aprecia una atractiva vista de todo este conjunto insular. Un entramado de caminos y de pistas forestales la atraviesa desde cualquier punto.

Al norte, nos conducen hacia el Monte Centolo, de gran atractivo natural y a la praia de Melide, la más grande de cuantas posee esta isla y la de arena más suave. Hacia el oeste, nos llevan hacia el faro y hacia sus peligrosos acantilados. Aquí, la bravura de las aguas se manifiesta en toda su grandeza y peligrosidad. Y si seguimos las sendas que se dirigen hacia el sur, llegaremos al espectacular y misterioso Burato do Inferno. Se trata de un gran agujero natural y muy hondo que comunica con el mar.

La leyenda y la mentalidad isleña cuentan que, si te asomas a sus 40 metros de profundidad, podrás escuchar los terribles y descarnados gritos de las almas en pena que tienen que sufrir la condena eterna en el infierno. Pero estos tenebrosos “aullidos” tienen una explicación lógica: y es que las violentas aguas de esta parte de la isla y los fuertes embistes de las rugientes olas contra las rocas graníticas -cuando se producen las mareas vivas-, junto con los graznidos de las aves que anidan en las paredes de esta roca y el eco que se genera en su interior, provocan unos tenebrosos sonidos y rugidos que parecen voces humanas atormentadas procedentes, precisamente, de esos lugares tan profundos y siniestros del averno.

En la parte este de la isla, podemos visitar la acogedora aldea de O Curro, un pequeño conjunto de edificios, no lejos del muelle que, hoy en día, además de conservar una capilla, acoge los establecimientos hosteleros y otros servicios. A los pies de este antiguo núcleo poblacional, cuando la marea baja, podemos contemplar, en un islote rocoso, a unos 50 metros de la praia dos Cans, A Laxe do Abade, un enigmático sepulcro antropomorfo, tallado en lo alto de la roca, fiel testimonio de que, hace siglos, la isla de Ons estuvo habitada. Pero eso también lo atestigua el cementerio -desde donde se puede  contemplar una de las mejores vistas marítimas-, los restos de un monasterio y el Castro do Alto que todavía conserva parte de sus firmes murallas.

Y ya al sur, se alcanza el mirador do Fedorento, desde donde podemos apreciar una magnífica perspectiva de la isla vecina de Onza, con un perfil amesetado y alto en el centro y con alturas más bajas en su relieve litoral. Toda ella se levanta cubierta por una vegetación densa y defendida por su costa acantilada. Sólo posee dos pequeños arenales: la Praia das Moscas al norte y Praia de Porto do Sol, en su parte meridional.

Las Islas Cíes, paraíso de los dioses

Surgen de las aguas como si se tratase de un temible castillo atlántico, dominando el mar y  dispuesto a defender la entrada de la ría de Vigo de la agitación del océano. Batidas por las aguas, golpeadas por el viento y adoradas por el sol, en las Islas Cíes el visitante descubrirá un archipiélago constituido por pequeños islotes y por tres islas principales: la de Monteagudo -la más septentrional-, la del Faro o del Centro, y la de San Martiño. Habitadas desde tiempos remotos, fueron ocupadas por poblaciones celtas.

Las crónicas históricas afirman que Julio César puso sus pies en ellas. Plinio, el geógrafo latino, las llamó “Islas de los Dioses”. Otros autores clásicos las denominaron Illas Siccas (“islas áridas”). Para otros, son las legendarias e imprecisas Casitérides de la costa occidental en donde cartagineses y fenicios compraban estaño producido en Galicia. Corsarios y piratas, entre ellos el famoso Francis Drake, convirtieron estas islas en objeto de saqueo y en improvisados campamentos. Durante la Edad Media, una población, dedicada a la pesca y al cultivo de las tierras, las ocuparon; junto con los frailes benedictinos, como así lo demuestran los restos de los monasterios que existieron -el monasterio de San Estevo, en la isla del Faro, y el templo de San Martiño-.

Debido a los ataques de las naves piratas, fueron deshabitadas en el siglo XVI. Pero en el XIX, se levantaron dos fábricas de salazón, y las islas se repoblaron por familias que procedían de Bueu y de Cangas. Ya a mediados del siglo XX, quedaron abandonadas definitivamente, habitadas sólo por los reptiles, las aves y la flora.

La isla del Norte o Monteagudo nos ofrece un impresionante litoral escarpado y abrupto. Es en ella en donde se perfila la mayor elevación rocosa, con forma piramidal, de este archipiélago. El sistema dunar de Figueiras-Mixueiro merece una visita. Desde ahí, podemos dirigirnos, por su parte septentrional, a la cima más elevada de la isla, al faro de O Peito, muy cerca de un observatorio de aves. Y es que la Unión Europea incluyó a las Islas Cíes dentro de la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

La isla del Centro o del Faro se une a la isla de Monteagudo por medio de una escollera que forma una laguna intermareal, denominada Lago dos Nenos, y por los más de 1300 metros del arenal de Rodas, una playa de aguas limpias y transparentes y de arena luminosa que, como una  sonrisa pura o una blanca media luna, nace del mar, convirtiéndose en uno de los elementos turísticos más atrayentes de las Cíes. De hecho, la playa de Rodas fue considerada como la playa más bonita del mundo, según el diario británico The Guardian. Tras este arenal, un pequeño y antiguo caserío, conocido como San Francisco de Afora, y que llegó a tener varias decenas de pobladores, hoy ya deshabitado, adorna con sus construcciones la ladera del monte.

En el sur de esta isla, una difícil y larga subida en zigzag encamina al visitante hacia el Faro de Cíes (cercano al otro faro construido en esta isla, el Faro de Porta, en Punta Canabal) desde el que se puede observar un espectacular conjunto paisajístico que abarca no sólo la bravura del océano sino también una asombrosa vista panorámica de Vigo, Cangas y Baiona; además  del Centro de Interpretación y Aula de la Naturaleza instalado en el interior del antiguo cenobio de San Estevo. Las obras de rehabilitación de este monasterio, para su nuevo uso, pusieron al descubierto una tumba antropomorfa que se puede visitar.

Un cuartel de carabineros nos abstrae en historias de contrabando, actividad tan unida a estas costas; y un cementerio -al sur de la playa de Rodas-, en donde todavía se pueden observar tumbas con cruces centenarias para el descanso de los restos de los últimos vecinos fallecidos en la isla, nos sumerge  en las historias cotidianas de aquellos rudos isleños curtidos por el sol, por los trabajos y por los días.

El Muelle de Rodas, o los restos del castro, del siglo I a.C., ubicado en el lugar de As Hortas, en el lado izquierdo del camino que lleva al Faro, con su depósito de conchas y restos de sus muros y construcciones, son otros elementos que merecen una visita. Muy próximo al muelle, y hasta el mes de julio de 2008, todavía se levantaba un monolito de hormigón en honor al general Franco, construido por políticos simpatizantes de su régimen dictatorial, con motivo del veinticinco aniversario del golpe de estado. Pero ese horrible monolito ya ha sido derribado.

Un estrecho paso, de unos 500 metros de anchura, también denominado “O Freu da Porta” (como el canal que separa la isla de Ons de la de Onza) separa la isla del Faro de la del Sur o de San Martiño, que se encuentra en estado casi natural. Su playa del mismo nombre, de arenas finas y aguas cristalinas; los restos de un antiguo monasterio; un molino de agua; las ruinas de una fábrica de salazón y una cruz en Punta da Bandeira, que nos recuerda historias de numerosos naufragios, darán la bienvenida a todo visitante que se acerque a esta isla en estado casi salvaje.

El Faro de Bicos, en la parte meridional de esta isla, junto con el faro de Cíes y el de Porta en la isla de Monteagudo, se levantan alumbrando las noches y señalizando todo este extremo meridional del archipiélago. Y es que sus faros siempre han estado en alerta, avisando de los peligros que estas aguas transparentes esconden, como esas afiladas rocas, siempre acechantes, que se esparcen a su alrededor y que han sido las culpables de esos temibles naufragios.  

En estas islas, todavía se conservan especies vegetales que se han extinguido en las costas gallegas. Especies de sugestivos y curiosos nombres como la herba das pedras, la herba namoradeira, pirixel do mar, la estrelamar o la camariña se esconden por rincones y se esparcen por los llanos que interrumpen las escarpadas laderas.

No hay que olvidar el gran número de aves marinas que le dan vida a estas islas; aves que crían en las zonas occidentales, que se sustentan gracias a la riqueza que el mar les ofrece, aves que, con sus vuelos sobre las Islas de los Dioses, nos recuerdan que les pertenecen, convirtiéndolas, así, en un espacio de acceso restringido para poder garantizar su protección.

Cualquier observatorio, natural u ornitológico, permite la observación de esta fauna compuesta, principalmente, por gaviotas patiamarillas –quizá la más importante colonia de esta especie de aves en el mundo-, cormoranes, araos… además de gran número de aves migratorias que han encontrado su refugio en los abruptos acantilados.

Todo este entorno natural se completa con los atractivos fondos marinos de gran riqueza, verdaderos tesoros botánicos y zoológicos, llenos de grutas o furnas esculpidas y excavadas por la fuerza del mar -como la Furna da Porta, la Furna do Inferno o la Furna do Cabalo-, o  el gran bosque de algas pardas que se cobija en estas aguas habitadas por centenares de especies marinas sin las cuales todo este ecosistema sería víctima de un grave desequilibrio. Además, la leyenda dice que los restos de un galeón español de la flota de La Plata, hundido a principios del siglo XVIII y cargado de otros tesoros, descansa en lo más hondo de estas aguas. Pero hasta ahora, nadie ha sido capaz de descubrir ni esa nave fantasma, ni los restos de las riquezas que transportaba.

Creo que no está de más recordar que espacio natural es igual a fragilidad. El valor de estas islas –que forman parte del Parque Nacional das Illas Atlánticas- va íntimamente unido a su nivel de conservación. Por ello, la visita a estos espacios naturales supone adquirir la responsabilidad de no molestar a la fauna y flora que nacen y se desarrollan en sus territorios y de no abandonar ningún tipo de desperdicio. Y es que no debemos olvidar la importancia que supone fomentar un desarrollo sostenible de la riqueza natural de Galicia para que subsista y pueda ser disfrutada por las futuras generaciones.

El 1 de julio de 2008, la Administración Central traspasó las competencias para la gestión de las Islas Atlánticas a la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia; gestión que se basará en la sostenibilidad y la preservación de los cuatro archipiélagos y en la mejora de los servicios que se les ofrecerá a los visitantes, entre los que se diseñará un plan de actuaciones medioambientales, creación de rutas, reforma de los faros, adaptación de caminos para discapacitados, entre otras. Además, está previsto que, dentro de unos dos años, finalicen las obras de rehabilitación del edificio Cambón, situado en el Casco Vello de Vigo, para ubicar la sede del Parque Nacional.

A todo esto hay que añadir que, a partir del próximo año, se prevé la creación de la primera ruta arqueológica submarina de Galicia para visitar las zonas en donde naufragaron algunos de los barcos que se acercaron a estas islas. Coincidiendo con el traspaso de este Parque Nacional, estos cuatro archipiélagos acaban de convertirse en el primer espacio marino español que se incorpora a la red OSPAR.

La tranquilidad que transmiten estos paraísos cercanos de gran espectacularidad, estos parajes primitivos y silenciosos -sólo rotos por los fuertes embistes de las olas y por los chillidos de las aves marinas-, hace que el tiempo se detenga. El olor a mar, la gran calidad de sus paisajes, de sus playas de arenas blancas y finas, la presencia de su gran protagonista y dueño indiscutible de todas estas islas -el fiero océano Atlántico- que, con la fuerza de sus aguas azul verdosas amenaza sus roquedos y esculpe sus costas y acantilados, son motivos más que suficientes para realizar una visita a cualquiera de estas cuatro joyas naturales que estimularán todos nuestros sentidos.

El mismo Álvaro Cunqueiro imaginaba el día en el que el viejo Simbad volviese a las islas…

 Isla de Cortegada

 
Isla de Cortegada (playa)
 

Isla de Cortegada (bosque de laureles, el más grande de Europa)

 

Isla de Sálvora

Isla de Sálvora (faro)

Isla de Sálvora (pazo y playa)

Isla de Sálvora  (pazo y playa)

 

 

Isla Cies  (vista de la playa de Rodas, la mejor del Mundo)

Isla Cies  (vista general de las islas Cies)

Isla Cies  (puesta de sol sobre Cies)

 

Islas Ons (vista general)

Islas Ons

Islas Ons (detalle de una de las playas)

 

Islas Sisargas

 

 

Islas Estelas

 

Domingo, a 10 de Octubre de 2010

Por Sonia Sonny (Puerto Rico)

He leído una noticia que me dejo muy impresionada. Incluyo las direcciones donde podrán leer la información completa que se publicó en taringa.net y diarioveloz.com.  

En realidad, no puedo entender qué puede llevar a un ser humano a exhibir una conducta o comportamiento tan aberrante. Me pregunto, ¿cómo pudo una exitosa mujer, con inteligencia y madurez, obsesionarse tanto con un hombre? ¿Qué tenía este hombre de especial? ¿Es que no quedaban más hombres disponibles? No puedo concebir que un ser humano se obsesione con otro hasta el punto de hostigarlo, perseguirlo, espiarlo. Y mucho menos aún puedo entender que nos arriesguemos a perder la vida en un intento de espiar a la pareja.

Lamentablemente, esta no es ni será la única noticia donde veamos personas que exhiben una conducta obsesivo-compulsiva cuando se enamoran o pierden un amor. Me inclino a pensar que son personas enfermas con un muy bajo nivel de autoestima, mujeres y hombres que piensan que el mundo se ha terminado y que no pueden vivir sin su pareja. En el caso de las féminas, algunas llegan al extremo de quedarse embarazadas por que piensan que así retendrán a su pareja: un grave error.

Tanta es su obsesión que llegan a presionar, hostigar y amenazar a su pareja. Sencillamente las personas obsesivas-compulsivas son egoístas, controladoras, vengativas e iracundas. Seres a los cuales les encanta manipular, chantajear y dañar a su pareja o expareja.  Estas personas piensan: si no es para mí, tampoco será para nadie más.  Son terriblemente celosas(os) posesivas(os) y tienen la constante necesidad de tener todo controlado: harán cualquier cosa con tal de lograrlo sus propósitos.

Y, tristemente, muchas personas confunden esta conducta posesiva y controladora con el amor. En un artículo escrito en el periódico El Nuevo Día por la motivadora internacional María Marín, se ofrecen algunas pistas para reconocer si usted sufre este trastorno. Es tan sencillo que solo debemos contestarnos las algunas interrogantes que menciono a continuación:

- ¿Sacrificas las cosas que a ti te gustan por complacer los gustos de tu pareja?

- ¿Tomas decisiones basadas en él o ella?

- ¿Estas dispuesta(o) a dar o das mucho más de lo que recibes en la relación?

- ¿Dedicas todo tu tiempo a complacer las necesidades de tu pareja?

- ¿Piensas que no puedes continuar tu vida sin él o ella?

- ¿Piensas que has perdido tu esencia y tu mundo se ha convertido en el mundo de tu pareja?

Si contestas en forma positiva a varias de estas preguntas entonces eres obsesivo y debes buscar ayuda profesional.

Nos dice María Marín en su artículo, que cito textualmente: “Debes reconocer que lo que sientes o crees sentir no es amor, y que una relación obsesiva te consume, es debilitante y mina tu espíritu. Un amor enfermizo es dañino y asfixiante hasta el extremo de robarte la vida. Así que busca ayuda, preocúpate por amarte a ti mismo. Y bajo ninguna circunstancia permitas que tus deseos, tu tiempo, tu decisiones sean controlados por otra persona. Recuerda algo que yo siempre pregono: tu mereces recibir lo mismo que das”.

Remarco esta última frase porque yo siempre les digo a mis amistades algo parecido: “si yo doy lo mejor de mí, ¿por qué debo recibir menos?”.

Es muy importante que recuerden que el verdadero amor no es obsesivo, ni egoísta, forzado, o posesivo. El amor no debe doler, dañar, ni causar sufrimiento. El amor es un estado emocional de felicidad por lo que te inspira, te motiva y te hace crecer. Una verdadera relación amorosa debe inspirar respeto, confianza y protección. El verdadero amor necesita espacio, tiempo y esfuerzo: debe crecer y pasar por un proceso de maduración antes de convertirse en un amor sólido que cimiente una relación verdadera y duradera.

Termino mi escrito con un pensamiento que leí en una página en Internet: “El amor implica confianza, protección, respeto a los gustos del otro, comunicación, caricias, ayuda al crecimiento emocional y espiritual.  Consiste en compartir la vida con alegría, dialogar sobre las diferencias, preferencias, y respetar la integridad física, moral y espiritual de la persona amada”.

 

 

Suscribirse a Colaboradores